Diagnóstico Económico

Sin aplicación de la ley, no hay crecimiento económico

2019-03-13

No obstante, en opinión de Lelo de Larrea no es imposible crecer 4 por ciento pero se tienen...

 

Por Nora Rodriguez Aceves | Revista Siempre

Entrevista a Francisco Lelo de Larrea | Subdirector Investigación Económica CEESP

Algunas decisiones tomadas por el gobierno federal que son polémicas, como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); la falta de un análisis claro de la rentabilidad social y económica de proyectos como el tren Maya; la política energética relacionada con Petróleos Mexicanos (Pemex); la cancelación de las subastas eléctricas —herramienta para combatir el cambio climático—, y las rondas petroleras, entre otras, han frenado las inversiones en dichos sectores. Inversiones que hoy más que nunca resultan fundamentales para el crecimiento del país.

“Esto tienen un impacto en la economía que ya se refleja en los pronósticos de crecimiento, se están ajustando a la baja, se esperaba un crecimiento de 2.1 por ciento, de 2.2 a finales del año pasado para 2019; hoy es de 1.5, 1.6 por ciento”, explica Francisco Lelo de Larrea, subdirector de investigación económica en el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Lo importante ahora, dice, es que el gobierno dé señales claras de que fortalecerá el Estado de derecho para que la inversión fluya, en ese sentido hay que estar atentos a las nuevas decisiones que se tomen, obviamente si son polémicas o contrarias al Estado de derecho, seguirán contribuyendo de manera importante en el aumento

de cautela de la inversión y a un menor ritmo de crecimiento.

Sin embargo, “el mensaje, el miércoles pasado 27 de febrero—, del nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CEE), Carlos Salazar, ante el presidente de la república, fue de trabajar en conjunto, el sector público haciendo lo que le corresponde, estableciendo y mejorando el Estado de derecho para que el sector privado haga también lo que le corresponde, invertir, generar empleos y promover el crecimiento económico.

Reitera: “el mensaje del nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial fue claro, el gobierno encabezado por el Ejecutivo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, debe fortalecer el Estado de derecho lo antes posible, en una régimen de economía mixta, si el Estado provee Estado de derecho, el sector privado proveerá la inversión necesaria para ir creciendo cada vez más rápido”.

“Los flujos de inversión aumentarán sin duda para lograr ese crecimiento del 4 por ciento promedio al final del sexenio. Necesitamos generar las condiciones de un buen ambiente de negocios para que con ello la inversión fluya, el sector privado fue muy claro en el mensaje, si se mejoran las condiciones de seguridad, de aplicación y ejecución de la ley, que no se permitan más bloqueos, son claramente ilegales; con ese tipo de medidas la inversión fluirá y se logrará aumentar el ritmo de crecimiento de la economía”.

En su Análisis Económico Ejecutivo, de febrero, el CEESP, organismo de estudios perteneciente al Consejo Coordinador Empresarial, señala que la calificadora Moody’s redujo su estimación del producto interno bruto (PIB) para México para 2019 de 2.2 a 1.7 por ciento, a esto se suma el ajuste del Banco de México (Banxico) que anticipa que durante este año el crecimiento de la economía estará entre 1.1 y 2.1 por ciento.

El documento apunta que “las decisiones tomadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el entorno externo perjudican la perspectiva de calificación para México, aunado al ajuste del pronóstico del Banxico de un crecimiento de 2.1 por ciento para 2019 y 2.7 por ciento para 2020, el crecimiento promedio de los cuatro años restantes tendría que ser de 4.8 por ciento, lo que simplemente es imposible en un entorno externo como el que está pasando nuestro país”.

No obstante, en opinión de Lelo de Larrea no es imposible crecer 4 por ciento pero se tienen que generar las condiciones para esto. “Hoy el entorno internacional se complica y eso impacta a México, una de las economías más abiertas del mundo, en términos de que habrá menor dinamismo en el sector externo y eso implicará un menor crecimiento para la economía, además de que también se está frenando el mercado doméstico”, explica.

El subdirector de investigación económica en el CEESP argumenta  que “para lograr la meta de 4 por ciento de crecimiento en el periodo de seis años —dado que este primer año ya los pronósticos apuntan un crecimiento de 1.5, 1.6 por ciento—, simplemente se tendría que acelerar el crecimiento en los años que faltan; esa era la idea, no decir que era imposible, sino hay que acelerar el paso en los próximos años para lograr el crecimiento promedio del 4 por ciento en todo el sexenio”.

Independencia y autonomía

El maestro en políticas públicas por la Universidad de California expresa que entre los factores para incentivar este crecimiento está “fortalecer el Estado de derecho, que implica varias cosas. Una, que exista certidumbre en las leyes y en su aplicación, ejecución e interpretación. México es un país con leyes muy buenas, pero no se aplican o ejecutan, es importante que se empiecen a ejecutar las leyes, el Estado de derecho”.

Dos, “es fundamental mantener la independencia de los organismos autónomos, uno es el Banco de México, el gobierno se comprometió a mantener y respetar su autonomía que es fundamental para lograr mantener el poder adquisitivo de nuestra moneda y dar certidumbre a futuro a todos los inversionistas y emprendedores”, señala.

Apunta que de eso depende una parte importante, pero otra cosa es sin duda el crecimiento a futuro, el cual depende de la calidad de los recursos y los recursos más importante que tiene el país son: la niñez y la juventud. “Es necesario que reciban educación de buena calidad, recordemos que competirán con los niños que están educando en Corea, en Japón, muchos de ellos bilingües, trilingües, con altos conocimientos en matemáticas y en razonamiento”.

Añade que “esto es fundamental, porque la economía del conocimiento implica el desarrollo de modelos computacionales, biomedicina, en fin, que requieren habilidades de entendimiento y racionamiento muy fuertes, por eso es esencial fortalecer la educación en México lo antes posible para educar a nuestros niños, idealmente con una muy buena calidad en todas estas áreas”.

Francisco Lelo de Larrea asegura que “eso urge, porque aunque se tiene cobertura, ahora hay que centrarse en la calidad. Elevar la calidad de la educación para todos los niños en cualquier parte del país. Tener una muy buena educación en Monterrey, pero al mismo tiempo en Tabasco, en Chiapas… esos niños son el futuro que llevará emprendimiento a esas regiones.

Las calificadoras, alerta temprana

Luego de que las calificadoras como Standard & Poor’s bajara sus perspectivas de crecimiento para México, se desató una ola de desacreditaciones hacia las calificadoras por parte de legisladores y algunos funcionarios del gobierno federal que minimizan estas estimaciones; sin embargo, Francisco Lelo de Larrea explica sobre el  tema: “estos son señalamientos, pudiéramos pensar como un  semáforo, pues señalan que aún no se baja la calificación de México. En opinión de las calificadoras es necesario fortalecer los ingresos, la manera en que se gastan, los proyectos, para que no baje la calificación de México, es como una alerta temprana”, explica.

Asegura que “es información importante y valiosa para las autoridades, porque las calificadoras dicen: está este foco amarillo,  vamos a ver por qué, si tienen mérito las cuestiones que señalan, y si tiene mérito hay que atender esas preocupaciones para fortalecer la estabilidad hoy y en el futuro. Es valioso tener estos mecanismos de alerta temprana para que nos den información a todos, incluidas las autoridades”.

Añade que “hay indicadores; por ejemplo, se dio a conocer la confianza del consumidor con un máximo histórico, la ciudadanía tiene confianza en la nueva administración, así como este indicador es relevante y se menciona, en la medida que pase el tiempo y estos indicadores ganen importancia, también las calificadoras ganarán el respeto de los autoridades”.

En la Secretaría de Hacienda, los técnicos entienden un poco que la calificación que dan las calificadoras no se debe interpretar como negativa, porque son alertas tempranas para ir corrigiendo, con el tiempo, si es que hay, como decía, mérito en estas preocupaciones. En la medida que el presidente y la administración pública, los funcionarios, entiendan un poco ese sentido de alerta temprana,  que no es una critica negativa, serán valoradas en el futuro este tipo de organizaciones como las calificadoras, dice
 



regina