Miscelánea Humana

Cómo prepararse para el aprendizaje a distancia

2020-08-12

Hay una diferencia clave entre la escolarización en la primavera y este otoño:...

Por Jenny Anderson | The New York Times

Normalmente confiamos en los maestros y los consejeros o los entrenadores y personas en nuestras comunidades para ayudarnos a detectar problemas y luego identificar soluciones. Intentamos construir una aldea para no tener que hacer todo solos.

Pero ahora la aldea está en cuarentena, y cada vez está más claro que aún depende de nosotros tratar de tomar las mejores decisiones para nuestras familias, aunque parezca que hay 200,000 nuevas elecciones que hacer cada día.

“Estoy abrumada”, dijo Lynn Cooper, agente de bienes raíces y madre de dos en Reston, Virginia. Sus hijos, de 11 y 13 años, están en el sistema de escuelas públicas del condado de Fairfax y había planeado enviarlos dos días a la semana hasta que el distrito optó por una vuelta a clases totalmente en línea. “¿Cómo puedo prepararlos para que aprendan con éxito? Estoy volando a ciegas, estoy insegura y tengo mucha ansiedad”, dijo.

Hay una diferencia clave entre la escolarización en la primavera y este otoño: debemos confiar más en los maestros y los consejeros. Eso no quiere decir que los padres no tendrán un papel importante que desempeñar como traductores y mensajeros para los maestros, quienes no podrán desarrollar una relación tan profunda con nuestros hijos a través de una pantalla como lo haría en un salón de clases.

“Deja que el maestro sea el instructor, pero el padre puede ser el observador y el facilitador”, dijo Bibb Hubbard, fundadora y directora ejecutiva de Learning Heroes, una organización que recopila datos y crea recursos para mejorar la relación entre padres y maestros.

Aquí te mostramos cómo involucrarte más sin pasar el día en un monitoreo continuo del trabajo de clase, sin contratar tutores costosos o sin dormir por el tormento de la culpa de que le estamos fallando a nuestros hijos.

Descubre cómo aprende tu hijo

Empieza por tener una conversación con tu hijo que sea menos “busquemos una manera en la que no tenga que fastidiarte todo el día todos los días para que cumplas con tus tareas” y más “planificamos cómo sería el aprendizaje exitoso para ti en este extraño mundo en línea”.
Coronavirus Schools Briefing: How is the pandemic reshaping education? Get the latest news and tips as students go back to school.

“Los padres tienen esta ventana única sobre qué tipo de alumno es su hijo”, dijo Phyllis Fagell, autora de Middle School Matters y consejera escolar en Washington, D.C. Ahora pueden usar esa información para ayudar a determinar “qué tipo de apoyo necesitan para tener éxito”, señaló.

Aquí hay algunas preguntas para explorar con tu hijo: ¿Está entusiasmado con un tema determinado? ¿Se cierra con una prueba pero cobra vida al crear un portafolio en línea? ¿Necesita mucha responsabilidad? ¿Los videojuegos lo distraen? ¿Ayudaría hacer las matemáticas en grupo a que fuera menos aburridas?

Una vez que descubras cómo aprende tu hijo, debes comunicar a los maestros que deseas tener expectativas y metas más claras para tus hijos.

Bandele McQueen, un padre con un hijo de 7 años y otro de 10 que van a escuelas públicas en Washington, D.C., dice que quiere más orientación de los maestros y los administradores sobre cómo apoyar tanto el aprendizaje de sus hijos como su salud mental durante un cambio tan dramático de escenario.

“Les enseñaste a los niños cuáles son las expectativas: levantarse, ir a la escuela, prestar atención, seguir las reglas”, dice. “Obtienen calificaciones y las usan para establecer metas”. Pero cuando los niños se quedaron en casa, las calificaciones se suspendieron y el juego cambió. Nadie explicó el nuevo paradigma, ni a los padres ni a los estudiantes.

“Tenemos que mantener a los niños seguros y abrir la economía, pero lo que no se puede omitir es cómo brindar una educación de calidad que los niños acepten”, dijo McQueen.

Solicita más comentarios de los profesores

No pedimos ser profesores asistentes, pero ahora lo somos. Quanshie Maxwell, una madre soltera de cuatro —de 12, ocho, cinco y dos años— en Seattle, dijo que la perspectiva de otro año de aprendizaje en casa la aterroriza. “Me siento tan sola”, aseguró. “Tengo que ser la enfermera y la profesora de educación física y la señora del almuerzo y la maestra, y luego tengo que ser simplemente mamá”.

Debido a que los padres están tan sumergidos, necesitan pedir más ayuda de la escuela y los profesores. Está claro que en la primavera para muchas familias el aprendizaje en línea no funcionó. Learning Heroes encuestó a más de 3000 padres de estudiantes de escuelas públicas en todo Estados Unidos entre el 14 de abril y el 6 de mayo de este año, y descubrió que solo el 33 por ciento de los estudiantes tenía contacto regular con los profesores, el 15 por ciento de los padres recibió orientación personal sobre cómo apoyar a sus hijos y solo el 13 por ciento de los estudiantes tuvo tiempo a solas con sus maestros.

Las familias necesitan más que eso. Al principio, un distrito escolar en el sur de California proporcionó una hoja de ruta sobre cómo hacer que el aprendizaje en línea fuera efectivo para los maestros y las familias por igual. Durante la primavera, David Miyashiro, el superintendente del Distrito Escolar Unificado de Cajon Valley, celebró reuniones semanales con directores de asociaciones de padres y maestros y personal escolar para comprobar cómo se sentían —respecto al aprendizaje a distancia, pero también sobre la vida— y diseñar juntos un plan de reapertura para el otoño.

“Era casi como un grupo de terapia para que los padres se desahogaran y que los escuchara alguien a quien le importaban”, dijo Miyashiro. También fue una recopilación de datos útiles.

En julio, cuando el gobernador Gavin Newsom anunció que la mayoría de las escuelas de California serían solo remotas, Cajon Valley, que inicialmente había planeado ofrecer a los padres cuatro opciones, incluido el aprendizaje en persona, estaba preparado para todas las posibilidades porque había estado en consulta con su comunidad.

En una carta a los padres, el distrito anunció que se centraría en los problemas que —en aquellas reuniones semanales de Zoom— los padres habían dicho que eran los más importantes, incluida la instrucción diaria en vivo dirigida por maestros, las lecciones personalizadas, el énfasis en los estándares estatales usando guías de ritmo del distrito, las lecciones de educación física, las tareas calificadas, el seguimiento de la asistencia diaria, y, por último, los comentarios de los maestros sobre el progreso del estudiante.

Estas son solicitudes que todo padre puede hacer: personalización, responsabilidad del alumno, y más comentarios sobre el progreso del estudiante. Pero asegúrate de ser amable y empático con tus profesores mientras les pides más. Según un estudio que Learning Heroes realizó en 2018, el 71 por ciento de los profesores informan que tienen miedo de hablar con los padres sobre el aprendizaje de sus hijos por temor a que se les culpe de las malas noticias, y el 51 por ciento también temen que los padres no les crean.

Ya que todos experimentamos lo difícil que es enseñar y motivar a los niños, recordemos que los maestros están haciendo esto para hasta 30 niños, mientras que muchos también tienen a sus propios hijos en casa. También están abrumados. Pero con un poco de empatía y un compromiso con nuestras comunidades, juntos podemos superar este otoño y más allá.



Jamileth

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver publicaciones anteriores de esta Columna