Consultorio Médico

Lo que todavía no sabemos sobre el coronavirus

2020-06-03

Esto es lo que podemos decir con certeza sobre el número mínimo de partículas...

The New York Times

Periodistas del Times resumen algunos de los misterios más críticos que los científicos y los funcionarios de salud pública aún no han descifrado.

Una de las grandes incógnitas de la epidemia es cuántos estadounidenses se han contagiado hasta ahora.

Solo alrededor de 1,9 millones de estadounidenses han dado positivo hasta el 28 de mayo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), o tal vez solo sean aproximadamente 1,7 millones, según el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, que produce un mapa frecuentemente citado de los casos mundiales.

Los estadísticos creen que el número real de casos es mayor, pero no está claro cuánto más.

Tienen más confianza en la exactitud de los datos producidos por los estados que hacen más pruebas. En ese sentido, el estado de Nueva York está a la cabeza, pues ha hecho pruebas al 9,6 por ciento de su población aproximadamente, lo cual es casi el doble del promedio nacional. (Rhode Island realizó pruebas al 13 por ciento de su población, superando a Nueva York, pero su población es pequeña).

Nueva York también ha hecho decenas de miles de pruebas de anticuerpos con fines de vigilancia. El 22 de mayo, el gobernador Andrew Cuomo anunció que, según esos exámenes, alrededor de una quinta parte de todos los residentes de la ciudad de Nueva York ha tenido el virus, al igual que cerca del 27 por ciento de los miles de neoyorquinos negros e hispanos que se hicieron la prueba en sus iglesias locales.

Si ese mismo patrón se supusiera acertado para otras ciudades grandes que han sido fuertemente afectadas —como Chicago, Nueva Orleans, Detroit y Miami—, es probable que entre 3 y 4 millones de estadounidenses urbanos hayan sido infectados.

Pero, incluso si esa cifra se duplicara o triplicara (y probablemente eso sea exagerado) para dar cuenta de los estadounidenses que se contagiaron en todo el país antes de los cierres de emergencia, de cualquier manera serían solo entre 9 y 12 millones de personas.

Esto concuerda con el límite inferior de los cálculos realizados a mediados de abril, antes de que comenzaran las pruebas de anticuerpos. En ese momento diferentes modeladores predijeron que entre el 3 y el 10 por ciento del país estaba infectado.

En todo caso, como se trata de un país de 330 millones de habitantes, unos 10 o incluso 20 millones de infectados sería apenas una gota en un balde de agua. Estados Unidos está saliendo del confinamiento y la gran mayoría de sus habitantes todavía son vulnerables al virus.

Estados Unidos tampoco podrá detectar a todos los que contraigan el virus. La “mejor proyección” de los CDC, según los escenarios de la pandemia que publicó el 22 de mayo, es que alrededor del 35 por ciento de los infectados no presenten síntomas.

Actualmente, cerca de 21,000 estadounidenses se contagian cada día. Si un tercio de ellos no muestra síntomas, se crean casi 210,000 “propagadores silenciosos” cada mes.

Parece imposible imaginar que cualquier programa de rastreo de contactos, sin importar cuán grande sea, logre estar a la altura de eso.

La cantidad de virus que se necesita para enfermarte

Esto es lo que podemos decir con certeza sobre el número mínimo de partículas virales que se necesitan para sembrar una infección de coronavirus: el número está en algún lugar entre uno y un millón.

Si se presiona más a los científicos, podrían ofrecer un rango un poco más pequeño de unos pocos cientos a unos pocos miles, y algunos incluso podrían arrojar valientemente un cálculo en los cientos altos, en función de lo que han aprendido sobre el comportamiento del coronavirus que causó la epidemia de SARS entre 2002 y 2003.

Pero la conclusión es que nadie lo sabrá con seguridad hasta que se complete más investigación.

“Es muy insatisfactorio decirle a la gente: ‘Oh, no sabemos’”, dice Angela Rasmussen, viróloga en la Universidad de Columbia en Nueva York. “Las personas tienen muchas preguntas sobre esto”.

Es difícil decir algo definitivo sobre el coronavirus porque se comporta como un virus de la gripe en lo fácil que se transmite, y en que las personas pueden transmitirlo aunque todavía no parezcan estar enfermas. Pero su estructura, origen en los murciélagos, y sus síntomas generales son similares a aquellas de sus primos coronavirus.

Por lo tanto, los científicos no pueden decir si tocar una superficie con una pizca de virus o respirar aire con algunas gotículas exhaladas por una persona contagiada lo enfermará. Pero es seguro decir que la exposición a más coronavirus tiene más probabilidades de causar infección, y también de provocar síntomas más graves. Por eso es importante evitar los espacios interiores abarrotados, usar mascarilla y lavarse las manos. Cada uno de estos pasos pueden disminuir tus posibilidades de estar expuesto a grandes cantidades de virus.

¿Por qué algunas personas se enferman mucho más que otras?

La COVID-19 es una enfermedad volátil. Algunas personas experimentan síntomas ligeros y efímeros, mientras que otras son debilitadas por una enfermedad parecida a la gripe que puede durar varias semanas. Una minoría de pacientes desarrolla complicaciones letales. En esos casos, la muerte es una posibilidad.

¿Por qué algunas personas sobrellevan la enfermedad sin problema y otras desarrollan la inflamación y el daño pulmonar graves que son distintivos de la enfermedad? Ese es uno de los enormes misterios de la COVID-19.

Los expertos dicen que la respuesta inmunitaria a la infección viral determina la gravedad de la enfermedad. Si el sistema inmunitario se desboca, puede detonar un torrente de efectos nocivos que podrían dañar los pulmones y otros órganos.

La función inmunitaria se deteriora con la edad, y las personas mayores con la COVID-19 son de las más vulnerables a los peores resultados, al igual que las que padecen enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y trastornos cardiovasculares. La obesidad, que afecta a 4 de cada 10 adultos estadounidenses, también parece exacerbar la enfermedad.

Los hombres también son más vulnerables a enfermarse de gravedad y fallecer, una disparidad de género que quizá se deba a los sistemas inmunitarios más resistentes de las mujeres, según los científicos.

En términos generales, los pacientes se enferman con más rapidez si están expuestos a una dosis mayor del virus al momento del primer contagio, dijo William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt.

En gran medida, las investigaciones científicas se han enfocado en el papel de un receptor llamado enzima convertidora de angiotensina 2, o ACE2, que es la puerta de acceso a las células para los coronavirus. El receptor se encuentra en las superficies externas de las células en los pulmones, los vasos sanguíneos, los intestinos y otros órganos, así como en la parte posterior de la garganta y la parte superior del conducto nasal.

Cuando empezó la pandemia, existía la preocupación de que la gente que tomaba medicamentos para la presión arterial, como inhibidores de ACE, podía estar más en riesgo de contraer el coronavirus, pero hasta ahora ningún estudio ha justificado esa inquietud, y los médicos exhortan a sus pacientes a seguir tomando sus medicamentos.

A pesar de que el virus SARS-CoV-2 se adhiere al receptor para penetrar en las células, la ACE2 también ayuda a regular la presión arterial y la inflamación. Algunos científicos han sugerido que los niños tal vez son menos susceptibles a la infección de la COVID-19 porque tienen menos de estos receptores. Según los científicos que estudian las diferencias de género en la medicina, la regulación de la ACE2 también es distinta en hombres y mujeres, pues los hombres tienden a desarrollar hipertensión, o presión arterial alta, a una edad más temprana que las mujeres. Sin embargo, aún hay mucho por saber.

“La ECA2 puede desempeñar dos papeles muy importantes: facilitar el acceso del virus a la célula, pero también modular algo del daño que causa a los vasos sanguíneos y los pulmones”, explicó Ankit B. Patel, nefrólogo en el Brigham and Women’s Hospital en Boston. “Así que, de cierta forma, es un arma de doble filo que ha complicado mucho más todo el asunto”.

El papel de los niños en la propagación del virus

Hay muchas preguntas cruciales sin resolver sobre los niños y la COVID-19. Encontrar las respuestas no solo es importante para ellos y sus familias, sino para la sociedad en general, ya que las comunidades planean reabrir escuelas, guarderías, parques infantiles y otros lugares que los niños frecuentan.



Jamileth