Huesped

Las cigarras regresan: después de 17 años bajo tierra, una nueva generación emerge

2020-05-25

“Este es un fenómeno biológico”, dijo. “Para que podamos...

Por Maria Cramer, The New York Times

Estos insectos —conocidos también como chicharras— han comenzado a salir en el sur de Estados Unidos después de un largo encierro.

Rompen el suelo, como los muertos vivientes salen de las tumbas.

Se escabullen en grandes grupos en la misma dirección, a través del suelo del bosque y hasta los árboles, donde se asientan en las ramas. Ahí, salen de sus exoesqueletos, al principio enfermizamente blancos y suaves, antes de adoptar su forma adulta de ojos rojos y negro carbón y volar por miles de millones.

“Son grandes, son ruidosas”, dijo Eric Day, entomólogo en Virginia Tech. “¿Qué no se puede amar de ellas?”.

La vida útil de las cigarras periódicas está entre las más largas de cualquier insecto, pero solo pasan una pequeña parte de sus días bajo el sol. Después de crecer bajo tierra durante 13 a 17 años, una generación saldrá en una de las 15 regiones específicas de Estados Unidos. Este año, los machos ya comenzaron a llamar a las hembras en el suroeste de Virginia, Virginia Occidental y Carolina del Norte, los terrenos de apareamiento de la Generación IX.

Por lo general, alrededor de esta fecha, Day comienza a recibir llamadas de novias nerviosas y novios temerosos que le piden consejo porque temen que las cigarras caerán en sus copas de champaña o interrumpirán las ceremonias al aire libre con su fuerte zumbido, dijo. (El sonido solo lo produce el macho, que tiene una membrana en su abdomen que vibra para atraer a las hembras).

Pero ya que el coronavirus limita las reuniones, esta puede ser una buena ocasión para que los sureños se sienten en sus patios y se maravillen ante estas criaturas, sugirió Day. Algunos incluso pueden verse tentados a comérselas, según Day, quien en el pasado las frió con sake y ajo.

“Este es un fenómeno biológico”, dijo. “Para que podamos observarlas y, tal vez, incluso disfrutarlas”.

Debbe Noonkester no tiene tales planes. Noonkester, propietaria de Windy Hill Orchards en Ararat, Virginia, cerca de la frontera con Carolina del Norte, dijo que estaba preocupada por el daño que las cigarras podrían causar a sus jóvenes manzanos y melocotoneros.

Las cigarras no son venenosas —una gran parte de su atractivo para los animales— y no dañan a los humanos. Sin embargo, ponen enormes cantidades de huevos en pequeñas ramitas, lo que causa poco daño a los árboles maduros pero puede detener el crecimiento de árboles jóvenes y vides, o hasta matarlos.

“Son como esas viejas películas de terror”, dijo Noonkester.

Noonkester dijo que un domingo reciente había escuchado el zumbido familiar de las cigarras y, de inmediato, había pensado en la escena de El resplandor en la que Jack Nicholson irrumpe a través de una puerta con un hacha y anuncia amenazadoramente: “¡Aquí está Johnny!”.

Ella ha rociado los terrenos del huerto de orquídeas con veneno para mantener baja la cantidad de ninfas emergentes, como se suele llamar a las cigarras jóvenes, pero ha tenido cuidado de no tocar los árboles. Noonkester dijo que no quería matar a las arañas y a otros depredadores que se comen las cigarras.

“Nos gustan nuestros carnívoros”, dijo Noonkester, quien también hace su parte para cazar los insectos. (Si ve una cigarra recién nacida en una hoja, la agarra, la tira el suelo y la pisa con un mensaje de despedida: “Toma esto, tonto”.).

Individualmente, las cigarras son indefensas. Cuando salen de sus exoesqueletos, sus alas están mojadas, y tienen que esperar a que se sequen antes de poder volar. Esto las hace vulnerables a los depredadoras que las toman y engullen. Los insectos también caen fácilmente en los estanques, donde las ranas y las tortugas pueden agarrarlas.

¿Su defensa principal? Su enorme cantidad.

Poco después de que una generación emerge, los depredadores se ven abrumados rápidamente por la abundancia de insectos.

“Los depredadores no pueden hacer mella en la población”, dijo Doug Pfeiffer, profesor de entomología en Virginia Tech.

Los miles de millones que quedan vivos entonces pueden aparearse y poner sus huevos en paz. Los adultos mueren pronto, después de terminar su trabajo. Una vez que sus huevos eclosionan, las ninfas caen al suelo, donde anidarán en la tierra durante los próximos 17 años.

La previsibilidad de su ciclo hace posible que los agricultores planifiquen con antelación, dijo.

Por esa razón, el profesor Pfeiffer recomienda que los productores eviten plantar nuevos árboles en el año o dos previos a la emergencia de las cigarras, dijo.

Noonkester dijo que esperaba que las cigarras vinieran de otras partes del estado y descendieran pronto sobre sus jóvenes árboles para poner huevos. Lo único que puede hacer, dijo, además de esperar que la mayoría se quede en el bosque, es podar cualquier rama que dañen y agarrar y pisotear cigarras errantes.

“Allá va una que no pude alcanzar”, dijo. “Vuela hacia el bosque. Es lista”.
 



regina