Calamidades

¿Qué es la teoría del reemplazo que el sospechoso del tiroteo en Búfalo mencionó?

2022-05-16

“¿Por qué se dice que la diversidad es nuestra mayor fortaleza? ¿Alguien...

Nicholas Confessore | Karen Yourish

Algunos políticos y comentaristas de derecha popularizan teorías de la conspiración que avivan los temores de la población blanca estadounidense y, según expertos, podrían contribuir a la radicalización de EE. UU.

En 2018, al interior de una sinagoga de Pittsburgh, un hombre blanco con antecedentes de publicaciones antisemitas en internet disparó contra 11 fieles, pues culpaba a los judíos de permitir el ingreso de inmigrantes “invasores” a Estados Unidos.

Al año siguiente, otro hombre blanco, enojado por lo que calificó como “la invasión hispana de Texas”, abrió fuego contra los compradores de un Walmart en El Paso, Texas, y causó la muerte de 23 personas. Después, declaró a la policía que había querido matar a mexicanos.

Y a raíz de otro mortal tiroteo masivo sucedido el sábado en Búfalo, Nueva York, un hombre blanco fuertemente armado está acusado de matar a 10 personas después de atacar un supermercado en el lado este de la ciudad, donde predomina la población negra. Antes del ataque, el hombre publicó un extenso discurso en internet en el que afirmaba que los compradores que allí se encontraban procedían de una cultura que pretendía “remplazar étnicamente a mi propia gente”.

Tres tiroteos, tres objetivos diferentes, pero todos vinculados por una creencia en expansión y en constante evolución que ahora se conoce comúnmente como la teoría del reemplazo. En los extremos de la vida estadounidense, la teoría del reemplazo —la noción de que las élites occidentales, en ocasiones manipuladas por los judíos, quieren “remplazar” y quitarles el poder a los estadounidenses blancos— se ha convertido en una maquinaria de terror racista que en los últimos años ha inspirado una ola de tiroteos masivos e impulsó el mitin de derecha de 2017 en Charlottesville, Virginia, donde estalló la violencia.

Sin embargo, la teoría del reemplazo, que antes se limitaba a los febriles pantanos digitales de los foros de Reddit y a los oscuros sitios de nacionalistas blancos, ha llegado a la cultura convencional. A veces de manera más sutil, el miedo que esa teoría capta (el temor a un futuro Estados Unidos donde los blancos ya no son la mayoría numérica) se ha convertido en una fuerza potente en los medios de comunicación y la política conservadora, donde la teoría se cita y reformula para atraer audiencias, retuits y pequeñas donaciones.

Según su propio relato, el sospechoso de Búfalo, Payton Gendron, siguió un camino más solitario hacia la radicalización porque se sumergió en la teoría del reemplazo y en otros tipos de contenidos racistas y antisemitas que se encuentran con facilidad en los foros de internet, y considera a los estadounidenses negros, al igual que a los inmigrantes hispanos, como “sustitutos” de los estadounidenses blancos. Sin embargo, en los últimos meses, algunas versiones de las mismas ideas, matizadas y despojadas de temas explícitamente antinegros y antisemitas, se han convertido en algo habitual en el Partido Republicano: se expresan en voz alta en las audiencias del Congreso, se repiten en los anuncios de las campañas republicanas y son aceptadas por un conjunto cada vez mayor de candidatos de derecha y personalidades de los medios de comunicación.

La teoría del reemplazo es un tema central del programa de Tucker Carlson en Fox. 

Ninguna figura pública ha promocionado tanto, ni de manera tan incansable, la teoría del reemplazo como Tucker Carlson, el conductor de Fox News que ha convertido el supuesto cambio demográfico dirigido por la élite en un tema central de su programa desde 2016, cuando se incorporó a la programación del horario de máxima audiencia del canal. Una investigación de The New York Times publicada este mes mostró que, en más de 400 episodios de su programa, Carlson se ha encargado de amplificar la noción de que los políticos demócratas y otras élites diversas quieren forzar el cambio demográfico a través de la inmigración, y en ocasiones sus productores buscaron la materia prima de su programa en los mismos rincones oscuros de internet que el sospechoso del tiroteo en Búfalo.

“No es una tubería. Es una cloaca abierta”, dijo Chris Stirewalt, un exeditor de cobertura política de Fox News que fue despedido en 2020 tras defender la decisión de la cadena de declarar que el entonces candidato Joe Biden había ganado en Arizona y escribió un libro de próxima publicación sobre cómo los medios de comunicación avivan la ira para aumentar sus audiencias.

“Los conductores de los programas de la televisión por cable que buscan audiencia y los políticos en busca de pequeñas donaciones pueden ver qué historias y narrativas están provocando las reacciones más intensas entre los usuarios adictos en línea”, afirmó Stirewalt. Los sitios de redes sociales y los foros de internet, añadió, son “como grupos focales para la indignación más radical”.

Tan solo en el último año, personalidades republicanas como Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes y congresista por Georgia, así como Elise Stefanik, congresista de centroderecha por Nueva York que se ha convertido en una acólita de Donald Trump (y tercera republicana de mayor rango en la Cámara de Representantes), ya hablan de la teoría del reemplazo. En su aparición en Fox News, Gingrich declaró que los de izquierda intentaban “ahogar” a los “estadounidenses clásicos”.

Elise Stefanik, la tercera republicana de mayor rango en la cámara baja, se ha hecho eco de la teoría del reemplazo.

En septiembre, Stefanik publicó en Facebook un anuncio para su campaña en el que afirmaba que los demócratas estaban conspirando para llevar a cabo “una INSURRECCIÓN ELECTORAL PERMANENTE” al otorgar “amnistía” a los inmigrantes que viven en el país sin documentos, lo cual, según su propaganda, “derrocará a nuestro electorado habitual y creará una mayoría liberal permanente en Washington”. Ese mismo mes, después de que la Liga Antidifamación, una organización de derechos civiles, pidió a Fox News que despidiera a Carlson, el representante republicano de Florida, Matt Gaetz, salió en defensa del conductor de televisión y de la teoría del reemplazo.

TuckerCarlson está en lo CORRECTO sobre la Teoría del reemplazo ya que explica lo que está sucediendo en Estados Unidos”, escribió Gaetz en Twitter. En una declaración posterior al tiroteo de Búfalo, Gaetz dijo: “Nunca he hablado de la teoría del reemplazo en términos raciales”.

Uno de cada tres adultos estadounidenses considera que se está realizando un esfuerzo “para sustituir a los estadounidenses nacidos en el país por inmigrantes con el fin de obtener beneficios electorales”, según una encuesta de The Associated Press publicada este mes. La consulta también reveló que las personas que ven sobre todo medios de comunicación de derecha, como Fox News, One American News Network y Newsmax, son más propensas a creer en la teoría del reemplazo que las que ven CNN o MSNBC.

Algo que subyace en todas las variantes de la retórica del reemplazo es el crecimiento de la diversidad de Estados Unidos en la última década, conforme ha aumentado la población que se identifica como hispana o asiática y la cantidad de personas que dice pertenecer a más de un grupo racial ha aumentado en más del doble, según la Oficina del Censo.

Por lo general, los políticos demócratas han apoyado más la inmigración que los republicanos, sobre todo en la época posterior a Trump y han insistido en un trato más humano a los migrantes y refugiados. Pero la cantidad de inmigrantes que viven de manera ilegal en Estados Unidos, un sector que aumentó en los años 90 y 2000, empezó a disminuir por primera vez durante el mandato del presidente Obama, un demócrata a quien sus críticos apodaban como el “deportador en jefe”. No hay evidencia de que los no ciudadanos y otras personas que no son elegibles voten de manera generalizada.

Y aunque Biden ha presentado planes para expandir la inmigración legal, las agencias federales han expulsado a más de 1,3 millones de inmigrantes en la frontera suroeste durante su mandato, mientras continúan implementando algunas de las políticas de inmigración más restrictivas iniciadas por el expresidente Trump.

A lo largo de su presidencia, los discursos públicos de Trump y su cuenta de Twitter estuvieron plagados de una retórica a menudo incendiaria, a veces falsa, sobre los inmigrantes, y llegó a usar el término “invasores” en su defensa de la construcción de un muro fronterizo. Ese lenguaje ha sido adoptado de manera más extensa por sus seguidores más acérrimos, como Wendy Rogers, senadora por el estado de Arizona, que el verano pasado tuiteó: “Estamos siendo remplazados e invadidos” por los inmigrantes que viven en el país de manera ilegal.

El expresidente Donald Trump en un mitin en 2018. Trump ha usado la palabra “invasores” para justificar el muro fronterizo.

Los esfuerzos por ponernos en contacto con Rogers el domingo fueron infructuosos. Al ser contactado por correo electrónico, Gingrich declaró que la teoría del reemplazo era “una locura”, y añadió que se oponía a todo tipo de antisemitismo, así como a “la violencia racista blanca en Búfalo”.

En respuesta a las críticas al aviso de Stefanik tras el tiroteo en Buffalo, un alto consejero de la congresista envió un comunicado afligido sobre la matanza y una réplica exaltada del asesor afirmando que “a pesar del reporteo falso y nauseabundo”, la congresista “jamás ha defendido ninguna postura racista ni ha hecho alguna declaración racista”.

Los expertos en extremismo digital y medios describen una interacción compleja entre la versión más oscura de la teoría del remplazo que aparece en las páginas de internet nativistas o de nacionalismo blanco y las versiones más leves que ahora hacen eco entre la derecha convencional, también en las noticias por cable y los medios favorables a Trump.

“Alguien como Carlson puede presentarles a los televidentes algunas ideas que luego pueden explorar más ampliamente en línea, búsquedas que los llevan a espacios de ultraderecha que o refuerzan sus posturas o las radicalizan”, dijo Nicole Hemmer, historiadora de la Universidad de Columbia. “Pero alguien como Carlson es importante porque legitima esas ideas, lo que las hace parecer menos radicales cuando las ven los televidentes”.

Medir el alcance de la influencia de Carlson en la difusión de la teoría del reemplazo puede ser imposible. Pero las controversias en torno al uso de la retórica de “reemplazo” por parte del presentador de Fox parecen haber ayudado a despertar la curiosidad del público sobre la idea. Hasta el tiroteo de Búfalo, según los datos de Google, hubo tres grandes picos en las búsquedas de Google en inglés sobre los términos “teoría del reemplazo” o “gran reemplazo”, una variación europea popularizada por el escritor francés Renaud Camus en los últimos años. Dos siguieron a los tiroteos en Christchurch, Nueva Zelanda y El Paso, incidentes que tuvieron una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación de todo el mundo. El tercero sucedió en abril de 2021, cuando el contenido del programa de Carlson hizo que Fox recibiera peticiones para que lo despidieran por defender la idea del “reemplazo” demográfico en la cadena.

El sospechoso de Búfalo parece haberse adentrado en foros web como 4chan y 8chan, donde abundan las versiones de la teoría del reemplazo. Ahí también fue donde el sospechoso, antes de partir a masacrar a los compradores negros en Buffalo, publicó un compendio de 180 páginas de argumentos racistas y memes de internet.

El hombre escribió que se informaba en Reddit. Empezó a navegar por 4chan en mayo de 2020 “luego de aburrimiento extremo”, escribió, y pronto comenzó a leer un portal con contenido sobre la teoría de reemplazo en contra de las personas negras y antisemita. El sospechoso, en un reflejo de las versiones más extremas de la teoría del remplazo, consideraba que las personas negras, como los inmigrantes eran “sustitutos”: personas que “invaden nuestras tierras, viven en nuestro territorio, viven del apoyo del gobierno y atacan y reemplazan a nuestro pueblo”.

Una multitud frente a la tienda Tops que asistió a una vigilia celebrada el día después del tiroteo perpetrado por un hombre armado que mató a 10 personas en ese establecimiento.

Según un análisis detallado que la Liga Antidifamación compartió con el Times, la extensa diatriba del sospechoso era un plagio de casi dos tercios de otro manifiesto, uno que escribió el hombre australiano que asesinó a decenas de musulmanes en 2019 mientras oraban en dos mezquitas de Christchurch. En algunos casos, el sospechoso de Búfalo remplazaba las referencias del asesino de Christchurch a la excanciller de Alemania Angela Merkel por referencias a George Soros, el filántropo multimillonario. Una página del documento australiano incluye un supuesto relato de judíos que trabajan en los altos niveles de los principales medios, entre ellos Fox.

Oren Segal, vicepresidente del Centro del Extremismo de la Liga Antidifamación, dijo que el hecho de que el sospechoso de Búfalo haya reciclado el manifiesto de Christchurch para justificar un ataque a los estadounidenses negros “demuestra la naturaleza evolutiva e interactiva de la propaganda extremista”.

La retórica del reemplazo de Carlson omite los elementos explícitamente antisemitas comunes en las plataformas web racistas. No hay indicios de que el hombre armado de Búfalo viera el programa de Carlson, ni ningún otro programa de Fox News, y el conductor ha condenado la violencia política aunque él mismo aviva los temores de sus espectadores.

Pero también se observan coincidencias evidentes entre los segmentos de Carlson y la larga letanía de quejas del sospechoso de Búfalo, lo que pone de manifiesto la difusa línea divisoria entre las quejas impulsadas por internet y las líneas de ataque que ahora son habituales en los medios de comunicación y la política conservadora.

“¿Por qué se dice que la diversidad es nuestra mayor fortaleza? ¿Alguien se pregunta por qué? Se dice como un mantra y se repite ad infinitum”, escribió el presunto agresor. La frase casi coincide con uno de los ataques de Carlson transmitidos en Fox News. “¿Que alguien me explique exactamente cómo es que la diversidad es nuestro punto fuerte?”, preguntó Carlson en un segmento de 2018, uno de los muchos segmentos en los que ha arremetido contra este tema. “Ya que han hecho de esto nuestro nuevo lema nacional, por favor, sean específicos al explicarlo”.

Un vocero de Fox News declinó hacer comentarios.

Amy Spitalnick, directora ejecutiva de Integrity First for America, un grupo que llevó a cabo una exitosa demanda civil contra los organizadores de la manifestación de Charlottesville de 2017, argumentó que la promoción más amplia de la retórica del reemplazo normalizaba el odio y envalentonaba a los extremistas violentos.

“Este es el resultado inevitable de la normalización de la teoría de reemplazo de la supremacía blanca en todas sus formas”, dijo Spitalnick. “Tucker Carlson quizá esté a la cabeza de ese ataque, pero está respaldado por funcionarios electos republicanos y otros líderes deseosos de diseminar esta conspiración mortal”.
 



aranza