Miscelánea Humana

Cambios sociales y procedimentales de la pandemia que vinieron para quedarse

2021-07-30

Incluso nos hemos atrevido a celebrar los Juegos Olímpicos de Tokio. Encontramos la manera...

"El Periódico de México"

Aunque todavía queda mucho por delante para volver a una situación de normalidad como la existente antes del pasado año, poco a poco la situación va estando controlada. Las vacunas, las medidas de contención que hemos ido gradualmente interiorizando, hacen que la vida pueda seguir desarrollándose a todos los niveles. Incluso nos hemos atrevido a celebrar los Juegos Olímpicos de Tokio. Encontramos la manera de seguir adelante, gracias a herramientas y procederes que facilitan las relaciones sociales libres de contagio.

 

Nos pidieron que llevásemos cubrebocas, que higienizásemos constantemente nuestras manos, que mantuviésemos una distancia prudencial, que no celebrásemos reuniones de grandes grupos, que utilizásemos materiales desechables (a pesar de que por fin empezábamos a tener conciencia medioambiental), que los trámites que pudiésemos realizar a través de internet los hiciésemos de este modo, y que considerásemos implementar, en muchos casos, el teletrabajo. Hoy por hoy, algunas de estas medidas se han ido relajando. Aún así, hay quienes se resisten a abandonar estas costumbres y sugieren que deberían quedarse para siempre, sea por su propia comodidad, sea por la seguridad de todos.

Desde utilizar cubrebocas en un simple resfriado como mantener la carta de un restaurante como un código QR en vez de un cartón plastificado que manipulamos uno tras otro, son muchas las personas que piensan que merece la pena mantener estas medidas. En algunos sectores se ha notado más que en otros, así el sector de las loterías ha podido comprobar que son muchos hoy por hoy los que apuestan desde sus casas. Esta opción existía antes de la pandemia, pero muchos ya tenían la rutina de acudir a la boletería o comprar en un supermercado el boleto. Con las restricciones, comprobaron que jugar a través de internet les aporta otra serie de ventajas como ser notificados si han ganado, no tener que recordar dónde guardaron el boleto o poder elegir más fácilmente los números, unirse a grupos de juego o hacer combinadas, por no hablar del fácil acceso a las loterías internacionales, que ofrecen premios más cuantiosos.

También hemos visto cambios en el modo de consumir cine o conciertos, pues se han empezado a realizar estrenos simultáneos de películas en cines y en plataformas de streaming (pagando un plus) para aquellos que prefieren acceder a películas nuevas desde la intimidad y tranquilidad de su casa). Otras reuniones profesionales se celebran ahora más a través de Zoom y plataformas parecidas en vez de presencialmente. Hay quienes prefieren que esto siga siendo así, es cómodo, económico y aséptico. Por supuesto hay también quienes están preocupados porque las relaciones sociales se vuelvan más frías y distantes, y es que abrazarse o besarse es algo que muy pocas personas hacen hoy día por temor no sólo a contagiar o contagiarse, sino a ser criticados o rechazados.

Otra medida que se adoptó fueron las consultas médicas telefónicas o por videollamada, y es cierto que en muchos casos esto es suficiente (si se trata de solicitar medicamentos o resultados) pero se ha comprobado una deficiencia muy alta en el seguimiento de enfermedades que ha derivado en muertes que se podrían haber evitado mediante consulta presencial y diagnóstico más preciso. Durante la pandemia, muchas personas han muerto, no por COVID-19, sino por falta de atención médica, por lo qué en este aspecto, sí se impone un cambio de proceder para mantener la calidad de los servicios sanitarios.



JMRS