Panorama Norteamericano

Newsom sobrevive a la revocatoria en California

2021-09-15

La votación puso de manifiesto el poder de los votantes liberales en California:...

Por Shawn Hubler | The New York Times

SACRAMENTO — Un intento liderado por los republicanos para destituir al gobernador Gavin Newsom de California terminó en derrota el martes, ya que los demócratas en el estado más poblado de Estados Unidos cerraron filas contra un pequeño movimiento de base que se aceleró con la propagación de la COVID-19.

Los votantes reafirmaron su apoyo a Newsom, cuya ventaja se hizo insuperable a medida que el recuento continuaba en el condado de Los Ángeles y otros grandes bastiones demócratas una vez cerradas las urnas. Larry Elder, un presentador de radio conservador, encabezó a los 46 aspirantes a convertirse en el próximo gobernador.

La votación puso de manifiesto el poder de los votantes liberales en California: ningún republicano ha ocupado un cargo estatal en más de una década.

Pero también reflejó el reciente progreso del estado contra la pandemia de coronavirus, que ha cobrado más de 67,000 vidas en California. El estado tiene una de las tasas de vacunación más altas del país y una de las tasas más bajas de nuevos casos del virus, que el gobernador argumentó incansablemente a los votantes que eran los resultados de sus mandatos de vacunación y del uso de mascarillas.

Aunque los críticos de Newsom habían iniciado la revocatoria porque se oponían a sus posturas sobre la pena de muerte y la inmigración, fue la politización de la pandemia lo que la impulsó la votación, ya que los californianos se impacientaron con el cierre de empresas y aulas. En las encuestas, los californianos dijeron que ningún asunto era más urgente que el virus.

“Como trabajador de la salud, era importante para mí tener un gobernador que siga la ciencia”, dijo Marc Martino, de 26 años, quien lucía una bata quirúrgica azul mientras dejaba su boleta en Irvine.

Associated Press proclamó vencedor a Newsom, quien había ganado con un 62 por ciento de diferencia en 2018, menos de una hora después del cierre de las urnas el martes. Alrededor del 66 por ciento de los ocho millones de boletas contabilizadas hasta las 10 p. m., hora del Pacífico, decían que el gobernador debía permanecer en el cargo.

“Parece que estamos disfrutando de un voto abrumadoramente por el ‘no’ esta noche, aquí en el estado de California, pero el ‘no’ no es lo único que se expresó esta noche”, dijo Newsom a los periodistas bien entrada la noche del martes.

“Hemos dicho sí a la ciencia. Hemos dicho sí a las vacunas. Dijimos sí a acabar con esta pandemia. Dijimos sí al derecho de la gente a votar sin miedo al falso fraude y a la supresión de votantes. Dijimos sí al derecho constitucional fundamental de las mujeres a decidir por sí mismas lo que hacen con su cuerpo, su destino, su futuro. Dijimos sí a la diversidad”.

En el condado de Orange, Elder habló ante un salón de baile repleto de simpatizantes y admitió el resultado. “Seamos amables en la derrota”, dijo, y añadió: “puede que hayamos perdido la batalla, pero vamos a ganar la guerra”.

El resultado de la revocación, considerado un barómetro de las elecciones intermedias de 2022, supuso un alivio para los demócratas de todo Estados Unidos. Aunque las encuestas mostraban que la revocatoria contaba con la oposición de alrededor del 60 por ciento de los californianos, los sondeos realizados durante el verano sugerían que los probables votantes no estaban entusiasmados con Newsom. Sin embargo, a medida que se acercaba el plazo de las elecciones, su base se movilizó.

El presidente Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y las senadoras Elizabeth Warren, por Massachusetts, y Amy Klobuchar, por Minnesota, viajaron a California para hacer campaña por Newsom, mientras que el senador Bernie Sanders, por Vermont, y el expresidente Barack Obama aparecieron en sus anuncios. Unos 70 millones de dólares en contribuciones a su campaña fueron aportados por donantes demócratas, grupos tribales y empresariales y sindicatos.

El gobernador acusó a los extremistas de extrema derecha y a los partidarios del expresidente Donald Trump de intentar una toma hostil en un estado en el que nunca podrían aspirar a conseguir un apoyo mayoritario en unas elecciones tradicionales. También contrastó las bajas tasas de infección por coronavirus de California con el gran número de muertes y hospitalizaciones en estados gobernados por los republicanos como Florida y Texas.

Las matemáticas electorales hicieron el resto: los demócratas superan en número a los republicanos dos a uno en California, y las normas de votación de la pandemia fomentaron una alta participación, permitiendo que las boletas se enviaran por correo a cada uno de los 22 millones de votantes activos registrados en el estado con los gastos de envío por correo ya pagados por anticipado. Más del 40 por ciento de esos californianos votaron anticipadamente.

La revocatoria, iniciada por Orrin Heatlie —un republicano del norte de California y sargento jubilado de la oficina del alguacil—, fue una de las seis peticiones lideradas por los conservadores que comenzaron a circular a los pocos meses de la toma de posesión de Newsom.

Los intentos de revocatoria son habituales en California, donde la democracia directa forma parte de la cultura política desde hace mucho tiempo. Sin embargo, solo otro intento de revocatoria de un gobernador ha llegado a las urnas: en 2003, cuando los californianos revocaron al gobernador Gray Davis tras los atentados del 11 de septiembre, la quiebra de las puntocoms y los continuos cortes de electricidad. Eligieron a Arnold Schwarzenegger para sustituir a Davis como gobernador, colocando a un republicano de centro en lugar de un demócrata de centro.

Al principio, la petición de Heatlie tuvo dificultades para ganar terreno. Pero cobró fuerza a medida que la pandemia se extendía por California y Newsom tenía dificultades para contenerla. Los californianos, que al principio apoyaban las ordenanzas de salud del gobernador, se cansaron de los cierres de empresas y aulas, y el descontento público estalló en noviembre, cuando Newsom fue visto sin mascarilla en el French Laundry, un exclusivo restaurante de la región vinícola, tras instar al público a evitar las reuniones.

Una orden judicial que prorrogaba el plazo de recogida de firmas debido a los confinamientos pandémicos permitió a los defensores de la destitución aprovechar la indignación y el malestar.

A medida que el resultado de la elección revocatoria del martes se hacía evidente, Darry Sragow, estratega demócrata y editor de California Target Book, un almanaque político no partidista, dijo que el gobernador evitó “un asalto republicano” y “podría salir de esto más fuerte que nunca, dependiendo de su margen”.

Los partidarios de la revocatoria también reclamaron parte de la gloria.

“Éramos David contra Goliat, éramos el Álamo”, dijo Mike Netter, uno de los pocos activistas republicanos del Tea Party cuya ira por la oposición de Newsom a la pena de muerte, su apoyo a los trabajadores indocumentados y sus profundas raíces en la élite dominante ayudaron a inspirar el intento de destitución.

El mero hecho de reunir los casi 1,5 millones de firmas necesarias para desencadenar la elección especial fue “un logro histórico”, dijo Heatlie.

La campaña por la revocatoria, dijeron los dos hombres, ha ampliado el pequeño grupo que comenzó el esfuerzo a una coalición estatal de 400,000 miembros que ya están ayudando a impulsar las propuestas de votación para financiar los bonos escolares, prohibir los mandatos de vacunación en las escuelas y abolir los sindicatos de empleados públicos, que han sido una fuerza demócrata de larga data en California.

Otros republicanos, sin embargo, calificaron la revocatoria como un grave error de cálculo político. Alrededor de una cuarta parte de los votantes registrados en el estado son republicanos, y su número ha ido disminuyendo desde la década de 1990, una tendencia que los proponentes de la revocación creían que podría revertirse si de alguna manera podían cambiar el mando en el estado más grande del país.

La derrota del martes —en unas elecciones especiales que costaron al estado unos 276 millones de dólares— supuso, en cambio, “otro clavo en el ataúd”, dijo Mike Madrid, un estratega republicano de California que ha sido muy crítico con el partido durante el mandato de Trump, acusando en particular al Partido Republicano de haber alejado a los votantes latinos.

Madrid dijo que la revocatoria significaba que, incluso en California, el partido de Trump se había convertido en parte de “una base republicana cada vez más radical, ejercida y reducida, arremetiendo de diferentes maneras en diferentes partes del país”. Observó las acusaciones de fraude electoral que algunos en su partido empezaron a hacer mucho antes de que se cerraran las urnas, replicando a Trump, quien afirmó sin pruebas que los demócratas habían “amañado” las elecciones revocatorias.

A pesar de la enorme diferencia de apoyos, por ejemplo, Elder exigió esta semana, antes de que terminara la votación, que se convocara una sesión legislativa especial “para investigar y mejorar los resultados torcidos”. Dijo que había habido “casos de boletas indocumentadas”, pero no dio ejemplos.

Algunos observadores demócratas se mostraron circunspectos y advirtieron de que la perturbación causada por el intento de destitución apuntaba a problemas más profundos.

“Esta revocatoria era un canario en la mina de carbón”, dijo Sragow, un veterano estratega demócrata que citó las disparidades de ingresos del estado, la escasez de vivienda y la crisis climática. “Y hasta que no se solucionen los problemas que lo crearon, la gente en el poder tiene problemas. Hay mucha rabia, miedo y frustración ahí fuera”.

La votación del martes culminó un esfuerzo de casi un año del gobernador para persuadir a los votantes de que vean más allá de esa oscuridad. Desde principios de este año, cuando quedó claro que la revocatoria contaría con el dinero y el tiempo necesarios para ser sometida a votación, Newsom ha hecho campaña sin cesar.

Aprovechando el enorme superávit del estado —resultado de un aumento más alto de lo esperado de los ingresos y de las cotizaciones bursátiles de los californianos más pudientes—, el gobernador se ha movido de forma agresiva para demostrar que el estado puede proteger su economía y frenar el virus. En los últimos meses, ha distribuido vacunas, ha limpiado la basura en los barrios abandonados por los californianos afectados por la pandemia, ha abierto habitaciones de motel a los californianos sin hogar, ha anunciado cheques de estímulo y ayudas al alquiler para los californianos pobres y de clase media y se ha puesto repetidamente delante de una cortina de lamé dorado para organizar una de las mayores loterías de vacunas del país.

Los anteriores esfuerzos de destitución guiaron su estrategia política. A diferencia de Davis, cuyo vicegobernador se presentó como alternativa demócrata en la revocatoria de 2003, dando efectivamente permiso a los partidarios para destituir al gobernador, Newsom y su equipo despejaron rápidamente el campo de posibles alternativas demócratas.

Al igual que Scott Walker, el exgobernador de Wisconsin y el único gobernador que había triunfado antes en una revocatoria, Newsom pintó el esfuerzo de destitución en términos nacionales y partidistas y rechazó una postura defensiva. Su estrategia impulsó a los principales donantes y a su base.

Al igual que en 2003, cuando se enfrentó a un popular progresista para la alcaldía de San Francisco, Newsom enmarcó la carrera no como un referéndum sobre él, sino como una elección entre él mismo y una alternativa potencialmente catastrófica, en este caso, Elder, cuyo nombre reconocido lo elevó rápidamente a la cima de la lista de aspirantes.

Señalando que Elder había construido una carrera atacando causas liberales, el gobernador lo pintó como un clon de Trump que impondría políticas de extrema derecha en un estado que ha sido un bastión del pensamiento liberal.

“Vota no y sal de ahí”, dijo el gobernador a los votantes, sugiriendo que solo respondieran al llamado de oponerse a la revocatoria y que no respondieron la segunda pregunta de la boleta, que preguntaba quién debía sustituir a Newsom en caso de que la revocatoria triunfara.

Millones de votantes eligieron no responder la segunda pregunta de la boleta; Elder recibió alrededor del 44 por ciento del voto de quienes sí lo hicieron. Kevin Paffrath, demócrata, y Kevin Faulconer, un republicano exalcalde de San Diego, habían recibido cada uno cerca del 10 por ciento de los votos a las 10 p. m., hora del Pacífico.

Ni el apoyo republicano ni los fondos del partido se acercaron a la gran operación y presupuesto para la campaña que tenía Newsom a su disposición.

California no limita los donativos a comités que trabajan a favor y en contra de las revocatorias, pero el estado limita las contribuciones a los candidatos de donantes individuales. Newsom capitalizó las reglas, recaudando más de 50 millones de dólares solo en donaciones de más de 100,000 dólares para oponerse a la revocatoria. Elder recaudó alrededor de 15 millones, y los comités que promovieron la revocatoria recaudaron aún menos fondos.

Muchos donantes republicanos importantes comentaron que parecía inútil intentar revocar a un gobernador demócrata en un estado tan abrumadoramente liberal.



Jamileth