Turismo

América del Sur se erige como la "reserva" del turismo de cruceros vivencial

2022-04-27

Con esa etiqueta han acudido muchas oficinas gubernamentales de promoción turística...

 

Miami, 27 abr (EFE).- Los puertos de América del Sur "renacen" del mazazo de la covid-19 como la "gran reserva" del turismo de cruceros "vivencial" y auténtico, basado en tradiciones culturales, así como en paisajes naturales y abiertos, es decir lo opuesto al encierro que representó la pandemia.

Con esa etiqueta han acudido muchas oficinas gubernamentales de promoción turística de países de esa región a la feria de cruceros Seatrade Cruise Global, una de las más grandes de su tipo, que se celebra esta semana en Miami Beach (EU).

"Hoy es tiempo de respirar hondo y disfrutar lo que se ve. Es tiempo de Punta del Este", dijo a Efe el viceministro de Turismo de Uruguay, Remo Monzeglio, delante del pabellón de esta pequeña república de Sudamérica que tiene como uno de sus principales reclamos la ciudad balneario de Punta del Este, que décadas atrás fuera refugio de pensadores e intelectuales, como señaló.

El viceministro destacó que tras los dos años de "cero turismo" a causa de la emergencia sanitaria que propició la covid-19, el viajero busca hoy en día espacios abiertos, naturales y la "autenticidad" de los pueblos locales.

"Creo que Sudamérica es la gran reserva del turismo", manifestó Monzeglio, quien señaló que el puerto de Montevideo, la capital de su país, ya cuentan con 143 pedidos de cruceros para atracar este año en sus instalaciones.

Muchos de esos viajeros han pagado por esas travesías no solo por la oferta dentro de los barcos sino principalmente por la oferta que pueden encontrar en tierra, y de ahí la importancia de esta industria para las economías locales, como lo resaltó a Efe la subsecretaria de Turismo de Chile, Veronica Kunze Neubauer.

La funcionaria recordó que antes de la pandemia, este sector recorría una "senda de crecimiento", con cerca de 300,000 viajeros de cruceros y unas 275 escalas, números que se redujeron de forma ostensible tras la irrupción en 2020 de la covid-19.



aranza