Ciencia y Tecnología

Es hora de conocer a la realidad virtual, tu nueva fisioterapeuta

2021-04-22

De hecho, la terapia de realidad virtual ha demostrado ser particularmente útil para las...

Alina Tugend, The New York Times

Hace cuatro años, Michael Heinrich conducía su motocicleta en el campus de la Universidad de Míchigan cuando un árbol podrido cayó sobre él y le quebró el cuello, lo que le hizo perder de manera permanente la movilidad de la mitad inferior del cuerpo. Pasó semanas en cuidados intensivos y luego asistió a rehabilitación hospitalaria durante más de dos meses.

Aproximadamente a la mitad de su periodo de rehabilitación, su terapeuta ocupacional, Michael Blackstock, le preguntó si estaba interesado en probar la realidad virtual (RV) para su terapia. Heinrich, quien ahora tiene 26 años y va a regresar a su maestría en la universidad, aceptó la propuesta.

“Lo que más disfruté fue ser un águila que intentaba pasar a través de anillos”, dijo Heinrich, en referencia a una experiencia de RV. “Desde un punto de vista emocional, tras una lesión en la que perdí la mayoría del uso de mi cuerpo, la realidad virtual expandió las fronteras de lo que pensé que era posible”.

La realidad virtual, utilizada desde hace tiempo en los videojuegos, se ha trasladado en los últimos años al campo de la salud para tópicos como el manejo del dolor y el alivio del trastorno de estrés postraumático.

En la actualidad, investigadores y terapeutas afirman que la RV ha mostrado un gran potencial para las terapias física y ocupacional.

“He pasado por fisioterapia por varias lesiones y hay ocasiones en las que llego a casa y olvido exactamente lo que se suponía que tenía que hacer”, dijo Brennan M. Spiegel, profesor de Medicina y Salud Pública y director de investigación de servicios de salud en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles. “¿Cómo es que se supone que debo preparar mi cuerpo para esto? Y además, ¿tengo la motivación para hacerlo en este instante? La realidad virtual puede ayudar con ambas cosas, al reproducir con precisión la manera correcta de hacer los movimientos físicos y, con suerte, proporcionar una motivación adicional para hacer el ejercicio”.

El uso de la realidad virtual para la rehabilitación estaba en auge desde antes de la pandemia de coronavirus por varias razones, incluidos los rápidos avances en la tecnología de hardware y software, así como una generación más joven de especialistas que están más cómodos utilizando dicha tecnología. Sin embargo, la mayor aceptación de la telemedicina durante la pandemia ha estimulado aún más su uso.

Por un lado, la RV sencillamente es mucho más divertida que los ejercicios de rehabilitación tradicionales. “La realidad virtual tiene una asombrosa capacidad de impulsar al cerebro humano de modos que otros medios audiovisuales no pueden”, afirmó Spiegel, quien es uno de los principales expertos en el uso de la realidad virtual en la salud. “La conclusión es que nos motiva a hacer cosas que quizás no podíamos hacer”.

Eso es lo que descubrió Pamela Pleasants, de 59 años, cuando comenzó a hacer terapia de realidad virtual para un hombro lesionado. Pleasants, decana adjunta en una escuela independiente en las afueras de Boston, se enteró de que cumplía con los requisitos para recibir fisioterapia virtual, lo cual hizo a través de una empresa llamada XRHealth.

Realizó el proceso de admisión a través de una videollamada con un fisioterapeuta proporcionado por la compañía y, poco después, recibió por correo el equipo de realidad virtual. Basándose en la admisión, el terapeuta determinó cuáles aplicaciones —de las ocho que ofrece la empresa en la actualidad— utilizaría Pleasant, así como el tiempo y la frecuencia de uso. Acto seguido, le enseñó a utilizarlas.

El terapeuta también podía ajustar todas las configuraciones dentro de un programa. Por ejemplo, cuando Pleasants sintió que el rango de movimiento de una aplicación le causaba demasiado dolor, el terapeuta lo ajustó a un rango menor. El paciente puede cambiar de programa utilizando un control o la mirada.

Pleasants adoró los diferentes programas, en especial uno llamado Balloon Blast, el cual consiste en hacer estallar globos con una espada virtual en cada mano.

“En el fondo se veía lo alto que debía ser mi rango de movimiento”, dijo.

Pleasants también descubrió que los programas orientados a reducir el estrés, como una meditación guiada que se desarrolla mientras se recorre un bosque, fueron muy útiles para su hombro y salud mental. Pleasants continuó reuniéndose dos veces por semana con su fisioterapeuta a través de videollamadas.

“Después de cuatro meses, mi hombro había mejorado muchísimo”, dijo.

XRHealth es una de las pocas empresas dedicadas a proporcionar fisioterapia y terapia ocupacional de RV en el hogar; tiene sede en Boston y está cubierta por muchos programas de seguros en Massachusetts y por Medicare a nivel nacional. La compañía está haciendo esfuerzos para lograr que más compañías de seguros cubran sus servicios. Sin seguro, las personas pueden pagar 179 dólares mensuales por el equipo de RV y dos citas mensuales de terapia física y ocupacional de un panel de terapeutas que brinda la compañía.

La compañía tiene todos sus programas registrados con la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés), afirmó Eran Orr, fundador y director ejecutivo.

No todos los programas que se ofrecen para la rehabilitación por RV son juegos; algunas clínicas permiten que un paciente practique de manera virtual habilidades de la vida real con la que quizás están teniendo problemas, como ir de compras al supermercado o lavar los platos.

Para impulsar realmente el uso de la realidad virtual para la terapia física y ocupacional, “necesitaremos construir un conjunto de evidencias que demuestren su efectividad, cómo lo pagamos y cómo podemos desarrollarlo de una manera que sea fácil de usar”, dijo Matthew Stoudt, director ejecutivo y fundador de Applied VR, compañía que suministra realidad virtual terapéutica. “Tenemos que ser capaces de demostrar que podemos reducir el costo de la atención, no solo aumentar el paradigma de los costos”.

Si bien la investigación específica sobre el uso de la realidad virtual en la terapia física y ocupacional se encuentra en las primeras etapas, un análisis de 27 estudios realizado por Matt C. Howard, profesor asistente de Mercadotecnia y Métodos Cuantitativos de la Universidad del Sur de Alabama, reveló que la terapia por RV es, en general, más efectiva que los programas tradicionales.

“¿Significa eso que la realidad virtual es mejor en todo? Por supuesto que no”, dijo en una entrevista. “Además, hay muchas cosas que todavía no sabemos sobre la rehabilitación por RV”.

Gran parte de la investigación utiliza muestras pequeñas con diversos grados de rigor y es necesario estudiar más sobre cómo la actividad de un paciente en el mundo virtual se traduce en una mejora del rendimiento en el mundo físico, dijo Danielle Levac, profesora asistente del departamento de ciencias del movimiento, fisioterapia y rehabilitación en la Universidad del Nordeste. Levac investiga la lógica del uso de sistemas de realidad virtual en la rehabilitación pediátrica; muchos de los niños con los que trabaja tienen parálisis cerebral.

“Tenemos que considerar la desventaja de la falta de contacto personal con los terapeutas”, dijo Levac. “Veo a la RV como una herramienta con mucho potencial, pero debemos tener en cuenta que debe adaptarse —y no remplazar— a un programa general de atención”.

Robert Ferguson, especialista clínico en neurorrehabilitación y tecnología terapéutica en Michigan Medicine, que forma parte de la Universidad de Míchigan, ha tratado numerosos pacientes durante los últimos cuatro años y ha aplicado terapia ocupacional hospitalaria de realidad virtual.

De hecho, su primer paciente en utilizar la realidad virtual fue Heinrich, quien le hizo darse cuenta del potencial de la RV en lograr que los pacientes se movieran de una manera que tanto ellos como sus terapeutas no creían posible. Sin embargo, dijo Ferguson, los especialistas deben estar bien capacitados sobre cómo usar la tecnología de la manera más útil y efectiva.

Si bien las personas mayores —que son más propensas a sufrir accidentes cerebrovasculares, párkinson o simplemente caídas que requerirán terapia física u ocupacional— podrían parecer menos capaces o más reacias a utilizar dicha tecnología, Ferguson y otros aseguran que por lo general no es así.

“Hemos tratado a personas desde los 18 hasta los 90 años”, agregó.

De hecho, la terapia de realidad virtual ha demostrado ser particularmente útil para las personas con párkinson y otros trastornos del sistema nervioso central.

Ferguson ha visto en repetidas veces cómo las personas, sin saberlo, han hecho cosas mientras usaban la realidad virtual que no creían poder hacer. Recuerda en particular a un paciente de unos 50 años a quien le habían amputado una pierna. No podía mantener el equilibrio cuando intentaba hacer movimientos aparentemente simples, como subirse los pantalones.

El hombre era cazador, por lo que Ferguson le sugirió que probara un programa de realidad virtual que involucraba la caza con arco. Como parte del programa, el paciente estuvo parado sobre una pierna “y cambió su centro de gravedad múltiples veces”, algo que no había podido hacer en la terapia regular.

“Cuando le mostramos el video, dijo: ‘Yo no puedo hacer eso’”, recordó Ferguson. “‘Pues lo acabas de hacer’, le respondimos”.



aranza