Panorama Norteamericano

La perdurable vida en línea de una transmisión en directo de un tiroteo masivo

2022-05-20

Nuevas copias o vínculos al video se subieron a internet cuando el tiroteo en Christchurch...

Ryan Mac, Kellen Browning and Sheera Frenkel | The New York Times

El video de un minuto y treinta segundos ofrece una aterradora vista en primera persona. Un hombre atraviesa un estacionamiento. Después, saca un arma semiautomática y dispara contra dos personas paradas en un pórtico. Una de ellas cae, mientras que la otra se intenta arrastrar antes de que le disparen de nuevo.

El clip de video en blanco y negro fue subido a Facebook el 15 de marzo de 2019. Fue un fragmento grabado de una transmisión en directo de un tirador el día en el que asesinó a 51 personas en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda.

Durante más de tres años, el video ha permanecido sin cambios en Facebook, cortado en un formato cuadrado y corre a menor velocidad en ciertas partes. Alrededor de la tercera parte de la duración del video, aparece un texto en pantalla que dice: “Comparte ESTO”. Este clip ha obtenido cerca de 7000 vistas y 22 comentarios, incluyendo algunos en los que las personas piden que sea eliminado.

Algunos textos en línea al parecer conectados con el hombre de 18 años acusado de matar a diez personas el sábado en una tienda de víveres en Búfalo, Nueva York, aseguran que se inspiró para un ataque transmitido en directo del tiroteo en Christchurch. El clip en Facebook (uno de decenas que están en línea, incluso tras años de esfuerzos para retirarlos) quizá en parte haya sido la razón por la que las tácticas del hombre armado de Christchurch fueron tan fáciles de imitar.

En una búsqueda a la que se destinaron 24 horas esta semana, The New York Times identificó más de 50 clips y vínculos en línea con el material del tirador de Christchurch de 2019. Se encontraron en al menos nueve plataformas y sitios web, incluyendo Reddit, Twitter, Telegram, 4chan y el sitio de videos Rumble, según la revisión del Times. Tres de los videos habían sido subidos a Facebook desde mucho tiempo atrás, incluso desde el día de los asesinatos, según el Tech Transparency Project, un grupo de vigilancia de la industria, mientras que otros se publicaron en fechas tan recientes como esta semana.

Los videos y los enlaces no fueron difíciles de encontrar, aunque Facebook, Twitter y otras plataformas se comprometieron en 2019 a erradicar el material, presionados en parte por la indignación pública sobre el incidente y por los gobiernos del mundo. A raíz de esto, las compañías tecnológicas y los gobiernos se unieron, formaron coaliciones para acabar con el terrorismo y el contenido extremista violento en línea.

Incluso a pesar de que Facebook eliminó 4,5 millones de piezas de contenido relacionadas con el ataque en Christchurch dentro de los primeros seis meses después de la matanza, lo que el Times halló esta semana muestra que el video de un asesino en masa tiene una vida posterior perdurable (y potencialmente eterna) en internet.

“Es claro que se ha avanzado un poco desde lo sucedido en Christchurch, pero también vivimos en un mundo en el que estos videos nunca se borrarán por completo de internet”, comentó Brian Fishman, un exdirector de contraterrorismo en Facebook que contribuyó a liderar el esfuerzo para identificar y remover los videos de Christchurch del sitio en 2019.

Para burlar a algunas de las grandes plataformas, que en general dependen de la inteligencia artificial para eliminar contenido nocivo, las personas han agregado marcas de agua o filtros para alterar los clips del ataque en Christchurch o modifican la velocidad de reproducción, descubrió el Times. Otras personas comenzaron a publicar las direcciones web de los videos en lugar de subir directamente los clips, para que no sean detectados por los algoritmos que buscan coincidencias entre videos de tiroteos con versiones conocidas previas. Y otras personas más subieron los videos de Christchurch a plataformas de hospedaje menos populares con menos reglas de moderación de contenido.

Si la grabación de Christchurch sirve como guía, el ataque en Búfalo también es probable que perdure en internet. El tiroteo fue transmitido durante menos de dos minutos en Twitch, el sitio de transmisión en directo propiedad de Amazon, antes de ser cortado por la compañía. Sin embargo, bastó para que alguien grabara la matanza y para que los vínculos a esa grabación se difundieran de manera amplia.

Desde entonces, esos vínculos han aparecido en Facebook, Reddit y Twitter. Los videos del ataque del sujeto en Búfalo también han sido subidos a Facebook, Twitter y WeChat, así como a sitios como Rumble, Parler y Truth Social que son populares con los usuarios de derecha, según expertos y una revisión del Times.

Muchos de los sitios afirmaron que estaban trabajando para eliminar los vínculos y los clips de la matanza de Búfalo para que fuera poco probable que proliferaran de manera tan amplia como los clips del tiroteo en Christchurch. Sin embargo, incluso si el material de Búfalo se “reduce de manera significativa” en las plataformas tradicionales, “nunca desaparecería del internet”, mencionó Courtney Radsch, la representante en Estados Unidos de Artículo 19, una organización internacional de derechos humanos.

Facebook, propiedad de Meta, aseguró que por cada 10,000 vistas de contenido en la plataforma, solo un estimado de 5 son de material relacionado con terrorismo. Rumble y Reddit aseveraron que los videos de Christchurch violaron sus reglas y continuaban removiéndolos. Twitter, 4chan y Telegram no respondieron a las solicitudes para hacer declaraciones.

El ataque en Christchurch apareció en línea al mediodía del 15 de marzo de 2019, cuando el tirador comenzó a transmitir en directo la matanza a través de su página de Facebook.

Seis minutos después, la primera grabación de los homicidios se subió a un sitio de hospedaje de archivos llamado Mega, según una investigación del Departamento de Asuntos Internos de Nueva Zelanda. Los sitios de hospedaje de archivos permiten que fotografías, videos y otro contenido sea almacenado y después, compartido en otras plataformas.

Para el final de la jornada, una grabación de la transmisión completa de diecisiete minutos había sido subida a decenas de otros servicios para compartir archivos; sitios de transmisión de video, y plataformas de redes sociales, incluyendo Facebook, YouTube y Reddit.

Muchos de los sitios intentaron quitar los videos conforme los subían, pero se vieron rebasados. Facebook señaló que retiró 1,5 millones de videos en las 24 horas siguientes al incidente, aunque muchos lograron evitar ser detectados. En Reddit, una publicación con el video fue vista más de un millón de veces antes de que la quitaran. Google indicó que es el video que más rápido se ha compartido después de una tragedia, según un informe del Gobierno de Nueva Zelanda.

Durante los siguientes días, algunas personas empezaron a comentar formas de evadir los sistemas automatizados de las plataformas con el fin de mantener en línea el video de Christchurch. En Telegram, el 16 de marzo de 2019, personas que eran parte de un grupo relacionado con la supremacía blanca evaluaron maneras de manipular el video para que no fuera eliminado, según discusiones vistas por el Times.

En los meses subsecuentes, el gobierno de Nueva Zelanda identificó más de 800 variaciones del video original. Funcionarios solicitaron a Facebook, Twitter, Reddit y otros sitios que dedicaran más recursos para quitarlos, según el informe del gobierno.

Nuevas copias o vínculos al video se subieron a internet cuando el tiroteo en Christchurch aparecía en las noticias o se conmemoraba un aniversario del hecho. En marzo de 2020, más o menos un año después del tiroteo, cerca de una docena de mensajes que vinculaban a variaciones del video aparecieron en Twitter. Más videos surgieron cuando el agresor fue sentenciado a cadena perpetua en agosto de 2020.

Otros grupos se unieron para presionar a las compañías tecnológicas a que eliminaran el video. Tech Against Terrorism, una iniciativa respaldada por las Naciones Unidas que desarrolla tecnología para detectar contenido extremista, envió 59 alertas sobre contenido de Christchurch a compañías tecnológicas y servicios de hospedaje de archivos desde diciembre de 2020 a noviembre de 2021, afirmó Adam Hadley, fundador y director del grupo. Eso representa cerca del 51 por ciento del contenido terrorista de derecha que el grupo intentaba borrar de internet, indicó.

“Un video puede tener un alcance gigantesco sin que nadie lo note o una falla en actuar puede convertirlo en un nodo muy popular”, opinó Hadley. “Los terroristas lo saben y tratan de sembrarlo en tantas plataformas como sea posible”.

A pesar de la vigilancia, al menos nueve videos con material de Christchurch aparecieron en Gab, otro sitio marginal, en 2021, según la revisión hecha por el Times. Algunos estaban narrados por teóricos de la conspiración que tenían la hipótesis de que el tiroteo había sido un montaje.

Tras el ataque del sábado, varios enlaces a la masacre de Christchurch aparecieron de nuevo en línea. En Twitter, algunos usuarios que comentaron en las noticias sobre Búfalo preguntaron dónde encontrar videos de los asesinatos de Nueva Zelanda.

“Puedes encontrar todo en Twitter”, respondió un usuario y agregó un emoji de una cara enviando un beso.
 



aranza