Valores Morales

Los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas

2022-09-26

“Disminuyen las medidas, aumentan los precios, alteran las balanzas, obligan a los pobres a...

Por: Pbro. Luciano Conde Hernández 

“Los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios que los que pertenecen a la luz”. Hoy Jesús nos hace ver que hay personas que se conducen movidos por los criterios de este mundo y otros que viven a la luz de la Palabra de Dios. ¿Quiénes son unos y quiénes son otros? El texto de Amós, que hoy se proclama, describe muy bien a los que son de este mundo, dice el Señor por medio del profeta: “Disminuyen las medidas, aumentan los precios, alteran las balanzas, obligan a los pobres a venderse; por un par de sandalias los compran y hasta venden el salvado como trigo”. Entonces, los que se mueven por criterios mundanos, son aquellos que se aprovechan de la necesidad de los pobres para explotarlos, engañarlos y utilizarlos para sus fines egoístas, cometiendo todas esas injusticias que denuncia el profeta.

Los hijos de la luz, son aquellos que, iluminados por la Palabra de Dios y movidos por la gracia, viven la caridad y la justicia con sus hermanos, con especial predilección, los pobres, los enfermos, los ancianos y todos aquellos que, en palabras del Papa Francisco, son los desechos de la sociedad.

Entonces, ¿para vivir como hijos de la luz, qué tenemos que hacer? Primero, dejarnos iluminar por la Palabra; luego, pedir la inspiración del Espíritu Santo para vivir la justicia y la caridad de manera auténtica y no como muchos que “hacen obras buenas, ayudando a los pobres” para luego postear los videos y ganar seguidores y monetizar más, la caridad y la justicia son más que eso.

La caridad se vive mediante el perdón, el servicio desinteresado, la generosidad compartiendo con el hermano que nos necesita, vivir la caridad es ser obediente, la obediencia es fruto del amor, los hijos de la luz, saben corregir con el ejemplo al ser amado, viceversa, también el que ama se deja corregir. Ser hijos de la luz es dejarse mover por el amor de Dios.

El concepto de justicia tiene muchas acepciones y aplicaciones, por ahora baste decir, que la justicia y el amor van siempre unidos y su fruto es la paz; por eso, los hijos de la luz son constructores de la paz, al contrario de los hijos de las tinieblas que provocan violencia, división y muerte. Finalmente, estas líneas no son para señalar entre nosotros quiénes son hijos de la luz y quiénes de las tinieblas, más bien son una motivación para que cada uno, bajo la luz del Evangelio, distinga dónde pertenece e impulsado por la gracia, si es el caso, pueda dar el paso de las tinieblas a la luz.
 



aranza