Panorama Norteamericano

Vuelve ‘cambio climático’ y sale ‘extranjero ilegal’. Con Biden cambia el lenguaje del gobierno

2021-02-25

En el Departamento de Seguridad Nacional, la frase “ilegal alien”, o “extranjero...

Por Michael D. Shear | The New York Times

WASHINGTON — Días después de que el presidente Joe Biden tomara posesión de su cargo, la Oficina de Administración de Tierras puso un paisaje de un río sinuoso en la parte superior de su página web, que durante el gobierno anterior había presentado una fotografía de una enorme pared de carbón.

En el Departamento de Seguridad Nacional, la frase “ilegal alien”, o “extranjero ilegal”, está siendo sustituida por “no ciudadano”. El Departamento de Interior se asegura ahora de que las menciones a sus grupos de interés incluyan a las personas “tribales” (con “T” mayúscula, como prefieren los indígenas estadounidenses, dijo). Las dos palabras más impopulares del léxico de Donald Trump —“cambio climático”— vuelven a aparecer en las páginas web del gobierno y en los documentos; los funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental incluso han comenzado a utilizar la etiqueta #climatecrisis en Twitter.

Y en todo el gobierno, las referencias LGBTQ están apareciendo por todas partes. A los visitantes de la página web de la Casa Blanca se les pregunta si quieren indicar sus pronombres cuando rellenan un formulario de contacto: she/her, he/him o they/them (ella, él o elle/elles).

Todo forma parte de un esfuerzo concertado de la gestión de Biden para cambiar la marca del gobierno estadounidense después de cuatro años del expresidente Donald Trump, en parte despojando el lenguaje y las imágenes que representaban sus políticas antiinmigración, anticiencia y antiderechos de las personas homosexuales y sustituyéndolas por palabras e imágenes más inclusivas y que se ajustan mejor a la sensibilidad del actual presidente.

“Biden está tratando de recuperar la visión de Estados Unidos que había durante el gobierno de Obama, una visión que era mucho más diversa, mucho más tolerante desde el punto de vista religioso, mucho más tolerante con diferentes tipos de disposiciones de género y presentaciones de género”, dijo Norma Mendoza-Denton, profesora de Antropología en la Universidad de California en Los Ángeles y autora de Language in the Trump Era: Scandals and Emergencies.

Mendoza-Denton dijo que Trump buscó “rehacer la realidad a través del lenguaje” durante un mandato tumultuoso. En su libro, que escribió con Janet McIntosh de la Universidad de Brandeis, McIntosh escribió que el expresidente “cambió algunas de las expectativas más profundas sobre el lenguaje presidencial, no solo en lo que respecta al estilo, sino también a la relación entre las palabras y la realidad”.

Ahora, los funcionarios del gobierno de Biden están utilizando las mismas tácticas de Trump para ajustar la realidad de nuevo, esta vez al borrar las palabras que usó su predecesor y volviendo explícitamente a las que habían sido desterradas.

“El presidente ha sido claro con todos nosotros: las palabras importan, el tono importa y el civismo importa”, dijo Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca. “Y unir al país, recuperar nuestro asiento en la mesa global significa pasar la página de las acciones, pero también del lenguaje divisivo y demasiado a menudo xenófobo del gobierno”.

No es infrecuente que se produzca algún cambio en el lenguaje utilizado por los organismos gubernamentales cuando llega una nueva administración a Washington. Además de su poder simbólico, las revisiones pueden ayudar a introducir nuevas políticas. Permitir la expresión “cambio climático” da luz verde a los científicos del gobierno, mientras que prohibir el uso de “extranjero ilegal” puede alterar las interacciones en la vida real entre los inmigrantes y los agentes fronterizos.

Pero pocas veces el contraste ha sido tan marcado como entre Biden y Trump. La revisión retórica está en marcha en todos los rincones del gobierno, a medida que se redactan órdenes ejecutivas, se modifican los comunicados de prensa, se ajustan decenas de formularios federales y se renuevan los portales en línea.

Stephen Miller, quien llevó a cabo cambios similares al principio del gobierno Trump como asesor político de alto nivel, dijo que la adopción de lo que él llamó lenguaje políticamente correcto por parte de los funcionarios del gobierno de Biden reflejaba la importancia de enmarcar cuestiones importantes para el público.

Además de los cambios en las páginas web, señaló que las órdenes ejecutivas de Biden habían estado llenas de palabras y frases que nunca habrían salido de la boca de Trump, incluyendo “equidad”, “justicia ambiental”, “camino a la ciudadanía”, “proelección” e “inmigrante indocumentado”.

“La lucha por el léxico es en realidad la lucha central”, dijo Miller, quien escribió muchos de los discursos de Trump y fue el arquitecto de su asalto al sistema de inmigración. “La equidad está destinada a rememorar esta idea de que Estados Unidos es una nación que cree en que todo el mundo tiene esta dignidad fundamental de trato. Pero el otro lado diría: ‘Lo que tú llamas equidad, yo lo llamo discriminación’”.

Funcionarios del gobierno Trump como Miller trataron de diseñar cambios similares en el lenguaje cuando estaban en el cargo. Miller luchó en 2017 por el uso de la frase “terrorismo islámico radical” durante el discurso presidencial de ese año ante el Congreso, argumentando que transmitía la seriedad del propósito de Trump en la lucha contra el terrorismo. Los críticos dijeron que usar la frase sugería falsamente que todos los musulmanes son terroristas.

Y Ben Carson, secretario de vivienda y desarrollo urbano de Trump, propuso eliminar la frase “comunidades inclusivas y sostenibles libres de discriminación” de la declaración de la misión del departamento. Más tarde se echó atrás.

Para el gobierno de Biden, el cambio de vocabulario fue inmediato.

Horas después de asumir el cargo, los funcionarios responsables de actualizar WhiteHouse.gov eliminaron las páginas que destacaban la Comisión 1776 de Trump, que comparaba el progresismo con el fascismo y atacaba a los liberales que acusan a la fundación de Estados Unidos de estar manchada por la esclavitud.

Al mismo tiempo, los ayudantes del presidente restauraron la versión en español de la página web, que había sido retirada por el equipo digital de Trump, y contrataron intérpretes del lenguaje de señas para la transmisión en directo de la sesión informativa diaria de la secretaria de prensa. Las referencias a los presidentes como “he” (él) se cambiaron por “they”(elle) en algunas partes de la página.

En el Departamento de Estado, el secretario entrante, Antony J. Blinken, se movió rápidamente para borrar lo que Mike Pompeo, su predecesor, llamó una declaración de “ethos” para los diplomáticos de Estados Unidos, que incluía la promesa de ser un “defensor de la diplomacia estadounidense” y de trabajar con “profesionalidad infalible”. Muchos miembros de larga data del departamento lo vieron como una advertencia insultante para el llamado Estado profundo que Pompeo y Trump creían que estaba socavando su agenda.

En su lugar, Blinken emitió una declaración que decía que “el ethos del servicio público impregna la fuerza de trabajo” y declaró que los empleados del Departamento de Estado “no necesitan un recordatorio de los valores que compartimos”.

Y los funcionarios de la Oficina de Administración de Tierras, además de revisar su página web, han restaurado el lenguaje legal en la parte inferior de todos los documentos, incluyendo la afirmación de que la misión de la agencia es “mantener la salud, la diversidad y la productividad de las tierras públicas de Estados Unidos”.

Melissa Schwartz, la principal funcionaria de comunicaciones del Departamento del Interior, dijo que tales cambios eran parte de una nueva política de alentar las voces que no se habían escuchado durante el gobierno de Trump.

“Las palabras que elegimos son críticas y marcan el tono, ya sean comunicados de prensa o redes sociales o mensajes a todo el personal”, dijo. “En el interior, eso significa no solo reconocer el impacto desproporcionado que la crisis climática está teniendo en las comunidades de color y los pueblos indígenas, sino adherirse a la ciencia y a las soluciones que nos ayudarán a abordarla”.

Los funcionarios del gobierno de Biden dicen que el esfuerzo por modificar el lenguaje utilizado por los funcionarios del gobierno reconoce los poderosos mensajes que envían ciertas palabras y frases.

El término “alien” está recogido en los estatutos de inmigración y ha sido ampliamente utilizado en el gobierno de Estados Unidos durante décadas para describir a los extranjeros, apareciendo incluso en memorandos de funcionarios de la era Obama. Pero cada vez más ha estado en el centro de un tira y afloja ideológico sobre si estigmatiza injustamente a los inmigrantes, y si los que están en Estados Unidos sin autorización deben ser llamados “indocumentados” en lugar de “ilegales”.

Hace tres años, el entonces fiscal general Jeff Sessions ordenó a los funcionarios de su departamento que utilizaran el término “extranjero ilegal” en todas las comunicaciones cuando describieran a alguien que no hubiera llegado a Estados Unidos por medios autorizados. En un memorando, los funcionarios del Departamento de Justicia escribieron que “la palabra ‘indocumentado’ no se basa en el código de Estados Unidos y no debe utilizarse para describir la presencia ilegal de alguien en el país”.

Ahora, el gobierno de Biden está revirtiendo explícitamente esa posición. El 12 de febrero, los funcionarios de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, la agencia que gestiona la ciudadanía, dijeron que los empleados no deberían utilizar la palabra “alien” en “los esfuerzos de divulgación, los documentos internos y en la comunicación general con las partes interesadas, los socios y el público en general”. La medida, dijo el director en funciones de la agencia, “alinea nuestras prácticas lingüísticas con las directrices del gobierno sobre el uso de la terminología de inmigración por parte del gobierno federal”.

Unos días después, la Casa Blanca fue más allá. En su propuesta legislativa para una revisión de gran alcance de la inmigración, Biden eliminaría la palabra “alien” de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965 y la sustituiría por “no ciudadano”, una sugerencia que enfurece a los grupos antiinmigración.

“Es un poco orwelliano, eso es lo que es”, dijo Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, que está a favor de los límites a la inmigración. “La guerra contra la palabra ‘alien’ es una continuación de este esfuerzo por desestigmatizar la inmigración ilegal que comenzó a mediados de la década de 1970. Esto es en cierto modo la culminación de ese proceso”.

Todavía están pendientes algunos cambios.

La página web de la oficina de ciudadanía del Departamento de Seguridad Nacional, USCIS.gov, todavía lleva la declaración de la misión que los funcionarios del gobierno Trump modificaron en 2018 para eliminar “la promesa de Estados Unidos como una nación de inmigrantes” y reemplazarla con “adjudicar justamente las solicitudes de beneficios de inmigración”. Esto podría cambiar pronto.

En la Agencia de Protección Ambiental, los ayudantes de Trump habían retirado la parte de la página web dedicada al cambio climático. A mediados de febrero, la página aún no había sido restaurada. Pero, dado el interés de Biden por el tema, los funcionarios dijeron que esperaban que eso ocurriera pronto.

Pero el Departamento del Tesoro ya está avanzando con los planes para poner a Harriet Tubman en el billete de 20 dólares, una decisión que se había retrasado durante el gobierno de Trump.

Y en el Departamento del Interior, se ha dicho a los empleados que pueden volver a utilizar frases como “evidencia basada en la ciencia”. En una llamada con los funcionarios de relaciones públicas de la agencia el 21 de enero, Schwartz tenía un mensaje para sus colegas.

“El cambio climático es real, y la ciencia ha vuelto, y deben sentirse libres de hablar de ambas cosas en sus comunicados de prensa”, dijo. “‘¡Los libero!”.



Jamileth