Ciencia y Tecnología

El Mobile World Congress presenta un plan de seguridad para su regreso en 2021

2021-03-08

"Creemos que ha llegado el momento de volver, aunque con suma responsabilidad", dijo Mats...

Por Douglas Busvine

8 mar (Reuters) - Los organizadores del Mobile World Congress dieron a conocer el lunes un plan sanitario y de seguridad que, según dijeron, permitirá celebrar el encuentro en Barcelona este verano boreal, después de que la edición del año pasado se suspendiera por la pandemia de coronavirus.

El mayor evento del sector de las telecomunicaciones contará con un sistema de inscripción previa que limitará el acceso al recinto a quienes tengan un test de COVID-19 negativo actualizado, a lo que se añadirán medidas de distanciamiento y sanitarias 'in situ'.

Los organizadores del MWC están trabajando con las autoridades catalanas, sanitarias y miembros del sector turístico para minimizar el riesgo de infección en una de las primeras grandes ferias que vuelven al formato "presencial" desde que la pandemia llegó a Europa hace un año.

"Creemos que ha llegado el momento de volver, aunque con suma responsabilidad", dijo Mats Granryd, director general de GSMA, la patronal del sector que acoge el congreso.

"El sector necesita reunirse presencialmente y seguir haciendo negocios", declaró a Reuters en una entrevista, añadiendo que cerca de 80 de los 100 principales expositores se han comprometido a participar.

La GSMA, que incluye a 750 operadores de telecomunicaciones y 400 empresas del sector entre sus miembros, tuvo que suprimir el evento del año pasado en el último momento después de que los expositores se retiraran en masa.

UNA FERIA MÁS PEQUEÑA

El Mobile World Congress atrae cada año a más de 100,000 delegados, lo que supone un impulso de 500 millones de dólares para la economía de la capital catalana.

El evento de este año, que se ha retrasado cuatro meses con respecto a su fecha habitual, debería poder acoger a la mitad de delegados, después de que el mes pasado se celebrara en Shanghái un evento "híbrido" similar que incluía un programa a distancia.

"Estamos tomando todas las precauciones necesarias", dijo Granryd, detallando un régimen que requerirá que todos los asistentes presenten un resultado negativo en la prueba de COVID-19 para acceder al recinto comercial de la Fira de Barcelona y que se sometan a nuevas pruebas cada 72 horas.

No habrá un trato especial para quienes se hayan vacunado contra el COVID-19, dijo Granryd. La Unión Europea ha empezado a trabajar en un tipo de certificado de vacunación que podría facilitar los viajes, pero aún no se ha llegado a un acuerdo.



aranza