Ecología y Contaminación

Este y Cuerno de África esperan la peor sequía en décadas

2022-04-14

Etiopía, Kenia y Somalia, que se verán gravemente afectadas por la reducción...

Por WANJOHI KABUKURU

MOMBASA, Kenya (AP) — Los agricultores del este y el Cuerno de África se preparan para la sequía más grave en 40 años mientras las autoridades advierten de que las agencias meteorológicas registraron temperaturas más altas y menos lluvias de lo normal en marzo y abril.

La Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo dijo que es probable que las precipitaciones bajen por cuarto año consecutivo, lo que hace temer un aumento de los casos de desnutrición, amenazas a los medios de subsistencia y riesgos graves para los 29 millones de habitantes de la región. Los meteorólogos relacionan la actual sequía con el cambio climático provocado por el hombre, que eleva la temperatura en el océano Índico que, a su vez, aumenta la frecuencia de los ciclones.

Como en gran parte del continente, en el este y el Cuerno, el principal pilar económico es la agricultura, que depende de las lluvias, lo que la hace más vulnerable a los fenómenos climáticos extremos. Mama Charity Kimaru, que practica la agricultura mixta criando ganado y plantando cereales y verduras en su granja de algo más de 12 hectáreas (30 acres) en Nyandarua, a unos 126 kms (80 millas) al norte de Nairobi, es una de las que se preparan para lo peor. Kimaru dice que la subida de las temperaturas registrada en los últimos meses ha privado a su ganado de pasto e hizo que los cultivos que había plantado en previsión de la larga temporada de lluvias fracasaron.

La agencia meteorológica dijo en febrero que la región debería alistarse para una temporada larga de lluvias “más activa de la media”, que normalmente discurre entre marzo y mayo, pero esta semana revisó su previsión.

“Las lluvias de marzo, abril y mayo son cruciales para la región y, desgraciadamente, no estamos ante tres sino posiblemente cuatro temporadas de lluvias consecutivas fallidas”, apuntó Workneh Gebeyehu, secretario ejecutivo de la agencia intergubernamental. “Esto, sumado a otros factores de estrés como los conflictos en nuestra región y en Europa, el impacto del COVID-19 y los desafíos macroeconómicos, ha causado un gran nivel de inseguridad alimenticia en todo el Gran Cuerno de África”.

Un promedio de lluvias menor en 2022 podría prolongar unas condiciones, ya de por sí muy secas, que no alcanzaban este nivel desde 1981. Etiopía, Kenia y Somalia, que se verán gravemente afectadas por la reducción de las precipitaciones, sufren ya una grave hambruna.

La ausencia de precipitaciones durante la temporada corta de lluvias del año pasado y la sequía actual durante la temporada larga ha causado problemas en las cosechas y muertes entre el ganado, lo que elevó el precio de los alimentos y aumentó los conflictos intercomunitarios por el escaso pasto y la disminución de los recursos hídricos.

“Siempre que tenemos ciclones intensos en el suroeste del océano Índico, nos preparamos para una larga temporada de sequía en las regiones del este y del Cuerno”, afirmó Evans Mukolwe, exdirector científico de Naciones Unidas. “Esto se debe a que los ciclones absorben gran parte de la humedad privando a la región de las tan necesarias precipitaciones. Este ha sido el patrón durante décadas”.

Las organizaciones de ayuda están ya preocupadas por cómo afectará el empeoramiento de los impactos del cambio climático a la región en las próximas décadas.

“Esta no es la primera sequía en el Cuerno ni es probable que no sea la última”, afirmó Sean Granville-Ross, director regional para África de la agencia humanitaria Mercy Corps. “A medida que la emergencia climática empeore, las sequías serán más frecuentes y severas. La gente afectada por el cambio climático no puede esperar a que termine una crisis para prepararse para la siguiente”.

“La respuesta internacional debe priorizar las necesidades inmediatas mientras asigna recursos adicionales a las intervenciones inteligentes en el largo plazo que resultarán en un cambio en el largo plazo y asiste a las comunidades para convertirse en más resistentes a la sequía”, añadió.

La agencia humanitaria de la ONU advirtió la semana pasada que la sequía actual “corre el riesgo de convertirse en una de las peores emergencias provocadas por el clima en la historia reciente del Cuerno de África”, y señaló que no se han cubierto los 1,500 millones de dólares necesarios para asistir a unos 5,5 millones en la región.



Jamileth