Entre la Espada y la Pared

Crisis iraní para Biden

2020-11-30

Pocos días antes, Donald Trump había propuesto a su cúpula militar la...

Por Editorial | El País

La oposición trumpista a Joe Biden ha empezado antes incluso de que haya comenzado su presidencia. Así debe interpretarse la gira del secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, que lo llevó a reunirse en Arabia Saudí con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una cumbre secreta de la que informaron abundantemente los medios israelíes aunque el Gobierno de Riad la desmintiera. Pocos días antes, Donald Trump había propuesto a su cúpula militar la preparación de un ataque a las instalaciones nucleares de Irán. Y más tarde, el viernes, el padre de la proyectada bomba atómica iraní, Mohsen Fakhrizadeh, caía asesinado en un atentado a unos 90 kilómetros de Teherán, presumiblemente a manos de los servicios secretos israelíes.

Todos estos movimientos son intentos de hacer descarrilar los planes de Biden para reanudar las negociaciones con Irán. Uno de los más lamentables logros de Trump ha sido la suspensión del pacto nuclear firmado por Barack Obama en 2015 por el que Teherán renunciaba a perseguir el arma atómica, se sometía a estrictos controles de la Agencia Internacional de la Energía Atómica e iniciaba su reincorporación a la comunidad internacional. Aquel acuerdo multilateral fue un salto hacia adelante en la política contra la proliferación nuclear y un ejemplo de la eficacia de la diplomacia y de las sanciones, combinadas en el trato con regímenes peligrosos.

El régimen iraní, nefasto en tantos aspectos, ha optado por la contención, a la espera de la nueva Administración demócrata. A nadie conviene tanto un Irán aislado del mundo y radicalizado como a la brutal autocracia saudí y a su clandestino aliado, el Israel de un Netanyahu desgastado políticamente y asediado por la justicia de su país. Biden debe contar con el apoyo de la comunidad internacional y de la UE para deshacer el peligroso camino de la confrontación y reanudar otro que —sin ingenuidad y con un compromiso inquebrantable con la seguridad de los aliados en la zona— busque alejar a Irán de forma verificable de la tentación nuclear a través de la diplomacia.



maria-jose