Consultorio Médico

Las vacunas contra la covid pueden producir cambios temporales en el ciclo menstrual

2022-09-29

Las hormonas que regulan el ciclo mensual pueden verse afectadas por varios factores, como el...

Por Knvul Sheikh | The New York Times

Algunas personas sufren dolores de cabeza o dolor en los brazos después de que reciben la vacuna. Otras sienten náuseas o se les inflaman los ganglios linfáticos. Ahora, ha comenzado a aumentar el número de investigaciones que identifican otro posible efecto secundario de las vacunas contra la COVID-19: cambios en el ciclo menstrual.

En un artículo publicado el 27 de septiembre en la revista BMJ Medicine, un equipo de investigadores reveló que, del grupo de personas que participaron en su estudio, las que se vacunaron experimentaron, en promedio, un día de retraso en su periodo en comparación con las que no se vacunaron. No obstante, como ocurre con otros efectos secundarios de las vacunas, este cambio fue temporal. En general, luego de que transcurría un ciclo después de recibir la vacuna el periodo de las personas volvió a la normalidad.

Esta investigación explora con más detalle los hallazgos previos del equipo y relatos anecdóticos de personas que tuvieron periodos erráticos después de recibir la vacuna. Incluye datos de casi 20,000 participantes de todo el mundo, 14.936 que se vacunaron y 4686 que no lo hicieron.

“Por desgracia, no existen muchos estudios sobre la menstruación, algo que es preocupante, puesto que se trata de un indicador clave de la fertilidad y la salud en general”, comentó Alison Edelman, profesora de ginecología y obstetricia en la Escuela de Medicina de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón y principal autora del artículo. “Esperamos que nuestros hallazgos sirvan para darle un fundamento más sólido a la experiencia confirmada por muchas personas y para que los profesionales de la salud puedan darles a los pacientes mejores recomendaciones clínicas y mejor atención”.

Es normal experimentar ciertas variaciones en el ciclo menstrual. Las hormonas que regulan el ciclo mensual pueden verse afectadas por varios factores, como el estrés, cambios en el peso, la restricción de calorías y el ejercicio intenso. Estos factores pueden producir fluctuaciones en el número de días de sangrado, la duración del ciclo y la intensidad del flujo. Cabe señalar que, según la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, cualquier cambio de menos de ocho días en la duración del ciclo representa un rango normal.

Cuando Edelman y su equipo analizaron los datos correspondientes a tres ciclos menstruales consecutivos de las participantes en el estudio antes de la vacuna y por lo menos un ciclo después de esta, descubrieron que los ciclos se ampliaron 0,71 días después de la primera dosis y 0,56 días después de la segunda. Las personas que recibieron ambas dosis en el mismo ciclo menstrual experimentaron un cambio más notorio: en promedio, su periodo tardó casi cuatro días más. En este subgrupo, 100 participantes tuvieron un retraso de por lo menos ocho días. Como los ciclos menstruales volvieron a su estándar un mes después de la vacuna, no es muy probable que estos cambios afecten la fertilidad, ni ahora ni en el futuro, explicó Jennifer Kawwass, especialista en endocrinología reproductiva de la Universidad Emory, quien no participó en el estudio.

Todavía no se sabe con exactitud por qué la vacuna contra la covid produce estos cambios. Lo más probable es que exista algún vínculo entre el sistema inmunitario y otras partes del cuerpo que ayudan a protegerlo de patógenos externos, incluido el sistema reproductor. Cuando las vacunas activan el sistema inmunitario, es posible que también afecten al endometrio, que cubre al útero y se desprende durante la menstruación.

El nuevo artículo afirma que varias vacunas contra la COVID-19 pueden tener este efecto. Como el estudio incluyó a participantes de todo el mundo, los investigadores pudieron estudiar los efectos de las vacunas de ARNm autorizadas en Estados Unidos (Pfizer y Moderna) y, además, los de las vacunas fabricadas con métodos más tradicionales, como las que emplean vector viral (AstraZeneca, Covishield, Johnson & Johnson y Sputnik V) y virus inactivado (Covaxin, Sinopharm y Sinovac). El estudio no incluyó datos de personas que utilizaron métodos anticonceptivos ni de personas que ya tenían un ciclo irregular antes de recibir la vacuna.

Los investigadores todavía no pueden definir si es mejor recibir la vacuna o el refuerzo en un momento específico del periodo; sin embargo, los resultados podrían ayudar a las personas a planear con anticipación y calmar el temor por la suspensión de algún periodo entre quienes experimentan cambios en la menstruación después de vacunarse. También es posible que saber que los ciclos menstruales volvieron pronto a la normalidad ayude a tranquilizar ciertas inquietudes en torno a la nueva tecnología de las vacunas de ARNm.

Ningún efecto secundario experimentado después de vacunarse, ya sea un cambio en la menstruación, un dolor de cabeza o fiebre, sirve como indicador para confirmar que la vacuna está funcionando. Esos efectos solo se deben a que algunas personas son más sensibles a los cambios del sistema inmunitario o a cambios hormonales en el cuerpo, aclaró Kawwass.

Las infecciones de todo tipo también pueden causar interrupciones en la menstruación; es probable que enfermarse de COVID-19 tenga efectos más perdurables y de mayor gravedad que una fluctuación en el periodo.

De cualquier manera, es conveniente estar pendiente de cualquier patrón nuevo o inusual en el sangrado. “Si alguien observa cambios significativos en el intervalo de su ciclo menstrual y estos se mantienen varios meses, es prudente buscar atención de un ginecólogo obstetra para tener una evaluación detallada”, comentó Kawwass. “Es muy poco probable que un cambio de este tipo se deba la vacunación”.



Jamileth