Pan y Circo

Simulación que daña

2019-09-11

Esto es, una aduana política impuesta por Morena, que será el pan de todos los...

 

Por Irma Ortiz | Revista Siempre

Entrevista con Adriana Dávila, diputada federal PAN

“A las 12 de la noche de carrozas nos convertimos en calabaza” advirtió Porfirio Muñoz Ledo, quien este jueves dejará la presidencia de la Cámara de Diputados y quien urgió a los coordinadores parlamentarios a nombrar al nuevo titular, que luego del agandalle –violando la ley– que pretendían los morenistas, tuvo que intervenir el presidente López Obrador  para que sea un panista quien encabece la mesa directiva

Mientras los morenistas culpan al PAN de no lograr un acuerdo para nombrar al presidente cameral, la bancada mayoritaria rechazó en tres ocasiones–hasta el cierre de esta edición–, las propuestas panistas pues no quieren “legisladores que hayan injuriado al presidente o a Muñoz Ledo”; lo cierto es que tanto Morena, como el PES y PT, buscan elegir al nuevo dirigente, no cercano al dirigente Marko Cortés y donde el nombre del ex gobernador de Morelos Marco Antonio Adame, circula profusamente.

Esto es, una aduana política impuesta por Morena, que será el pan de todos los días en la Cámara de Diputados.

Para la diputada del blanquiazul Adriana Dávila Fernández, éste es un episodio triste para la democracia, donde los morenistas quisieron avasallar y “medio agandallar”, la presidencia para quedarse otros seis meses o incluso otro año al frente de la Cámara de Diputados, en donde asegura hubo un desgaste innecesario para Porfirio Muñoz Ledo aunque “el diputado se prestó a esa propuesta y tiró por la borda su calidad de demócrata, por cierto, posición en la que el PAN no lo puso, sino fueron sus propios compañeros de MORENA y del Partido del Trabajo, los que insistieron bajo el extremo de no cumplir la ley”.

Asegura que los morenistas y sus aliados tuvieron que recular debido el manotazo presidencial “pareciera que todos estamos jugando a las vencidas y como para ellos es una derrota no haber violado la ley, ahora resulta que rechazan todas las ternas propuestas en donde demandan ciertas características de los compañeros diputados”. Las más graves, e inusuales, apunta, son que “ninguno debe haber dicho nada o atacado al Presidente, entendiendo el ataque –no sé– como con el tema libertad de expresión, así como no deben haber hablado mal de la cuarta transformación, ni tener vínculos con el presidente nacional del partido, Marko Cortés”.

“Pareciera que estamos en un casting de espectáculos y no hay seriedad de una Cámara de Diputados que disminuyó terriblemente su nivel no solo legislativo, sino también de interlocución política, lo que es más grave, adicional a eso lo que se asoma en la posición de MORENA, es una posición gravísima de censura”.

Adriana Dávila, diputada federal PAN

La legisladora por Tlaxcala hizo eco de las denuncias de los legisladores panistas que el día en que se discutía de la propuesta de MORENA de cambiar la Ley Orgánica “había camarógrafos dentro del pleno, grabando en cada curul del PAN para saber que hacían, si hacían alguna expresión, supongo que para hacer una evaluación de los diputados y ver como está siendo nuestro actuar y que tan combativos somos o dejamos de serlo”.

Apuntó que esa situación refleja la antidemocracia que se está viviendo y el manejo “de una bancada que viene aparentemente de una lucha la libertad y que hoy resultan ser los principales censores. Ello denota una estatura muy pequeña de los morenistas, cuya autonomía en el caso del Poder Legislativo está en entredicho”.

Dávila asegura que no le espanta la interlocución con el gobierno federal pero “nunca pusimos sobre la mesa el perfil de los legisladores que ahora están, como Dolores Padierna, Gerardo Fernández Noroña, o las expresiones de personajes de la cuarta transformación como José Manuel Mireles, que llamó ‘pirujas’ a concubinas de los derechohabientes del ISSSTE”.

Aseguró que si se les hiciera una evaluación, muchos quedarían a deber, pero “se equivocan porque no se trata de las personas sino de las instituciones y este amago se puede ir un poco más alto si seguimos en este proceso de que cada mes se esté bajo amenaza de si nos quitan o no la mesa directiva, lo que resulta increíble”.

Al referirse a vida artificial que Morena le ha dado al PT, destacó que es porque “así han jugado en los procesos electorales y sienten que como han acompañado al Presidente en sus tres elecciones, tienen el derecho de violar cualquier norma” piensan que fue como un favor o en su defecto se sintieron con manita de puerco por parte del Ejecutivo Federal para cumplir la ley, “porque el ejercicio les estaba saliendo mal. Podrán tener todos los argumentos que quieran y decir que tienen la mayoría, pero el mayor error como bancada es la enorme soberbia que está cegando su propio actuar político”.

La legisladora que cuenta con una amplia trayectoria partidista y legislativa aseguró que es una ridiculez y un despropósito “hacer modificaciones para entregarle la vicepresidencia al PT, estas propuestas que se hacen a modo para arreglar un problema interno que tienen como coalición con Morena y donde usan la Cámara como pretexto para resolver su arreglo interno. Ante la ineficacia de resolver sus propios problemas interno lo que hacen es utilizar los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados y enonces quieren cobijar al PT bajo esta circunstancia y lo que Porfirio Muñoz Ledo estableció, más alla de las palabras altisonanes, es que es una barbaridad constitucional la forma como se hacen las leyes”.
 
Llamado presidencial, mensaje doble

“Lo que percibo es que si reculó Morena, no fue porque ellos quisieran, ya que ellos se hubieran empeñado en violar la ley. No les importa, ni siquiera se ponen a revisar qué es exactamente lo que hacen y por supuesto que obedecen al presidente, yo tampoco entiendo eso de los mensajes dobles de querer ser autónomos y no lo son tanto. Esa simulación nos ha hecho mucho daño porque ratifico, son una bancada que llegaron con banderas de las libertades; recuerdo muchísimo que el argumento mayor era no queremos más censura, no queremos más dependencia, queremos órganos autónomos y el respeto a la legalidad”, asevera.

En lo personal, destaca, “no me espanta que tengan afinidad con su Presidente pues vienen del mismo partido, por supuesto, el tema es que ni siquiera han cuidado las formas respecto de cómo procesan dentro de la Cámara de Diputados cualquier mecanismo de participación o norma que quieran implementar. Sin embargo, en la casa donde se hacen las leyes, se quieren violar las leyes, es un mensaje pésimo para el resto de los ciudadanos porque abona al descrédito que ya de por sí tenemos como poder legislativo y donde todos terminamos siendo calificados de la misma manera”.

Advierte que resulta fundamental que no sea Morena quien imponga una decisión que le corresponde tomar al Partido Acción Nacional.


 



regina