Miscelánea Humana

Cómo planificar para la incertidumbre

2021-01-15

Pero planificar para la incertidumbre es una estrategia mejor. Tal vez el mayor regalo que puedes...

Por Tara Parker-Pope | The New York Times

Una lección importante de 2020 es que dejar documentos y decisiones anticipadas durante una crisis de salud es un regalo para las personas que amas. El desafío Well de hoy te muestra cómo hacerlo.

Al principio de la pandemia, me pregunté qué pasaría si sufría un caso grave de la COVID-19 y tenía que ser hospitalizada. Mi mayor preocupación eran mi perro y mi gato. Hice un pacto con una amiga para cuidarlos.

Pero luego pensé más en ello. ¿Quién pagaría las cuentas mientras yo no estuviera? ¿Querría que los médicos tomaran medidas extremas, o incluso, Dios no lo quiera, que me pusieran un respirador? ¿Cómo tomaría mi familia las decisiones sobre mi salud? Me di cuenta de que no había hecho los planes más básicos para preparar a mi hija universitaria, hija única, para las responsabilidades a las que se enfrentaría si yo me enfermaba.

Aunque no hay un resquicio de esperanza en la crisis de la pandemia, 2020 nos ha mostrado a todos el valor de estar preparados. En los primeros días de la pandemia, entramos en pánico, acaparamos papel higiénico y desbordamos nuestras despensas para enfrentar la incertidumbre de los confinamientos. Pero planificar para la incertidumbre es una estrategia mejor. Tal vez el mayor regalo que puedes dar a tu familia es una carpeta de documentos legales que asegurará que todos estén preparados para una emergencia.

Y aquí hay una sorpresa: cuando me senté a imaginar una grave crisis de salud, y la orientación que querría ofrecer a mi hija, no fue deprimente. De hecho, ¡fue agradable! Utilicé el proceso de escribir mi directiva anticipada y mi testamento vital como una oportunidad para pensar en mis valores, mis esperanzas de envejecer bien y lo que hace que la vida valga la pena. Fue como el tiempo de viajar al futuro y ayudar a mi hija en lo que será uno de los momentos más difíciles de su vida.

Se necesita una reflexión tranquila y un poco de tiempo para completar estos formularios. Mientras escribía mis instrucciones para tomar decisiones sobre la salud, quería ofrecer una guía para las situaciones que ahora no puedo imaginar. Pensé que la mejor manera de hacerlo era incluir mis pensamientos sobre lo que valoro en la vida que he vivido hasta ahora, y en lo que quiero que piense mi hija mientras toma decisiones difíciles sobre la calidad de vida. Fue un ejercicio edificante que me recordó mi buena suerte. Este es un extracto:

Para mí, la vida es maravillosa con la capacidad de leer, escribir y disfrutar del mundo que me rodea. Si la vida después del tratamiento me dejara confinada indefinidamente a una cama o requiriera cuidados las 24 horas del día, esa no es una vida que quiera vivir. Como tú estás tomando estas decisiones por mí, lamento que estés en esta posición, pero tienes que saber que he vivido una vida maravillosa y feliz, ¡con mucho amor, alegría y aventura!

Así que para el desafío Well de hoy, te animo a que aproveches la oportunidad de estar preparada al crear una directiva de salud anticipada y reunir otros documentos para apoyar a tu familia en un momento de crisis. He trazado seis pasos sencillos y los enlaces que necesitas.

Crea un cuaderno de crisis

Escoge una carpeta: Aunque deberías crear una copia digital de todos tus documentos importantes, tener una carpeta física que tus seres queridos puedan agarrar rápidamente en una crisis es una buena idea. ¡Elegí una atractiva carpeta de tres anillos que se ve bien en mi estantería! Está a la vista de todo el mundo, así que será fácil encontrarla si alguien la necesita. También puedes poner copias de seguridad en una caja de seguridad a prueba de incendios, darle una copia a un amigo de confianza o a un abogado y escanear las copias para ponerlas en una carpeta en línea.

Usa una lista de pasos a cumplir: Las primeras páginas de mi carpeta provienen de esta hoja de trabajo de AARP, que es la mejor lista de pasos que he encontrado para ayudar a identificar todo lo que un ser querido puede necesitar en una crisis. Incluye espacio para anotar información médica, de seguros, financiera y sobre el final de la vida, y responde la pregunta más importante para tus seres queridos: “¿Dónde está guardado?”. Muchos de los documentos que necesitas varían según el estado, y algunos requieren testigos y posiblemente un notario. Todos ellos requieren una reflexión sobre cómo quieres ser atendido durante una enfermedad o al final de la vida.

Escribe tus instrucciones anticipadas: Puedes encontrar los formularios para tu estado en el sitio web de AARP. Las instrucciones anticipadas deben designar a alguien que tome decisiones médicas por ti si no estás en condiciones de hacerlo, y deben ofrecer una orientación específica sobre tus deseos en caso de que te enfermes gravemente y necesites soporte vital. Si no completas estos formularios por adelantado, tu familia inmediata estará a cargo de tu cuidado en una crisis, incluso si no es a quien tú hubieras elegido. Además de poner una copia en la carpeta en tu casa, puedes pedir que se archive con tu proveedor médico y tu abogado, si lo tienes.

Ten la conversación: Ten una conversación con quien tomará las decisiones por ti sobre tus deseos y asegúrate de que sepa dónde encontrar el documento. Un estudio de la Fundación Familia Kaiser informó que solo el 56 por ciento de los estadounidenses adultos han tenido una conversación seria sobre las preferencias de atención médica, el 27 por ciento escribió sus preferencias y solo uno de cada diez las discutió con un proveedor de atención médica. Para obtener más información, lee The Time for ‘The Talk’ Is Now de Laura Schellenberg Johnson, médica de EvergreenHealth en Kirkland, Washington. Para dar a tus seres queridos apoyo adicional, considera agregar una “última carta” a tu carpeta.

Reúne los documentos legales: Agrega documentos legales importantes a tu carpeta para que tu familia los encuentre con facilidad. (Guarda los originales en una caja de seguridad, con tu abogado o en una caja a prueba de fuego). Si mueres sin un testamento, los tribunales decidirán cómo distribuir tu patrimonio. Varios servicios en línea ofrecen testamentos simples. La columna Wealth Matters de The New York Times recientemente habló de esto en “Making Wills Easier and Cheaper With Do-It-Yourself Options” (“Hacer testamentos más fáciles y baratos con opciones de ‘hazlo tú mismo’”). Mi colega John Schwartz compartió su experiencia en “What It Was Like to Finally Write My Will" (“Cómo fue escribir finalmente mi testamento”). Un poder notarial duradero para finanzas permite a una persona designada acceder a tus finanzas. Puedes encontrar formularios gratuitos en línea, o sitios como LegalZoom o Nolo que ofrecen orientación por una tarifa.

No olvides tus cuentas y contraseñas en línea. Aproximadamente la mitad de los cuidadores dicen que no tienen autorización legal ni contraseñas para acceder a cuentas en línea como las de los servicios públicos, bancos, tarjetas de crédito y redes sociales. La solución es crear un plan de sucesión digital ahora. Piensa en lo que quieres que tus amigos en línea (Twitter, Facebook, Instagram) sepan si debes quedar incapacitado. Puedes acceder a más información sobre cómo crear un plan de sucesión digital en esta guía de AARP.



aranza