Panorama Norteamericano

¿A quién benefician los indultos por marihuana que emitió el presidente de Estados Unidos?

2022-12-01

Aunque muchos activistas acogieron con beneplácito el indulto presidencial, aseguran que...

Por Zolan Kanno-Youngs y Michael D. Shear | The New York Times

WASHINGTON— La condena de Valerie Schultz por posesión de una pequeña cantidad de marihuana en 2010 era todo menos simple.

Schultz fue arrestada en terrenos federales, el sendero Monte Olimpo en Utah, por lo que fue acusada bajo leyes federales. Las autoridades encontraron marihuana en su automóvil, por lo que le revocaron su licencia. Sin poder conducir, se vio obligada a dejar su trabajo como maestra de segundo grado.

“Me pareció un castigo demasiado severo”, afirmó Schultz, de 33 años. “¿Creen que soy una amenaza para la sociedad porque estoy fumando en un bosque?”.

La decisión del presidente Joe Biden el mes pasado de indultar a miles de personas que habían sido condenadas por posesión de marihuana según la ley federal fue un reconocimiento de que su gobierno no considera que la posesión de cannabis, sin intención de venta o distribución, sea una amenaza a la seguridad pública.

Pero personas como Schultz, cuya única condena la ha perseguido durante más de una década, representan solo una mínima parte de quienes han quedado atrapados en medio de la prolongada guerra contra las drogas. La mayoría de las sentencias por marihuana han sido delitos estatales, en los cuales Biden no tiene la autoridad de conceder indultos; al presidente solo le queda la esperanza de que los gobernadores sigan su ejemplo.

Y aunque muchos activistas acogieron con beneplácito el indulto presidencial, aseguran que demasiadas personas —muchas de ellas de las comunidades negras y latinas— no califican para los indultos, lo que los deja con sentencias menores por marihuana que seguirán obstaculizando sus perspectivas laborales, oportunidades educativas y financiamientos para vivienda.

Kevin Munoz, un vocero de la Casa Blanca, afirmó que el anuncio sobre las condenas por marihuana había sido uno de mayores usos del poder del indulto presidencial en la historia, uno que “proporcionará alivio a miles de estadounidenses, desproporcionadamente negros y morenos, a quienes se les niega de manera injusta el acceso a la vivienda, el empleo y las prestaciones”.

Los indultos, bastante específicos, se ajustan a un patrón más general de Biden que busca reformar el sistema de justicia penal de Estados Unidos. El presidente, quien al principio de su carrera política fue un defensor de las leyes agresivas contra las drogas (incluido el proyecto de ley penal de 1994 que condujo a un encarcelamiento masivo), ha adoptado recientemente una postura más clemente hacia aquellos condenados por delitos menores relacionados con drogas.

Como presidente, ha favorecido la adopción de medidas limitadas que establezcan cambios lentamente, en lugar del tipo de reformas que algunos en su partido creen que son necesarias para revertir el efecto de las sentencias estrictas de prisión que han perjudicado a las minorías de manera desproporcionada. (Biden ha dicho que no apoya la legalización de la marihuana, lo que lo ubica en un desacuerdo con el 80 por ciento de los autodenominados demócratas y el 68 por ciento de los estadounidenses, según una encuesta de Gallup publicada en noviembre).

“Es simbólico que la Casa Blanca comience a respaldar la despenalización de la marihuana de esta manera intencional”, dijo Nayna Gupta, directora asociada de políticas del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes. Ella dijo que 45,000 inmigrantes habían sido deportados por cargos de posesión de marihuana estatales y federales entre 2003 y 2018. “Pero el simbolismo de esto es diferente a ¿a quién realmente ayuda y afecta e impacta?”.

Los defensores de la reforma de la justicia penal dijeron que la mayoría de los casos federales de posesión de marihuana involucraron a alguien que fue encontrado con la droga en un puesto de control fronterizo, en tierras de propiedad federal o en un aeropuerto; incluso si estaban volando desde un estado que ha legalizado el uso de la marihuana.

Más del 55 por ciento de los 7800 ciudadanos y residentes permanentes legales condenados por posesión federal de marihuana entre 1992 y 2021 eran negros o hispanos, según datos publicados por la Comisión de Sentencias de Estados Unidos. La mayoría de los procesos legales por esa droga han ocurrido en California, Arizona y Texas. Casi 150 personas fueron sentenciadas en el sistema penitenciario federal por posesión de marihuana en el año fiscal 2021, mientras que más de 1000 infractores fueron sentenciados por tráfico de marihuana, según la comisión.

Schultz, que ahora trabaja como cineasta independiente en Los Ángeles, dijo que estaba agradecida por el indulto de Biden, sobre todo porque un historial limpio podría facilitarle la obtención de una hipoteca. Pero cuestionó qué investigación adicional sobre la marihuana se necesitaría para que Biden emita una medida más amplia que beneficie a más personas que están en prisión por delitos no violentos relacionados con drogas.

“¿Cuánto tiempo han estado diciendo, ‘Vamos a estudiarlo’?”, dijo Schultz. “La investigación está ahí”.

Los residentes permanentes legales —personas con green card— fueron incluidas en los indultos presidenciales. Pero quedaron fuera muchos inmigrantes en riesgo de deportación debido a sentencias por marihuana. La orden de Biden no dio instrucciones a las autoridades federales de inmigración para que dejaran de deportar a inmigrantes por posesión de cannabis, según una carta enviada a Biden en noviembre por decenas de grupos de defensa de derechos civiles y de inmigrantes.

“Usted basó la proclamación del 6 de octubre en la búsqueda de la igualdad racial, y señaló que ‘las personas negras y de color han sido arrestadas, procesadas y sentenciadas a tasas desproporcionadas’”, escribieron las organizaciones. “Sin embargo, ha excluido a los inmigrantes negros y de color que enfrentan el mismo racismo estructural que los ciudadanos estadounidenses”.

Kenault Lawrence, de 38 años, emigró de manera legal a Estados Unidos cuando tenía 10 años, se instaló en Front Royal, Virginia, y se graduó en la escuela secundaria como campeón de lucha invicto. Años después de dos sentencias por delitos menores en Virginia por posesión con intención de distribución de menos de media onza de marihuana, Lawrence estuvo detenido por agentes federales durante más de un año y fue deportado a Jamaica.

Su primer hijo nació meses después de su detención en 2011, y Lawrence fue deportado en 2012, lo que lo obligó a pasar casi una década lejos de su esposa, ciudadana estadounidense, y su hijo.

Los grupos activistas pasaron casi nueve años trabajando para lograr que Lawrence regresara a Estados Unidos. Pero tras lograr al fin volver a casa el año pasado, sigue enfrentando la posibilidad de ser deportado de nuevo si no logra persuadir a un tribunal migratorio de que cancele de forma permanente su deportación. Dado que sus cargos se emitieron bajo leyes estatales e incluían la intención de distribución, y debido a que la orden presidencial no abordó las deportaciones, el indulto de Biden no lo ayudará.

“Esto es Estados Unidos”, sentenció Lawrence, y agregó que, aunque se siente agradecido de estar en casa, le preocupa que su consumo de marihuana de hace décadas pueda alejarlo de su hogar nuevamente. “La gente fuma marihuana y, como sabes, ahora es legal. En ese entonces solíamos ocultarlo”.

El indulto de Biden podría haber ayudado a llevar a los partidarios demócratas a las urnas en las elecciones de medio mandato, al servir como una especie de anticipo político para aquellos que querían que el presidente fuera mucho más allá.

Algunos gobernadores tomaron nota: la gobernadora Kate Brown de Oregón, demócrata, anunció la semana pasada el indulto por cargos estatales de posesión simple de marihuana previos a 2016, año en que se legalizó la marihuana en Oregón. La medida impacta a unas 45,000 personas, declaró el despacho de la gobernación.

Otros gobernadores demócratas, incluidos los de Luisiana y Minnesota, no poseen la autoridad para otorgar indultos por delitos relacionados con la marihuana; en su lugar, deben pasar por juntas estatales.

Sin embargo, los republicanos han aprovechado el anuncio del presidente para presentarlo como una figura débil en cuanto a la ley y el orden. Varios gobernadores republicanos ya han rechazado el consejo del presidente. El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, acusó a Biden de “jugar con políticas de año electoral” con el anuncio sobre la marihuana y afirmó que dichos indultos deben ser considerados caso por caso “en este momento en el que la delincuencia ha aumentado”. Un portavoz del gobernador Greg Abbott de Texas afirmó que el estado no aceptará “consejos de justicia penal del líder del partido que busca quitarle fondos a la policía”. (Biden no ha apoyado la idea de quitarle fondos a la policía).

Biden también ordenó a las agencias federales que revisaran si la marihuana debía permanecer categorizada como una droga de clasificación 1, la misma categoría legal que la heroína y el LSD. Los activistas alegan que cambiar la clasificación podría alentar a los legisladores a flexibilizar las sanciones penales por los delitos relacionados con la marihuana.

Eso también facilitaría que las empresas legales de cannabis utilicen bancos autorizados por el gobierno federal, y permitiría que los funcionarios federales de salud realicen investigaciones sobre el impacto medicinal de la marihuana.

Los ayudantes de Biden afirman que quienes no califican para los indultos bajo la orden actual pueden solicitar uno a través del proceso normal de clemencia del Departamento de Justicia, un sistema individualizado que el presidente utilizó para conmutar las sentencias de 75 infractores de drogas este año. Biden se ha comprometido a recurrir menos a la prisión como condena para quienes cometan delitos no violentos relacionados con drogas a través de la expansión de programas de prevención y alternativas a la detención.

Jeremy Sharp, un joven de 35 años de Athens, Georgia, que da charlas sobre las drogas a estudiantes universitarios, dijo que sabía que incluso los delitos menores por drogas pueden poner en peligro la vida de una persona.

Hace poco, cuando dirigía una capacitación sobre prevención de sobredosis en la Universidad de Georgia, Sharp contó a los estudiantes que había sido acusado de posesión de marihuana en tres ocasiones, lo que cree que lo puso en desventaja al cursar estudios de derecho. Espera hacer su carrera ayudando a que las personas que luchan contra la adicción eviten el encarcelamiento.

Sharp no podría optar a un indulto porque fue condenado por cargos estatales. Pero dijo que veía la decisión de Biden como un gesto simbólico más que como una señal de cambio generalizado.

“Es una movida política”, dijo Sharp al grupo de estudiantes universitarios.



Jamileth

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver publicaciones anteriores de esta Columna