Pura Demagogia

El INSABI de Houston

2020-01-20

Después de saber dónde se dio el alumbramiento, la malicia popular preguntó:...

Por Beatriz Pagés | Revista Siempre

No es política ni costumbre de esta casa editorial referirse a la vida privada de los funcionarios públicos, pero la crisis agravada en los servicios de salud pública del país, obliga a retomar lo que alguien llamó “el INSABI de Houston”.

La frase se utilizó para hacer notar que mientras el nieto del Presidente de la República nacía en un hospital del primera, en el país más desarrollado del mundo, millones de mexicanos, los más pobres por cierto, sufrían las consecuencias de la desaparición del Seguro Popular.

En un contexto diferente, tener un nieto nacido en un hospital de lujo, con personal médico de calidad y en un país símbolo del imperialismo neoliberal, no tendría la misma relevancia. En este caso choca y entra en contradicción con supuestos compromisos a favor de la austeridad, el nacionalismo a ultranza y la justicia social.

Después de saber dónde se dio el alumbramiento, la malicia popular preguntó: ¿Por qué la esposa del hijo del presidente no se atendió en uno de los hospitales del INSABI?

No se atendió ahí, porque entre la demagogia, la mentira oficial y la realidad hay un abismo.

La primera obligación de un jefe de Estado es proteger la vida y la salud de su pueblo.

El deber más importante que tiene no es con lo electoral o con lo ideológico, sino con la sociedad que gobierna.

Esa regla, sin embargo, se ha roto en México. Hay niños, hombres y mujeres que no deberían morir y están muriendo.

Hay  que no están recibiendo quimioterapia. Diabéticos que no encuentran insulina. Pacientes graves que no pueden ser operados.

¿La razón? La razón es que la Cuarta Transformación recortó el presupuesto en  salud, redujo  el personal médico, cerró clínicas y mantiene un alto índice de desabasto de fármacos.

¿La razón? La razón es que el gobierno decidió que era más importante guardar el dinero para las elecciones del próximo año, tener un subejercicio cercano a los 250 mil millones de pesos, a mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos.

La cancelación del Seguro Popular no solo es uno de los errores más graves cometidos por esta administración. Se trata de una de las peores injusticias de la 4T en contra de las familias más pobres.

El INSABI está mal hecho, es un acto de propaganda y una ocurrencia. Limita el acceso a la salud de 45 millones de mexicanos que no están afiliados.

El Seguro Popular no era perfecto, pero daba consultas, estudios y medicinas sin costo. Atendía a desempleados y a no asalariados.

Atendía a los niños con leucemía, a los prematuros y a las mujeres con cáncer cervicouterino. Y algo importante: garantizaba la atención en hospitales de alta especialidad para evitar que la gente, sin recursos, quedara en la quiebra. Lo que no hace el INSABI.

Lo que no hace, porque el gobierno y su partido cancelaron el fondo de riesgos catastróficos para que enfermos de gravedad pudieran ser atendidos en centros de alta especialidad.

La 4T decidió, sin embargo, que el Seguro Popular no servía. “Ni es seguro, ni es popular”, se dijo. Pero hoy, nadie sabe cómo funciona el INSABI. Mientras el Presidente dice que todo es gratuito, en los hospitales hacen cobros arbitrarios.

Por cierto, el ex secretario de Salud, Julio Frenk dijo una gran verdad. Decir – como asegura AMLO– que el INSABI será gratuito es mera demagogia. Es “hacer caravana con sombrero ajeno”. El dinero con que se sostienen los servicios de salud pública, es de los mexicanos. No del gobierno.

Mientras los funcionarios — con tal de salvar a la 4T— aseguran que todo está bien, médicos y enfermeras  tienen que poner de su bolsa para comprar gasas, medicamentos y hasta material quirúrgico.

Pero regreso a la parte ética y moral más importante.  ¿Se vale que un gobierno ahorre 250 mil millones de pesos —para ganar los comicios del 2021— cuando a los mexicanos más pobres se les niegan camas de hospital o cirugías por falta de recursos?

¿Estamos ante un despojo a la salud de los mexicanos?


 



regina