Consultorio Médico

¿Si te vacunaste debes volver a usar mascarillas? Cinco respuestas ante el auge de la variante delta

2021-07-26

La mayoría de los expertos concuerdan en que las mascarillas siguen siendo una sensata...

Por Tara Parker-Pope | The New York Times

A medida que la variante delta se propaga entre las personas que no se han vacunado, mucha gente que ya ha completado el esquema de inmunización ha comenzado a preocuparse. ¿Es hora de volverse a poner el cubrebocas?

Aunque no existe una respuesta única a esa pregunta, la mayoría de los expertos concuerdan en que las mascarillas siguen siendo una sensata precaución en ciertos entornos, tanto para los vacunados como para los no vacunados. La frecuencia de su uso dependerá de tu tolerancia y riesgo de salud personal, las tasas de infección y vacunación en tu comunidad, y las personas con las que decidas pasar el tiempo.

La conclusión es la siguiente: si bien contar con el esquema completo de vacunación te protege contra las complicaciones graves y la hospitalización por COVID-19, ninguna vacuna ofrece una protección del 100 por ciento. Mientras un gran número de personas siga sin vacunarse y continúen propagando el coronavirus, las personas vacunadas seguirán expuestas a la variante delta, y un pequeño porcentaje de ellas desarrollará las llamadas infecciones posvacunación. A continuación, presentamos algunas respuestas a preguntas comunes sobre cómo puedes protegerte y reducir el riesgo de un contagio posvacunación.

¿Cuándo debe usar cubrebocas una persona vacunada?

Para decidir si necesitas usar un cubrebocas, primero hazte estas preguntas.

    ¿Las personas con las que estoy también están vacunadas?

    ¿Cuál es la tasa de casos y de vacunación en mi comunidad?

    ¿Estaré en un espacio cerrado mal ventilado, o al aire libre? ¿El aumento del riesgo de exposición durará unos pocos minutos o algunas horas?

    ¿Cuál es mi riesgo personal (o el riesgo para quienes me rodean) de sufrir complicaciones por COVID-19?

Los expertos coinciden en que, si todas las personas con las que estás ya están vacunadas y no presentan síntomas, no es necesario que uses un cubrebocas.

“Cuando estoy con otras personas vacunadas, no uso cubrebocas”, dijo Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown. “Ni siquiera pienso en eso. Voy a la oficina con un montón de gente, y todos están vacunados. No me preocupo por eso”.

Pero cuando comiences a frecuentar espacios públicos cerrados donde las posibilidades de encontrarte con personas no vacunadas son mayores, probablemente sea buena idea usar un cubrebocas. Estar completamente vacunado sigue siendo la protección más fuerte contra la COVID-19, pero el riesgo es acumulativo. Cuantas más oportunidades le des al virus para desafiar los anticuerpos que has acumulado con la vacuna, mayor será tu riesgo de entrar en contacto con una exposición lo suficientemente grande como para que el virus rompa la barrera protectora generada por la vacuna.

Por esa razón, la tasa de casos y de vacunación de tu comunidad son uno de los factores más importantes a la hora de considerar el uso de mascarillas. En los estados estadounidenses de Vermont, Massachusetts, Connecticut y Rhode Island, por ejemplo, más del 70 por ciento de los adultos cuenta con el esquema completo de vacunación. En Alabama, Misisipi y Arkansas, menos del 45 por ciento de los adultos están vacunados. En algunos condados, las tasas generales de vacunación son mucho más bajas.

“Somos dos naciones COVID-19 en este momento”, dijo Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Escuela de Medicina de Baylor y codirector del Centro de Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas. En el condado Harris, Texas, donde vive Hotez, el número de casos ha crecido un 114 por ciento en las últimas dos semanas, y solo el 44 por ciento de la comunidad está completamente vacunada. “Uso mascarillas en espacios cerrados la mayoría del tiempo”, dijo Hotez.

Finalmente, el uso de cubrebocas es más importante en espacios interiores mal ventilados que en exteriores, donde el riesgo de infección es extremadamente bajo. Jha señala que hace poco entró a una cafetería sin cubrebocas porque en la zona del país donde vive las tasas de contagio son bajas y las tasas de vacunación son altas, y solo estuvo allí durante unos pocos minutos.

Tu riesgo personal también es importante. Si eres una persona mayor o tienes problemas inmunitarios, es posible que tu respuesta de anticuerpos a la vacuna no sea tan fuerte como la respuesta en una persona joven. Es buena idea evitar los espacios abarrotados y usar mascarillas cuando estés en lugares cerrados y no conozcas el estado de vacunación de quienes te rodean.

¿Por qué la variante delta ha hecho que los expertos reconsideren los lineamientos sobre el uso de cubrebocas?

Cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) anunciaron que las personas vacunadas podían dejar de usar mascarillas, la cantidad de casos estaba disminuyendo, las vacunaciones estaban aumentando y la variante delta, que es altamente contagiosa, aún no se había afianzado. Desde entonces, la variante delta se ha propagado con rapidez y ahora representa más del 83 por ciento de los casos en Estados Unidos.

Se sabe que las personas infectadas con la variante delta emiten niveles mucho más altos de virus durante periodos más extensos en comparación con las primeras cepas del coronavirus. Un estudio preliminar estimó que la carga viral es 1000 veces mayor en personas con la variante delta. Estas altas cargas virales le dan al virus más oportunidades de desafiar tus anticuerpos y superar la protección de la vacuna.

“Esta es dos veces más transmisible que la cepa original de COVID-19”, dijo Hotez. “El número básico de reproducción del virus es de alrededor de 6”, dijo, refiriéndose al número de personas que es probable que contagie un portador del virus. “Eso significa que el 85 por ciento de la población tiene que vacunarse. Y solo unas pocas zonas del país están logrando eso”.

¿Es seguro para las personas vacunadas ir a restaurantes, museos, cines, bodas u otras reuniones concurridas?

La respuesta depende de tu tolerancia personal al riesgo y del nivel de vacunaciones y casos de COVID-19 en tu comunidad. Cuanto más tiempo pases con personas no vacunadas en espacios cerrados durante largos periodos, mayor será el riesgo de que te cruces con la variante delta o cualquier otra que pueda surgir.

Por definición, las grandes concentraciones de personas ofrecen más oportunidades de contraer el coronavirus, incluso si estás vacunado. Los científicos han documentado infecciones posvacunación en una boda reciente en Oklahoma y en celebraciones del 4 de julio en Provincetown, Massachusetts.

Pero incluso con la variante delta, la vacunación completa parece tener cerca de un 90 por ciento de efectividad para prevenir complicaciones graves y hospitalizaciones por COVID-19. Sin embargo, si tienes un riesgo muy alto de sufrir complicaciones por COVID-19, deberías considerar evitar situaciones de riesgo y utilizar cubrebocas cuando desconozcas el estado de vacunación de los que te rodean.

Las personas vacunadas sanas con bajo riesgo de complicaciones deben decidir qué nivel de riesgo personal están dispuestas a tolerar. Utilizar mascarillas en reuniones multitudinarias en espacios cerrados reducirá el riesgo de infección. Si estás sano y vacunado, pero tienes bajo tu cuidado a un pariente de mayor edad o pasas tiempo con otras personas con alto riesgo, también debes considerar su riesgo al momento de decidir si asistir a un evento o utilizar un cubrebocas.

“Si voy a un área pública, generalmente uso una mascarilla”, dijo Hotez. “Hasta hace poco, llevaba a mi hijo y a su novia a cenar a un restaurante y no usaba un cubrebocas porque la transmisión estaba muy baja. Ahora no estoy tan seguro. Puedo cambiar mi forma de pensar sobre los restaurantes mientras la variante delta se acelera”.

Si las infecciones posvacunación son inusuales, ¿por qué sigo escuchando sobre ellas?

Las infecciones posvacunación reciben mucha atención porque las personas vacunadas hablan de ellas en las redes sociales. Cuando se dan conjuntos de infecciones posvacunación, también se informa sobre ellos en revistas científicas o en los medios de comunicación.

Pero es importante recordar que, si bien los casos posvacunación son relativamente raros, igual pueden ocurrir sin importar cuál vacuna hayas recibido.

“Ninguna vacuna es efectiva al 100 por ciento al momento de prevenir enfermedades en personas vacunadas”, afirmaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) en su sitio web. “Habrá un pequeño porcentaje de personas con el esquema completo de vacunación que se enfermarán, serán hospitalizadas o morirán por COVID-19”.

Un caso de infección posvacunación no significa que tu vacuna no esté funcionando. De hecho, la mayoría de los casos de infecciones posvacunación resultan ser asintomáticos o de enfermedad leve, lo que demuestra que las vacunas funcionan bien para prevenir complicaciones graves por COVID-19.

Hasta el 12 de julio, más de 159 millones de personas en Estados Unidos habían sido completamente vacunadas contra la COVID-19. De ellas, solo 5492 presentaron casos de infección posvacunación que derivaron en enfermedades graves, incluyendo 1063 que fallecieron. Eso es menos del 0,0007 por ciento de la población vacunada. Mientras tanto, el 99 por ciento de las muertes por COVID-19 ocurre entre los no vacunados.

Muchos expertos en enfermedades infecciosas se sienten frustrados porque los CDC solo documentan los casos en los que una persona vacunada contra la COVID-19 es hospitalizada o muere. Sin embargo, todavía se detectan muchos contagios graves en personas asintomáticas que se someten a pruebas con frecuencia, como los jugadores de béisbol y los atletas olímpicos. Muchas de esas personas viajan o pasan largos periodos de tiempo en lugares cerrados con otras personas.

“Las cifras sobre los atletas son diferentes”, dijo Jha. “Parte del problema es que se encuentran con muchas personas no vacunadas, incluso en su propio círculo cercano”.

Estoy vacunado. ¿Con qué frecuencia debo hacerme la prueba de COVID-19?

Si tienes el esquema completo de vacunación y sabes que estuviste expuesto a alguien con COVID-19, es buena idea hacerte la prueba, incluso si no presentas síntomas.

Si tienes síntomas de resfriado o cualquier otra señal de infección, los expertos coinciden en que debes hacerte la prueba. Muchas personas vacunadas que no están usando cubrebocas han contraído resfriados de verano que causan secreción nasal, fiebre y tos. Sin embargo, es imposible distinguir la diferencia entre un resfriado de verano y la COVID-19. Cualquier persona con síntomas de tos o resfriado debe usar una mascarilla para proteger a quienes lo rodean, además de hacerse una prueba para descartar la COVID-19. También es buena idea tener a la mano algunas pruebas caseras de COVID-19.

“Si me despertaba una mañana y tenía síntomas de resfriado, me ponía una mascarilla en casa y me hacía la prueba”, dijo Jha. “No quiero causarles complicaciones graves a otros miembros de mi familia y mucho menos a mi hijo de 9 años”.



Jamileth