La Visión del Bucanero

El pueblo lo eligió, el pueblo se equivoco, el pueblo debe corregir la desviación

2020-11-30

Ciudadanía es la calidad política de un individuo o un grupo de personas con los...

Grumete Exigente

Ciudadanía es la calidad política de un individuo o un grupo de personas con los mismos valores humanos que integran una comunidad política, social y económica.

Es el grupo de personas que integran un Estado o Pueblo, constituido como un Estado Legal y Constitucional que reconoce oficialmente los deberes y derechos de los ciudadanos que la conforman.

La ciudadanía combina elementos universales, como son la búsqueda por la identidad colectiva y el acceso a la justicia. Por esto, la ciudadanía democrática busca salvaguardar los derechos tanto individuales como colectivos de una sociedad, mediante la inclusión o la participación de los ciudadanos en las diferentes actividades políticas organizadas por el Estado.

En sentido estricto, la democracia es una forma de administrar el poder del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo, mediante mecanismos de participación directa, o indirecta confiriendo legitimidad a sus representantes ciudadanos.

Antecedentes

El origen de la ciudadanía (como concepto y como hecho histórico) se remonta a la antigua Grecia, específicamente a partir del siglo V, a. C., momento en el cual surgió el primer modelo de gobierno democrático.

Esto trajo consigo la invención de la polis, lo que permitió delimitar los territorios en pequeñas comunidades e introdujo la concepción del individuo como ciudadano.

Gracias a esto se empezó a gestar una transformación contundente dentro de las estructuras sociales y económicas de las sociedades antiguas.

Fue entonces cuando los aristócratas perdieron parte de su poder, pues comenzaron a ser desplazados por nuevos ciudadanos que se enriquecieron a partir de la actividad agrícola llevada a cabo por otros.

En cuanto a la democracia, esta también surge durante el siglo V, a. C. La etimología de esta palabra quiere decir “gobierno del pueblo”, lo que indica que se trata de un gobierno que es controlado y dirigido por el pueblo. Un pueblo culto.

En aquel momento, dicho gobierno se establecía mediante el ejercicio del voto; no obstante, solo aquellos que fuesen considerados como ciudadanos podían ejercer ese derecho, lo que implicaba una exclusión de los niños, mujeres y esclavos. Esto fue cambiando con el paso de las décadas a fin de sumar adeptos. Los excluidos eran los que en aquella época todavía no habían alcanzado una cultura política, porque su educación no se había concretado. Los esclavos se consideraban incultos. En aquella época la ciudad de Atenas contaba con 35 mil ciudadanos y 57 mil esclavos.

Desarrollo

La formación de una ciudadanía democrática implica una mirada abierta e integral sobre el fenómeno educativo y el papel que debe jugar la escuela en ello.

Ejercer los derechos de una ciudadanía democrática implica que se debe actuar de manera responsable; por lo tanto, los ciudadanos deben participar en la búsqueda y el entendimiento del interés colectivo, o sea: buscar el bienestar común.

Además, los ciudadanos demócratas deben velar por el cumplimiento tanto individual como colectivo, para alcanzar algunas metas básicas que contribuyen a conseguir el desarrollo de la sociedad. Por ejemplo, los individuos deben velar por la educación tanto propia como la de sus hijos, así como por su incorporación satisfactoria a la sociedad.

Una ciudadanía democrática ideal, también se caracteriza por permitir el diálogo, creando un espacio en el que se gesta la tolerancia, pero que también permite la realización de un debate plural.

En este caso, el diálogo permite que se lleven a cabo las acciones conjuntas necesarias que contribuyan a las mejoras colectivas. A su vez, los ciudadanos ejemplares deben mostrar respeto por la opinión de los demás.

Una ciudadanía democrática ejercida sabiamente refuerza los valores patrios y demuestra la dignidad de cada individuo.

Por último, la ciudadanía democrática, en la actualidad, plantea que todos los individuos que conforman un país o una región poseen igualdad jurídica, lo que establece que no hay distinción entre raza, género o filiación.

Mediante la democracia, en nuestros días todos los ciudadanos deben ser iguales ante los ojos de la ley y tienen la facultad de participar sanamente en cualquier actividad o propuesta política que venga del Estado. Claro está, las condiciones de esta participación dependerán de las tradiciones y costumbres de cada país.

Para contar con una sociedad armónica, la ciudadanía debe ser democrática, responsable y participativa, o indirecta otorgándoles legitimidad a los representantes del pueblo, elegidos sin manipuleo o acarreo.

En otros países

La ciudadanía se adquiere por nacimiento y supone que dicho ciudadano será capacitado por el Estado durante su primera etapa educativa, para incorporarlos a la sociedad armónica como individuos de bien.

En el caso de los extranjeros que solicitan ser ciudadanos, antes de conseguir tal calidad, pasan por una investigación y un adoctrinamiento, en el cual se comprueba y se insiste en por qué se quiere dicha ciudadanía, se refuerzan los valores humanos registrados en la Carta Magna y se aprenden los valores patrios. Algunos de ellos traerán arraigados sus propios valores, muy parecidos a los que se pretenden inculcar. Otros no, y tienen que aprenderlos. Ambos se comprometen a respetarlos y seguirlos, en una declaración firmada.

Los ciudadanos, además de contar con Escuelas administradas por el Gobierno, necesitan maestros de carrera, o profesionales preparados, dedicados a enseñar y comprobar la asimilación de los conocimientos básicos que forman los cimientos sólidos del ciudadano de bien, orientar al prospecto a continuar (si lo desea y por merito propio) con el aprendizaje de una carrera profesional, o de un oficio que con mayor esfuerzo físico, le facilitará su manutención.

En esta actividad se distinguen dos acciones: enseñar y aprender. En ambas se requiere la participación de maestros preparados en el (coaching) que tengan muy claro los objetivos de su trabajo, esto es: en la formación básica del individuo su participación y responsabilidad es la enseñanza profunda de los valores humanos y éticos, así como enseñar las bondades del idioma, para convivir (entender y hacerse entender) en una sociedad armónica y naturalmente manejar las principales operaciones aritméticas.

El coaching está basado en procesos de desarrollo humano. Trabaja con los individuos, independientemente de sus creencias religiosas, o  filosofías personales. Se basa en dos elementos incentivadores de las personas, como son: la autosuperación y la autorealización.

El coaching de vida es el arte de facilitar el desarrollo potencial de los individuos, a fin de alcanzar objetivos coherentes y cambios en profundidad.

En este proceso, el Coach ayuda a las personas a esclarecer sus metas éticas, ya sean personales o  laborales, y a poner al individuo  en el camino adecuado para alcanzarlas.

Al finalizar esta primera etapa, se estima que el individuo está preparado para aprender un oficio y que en condiciones normales, lo único que necesita es adquirir experiencia, la cual adquiere en un mercado de trabajo, propiciado por un Gobierno responsable.

Terminada esta enseñanza básica (en México: preescolar, primaria y secundaria), sí el individuo se siente animado a pesar de sus carencias, y tiene el propósito de estudiar una carrera formal, debe empezar por cursar la preparatoria (high school), en donde la mayoría de los conocimientos están dirigidos hacia el tipo de carrera que pretende cursar. Por ejemplo, áreas como: Filosofía y Letras, Medicina, Ingeniería, Informática, etc.

En este caso los maestros de carrera, además de estar especializados en las diferentes materias, se mantienen alertas en la asimilación practica de los principios éticos impartidos al estudiante en la primera etapa, de tal forma que si el comportamiento de tal estudiante no cumple con el propósito de estar formado como ciudadano de bien, está obligado moral y oficialmente a cursar las materias especializadas (diseñadas para estos casos), las veces que sean necesarias, antes de recibir el certificado respectivo.

Si su rebeldía, por la razón que sea, se opone a esta regla, entonces se le negará el certificado correspondiente que certificaría oficialmente que cursó dichos estudios satisfactoriamente y que podría ser útil y determinante, para ser contratado por una empresa con un sueldo mejor. Ello no lo exime de poder solicitar y conseguir una constancia de estudios, para los efectos que considere pertinente.

Aunque es poco probable (por los candados existentes) que en la etapa profesional ocurra algo similar de no reconocer y respetar los valores éticos, se aplicará la misma regla.

Con este “debiera” se podrá afirmar que se están formando ciudadanos de bien, que:

•    Ninguno quiera pertenecer al crimen organizado.

•    Pocos serían flojos e ineptos.

•    Al integrarse a la sociedad armónica serían productivos.

•    Se cubrirían los empleos con ciudadanos responsables, capaces.

•    Tendrían interés en la investigación, el orden, la templanza, con la esperanza de contar con un futuro de superación y progreso.

•    Velarían porque el país aprovechara para beneficio de todos, los recursos naturales y los impositivos.

•    Los maestros de carrera adquirirían la distinción y prestigio de modelar al individuo, para contar con ciudadanos de bien.

•    Para los cargos de elección se elegirían ciudadanos preparados y moralmente comprometidos.

•    El país tendría un Gobierno preparado, responsable y digno.

Se contaría realmente con una ciudadanía efectiva.

Designios populistas en este país

Naturalmente este enfoque de la educación gratuita, se opone por mucho a los designios populistas de que todos pueden cursar estudios como sea, salir como sea, y ejercer una carrera como sea. Ahora bien, como no se cree que el gobierno actual sea altruista y generoso, o lo que dice ser; se estima que pretenda generar adeptos fanáticos a su causa, tomando decisiones populistas, y que sus intenciones son convertir al país en otra Venezuela u otra Cuba, en donde impera un socialismo comunistóide, en donde los pueblos fueron sometidos con algún pretexto (conseguir: la libertad, la igualdad, la independencia, el bienestar; o combatir: el imperialismo, el neoliberalismo, la corrupción institucional, el nepotismo, el abuso, etc.), fomentando el conformismo, la inactividad, la desunión, y el presidencialismo, dándola la espalda a cualquier propósito digno de progreso.

Lo increíble de esto, es que esté ocurriendo en un territorio que colinda con otro que práctica el Capitalismo Neoliberal y la libre empresa, y además se erige cómo policía del Mundo Occidental, por ser el más poderoso, gobernado por un racista, necio y arbitrario, igual de inquieto y caprichoso que nuestro ilustre mandatario.

Esto lleva a pensar como ciudadano de bien:

1.    Al vecino le conviene colindar con un país que no levanta, que se mantiene sin aprender (por ser desunido, convenenciero, inculto, egoísta, y carecer de integridad y templanza), sumergido en sistemas políticos individualistas, distraído con el canto de las Sirenas (dirigentes manipuladores), probando si con alguno hay suerte.

2.    Somos tan débiles, desunidos y creídos que no representamos riesgo alguno y en cualquier momento nos apaciguan.

3.    Con estas características, nos obligan a servir como barrera (obstáculo) circunstancial e ineficiente al tráfico de drogas, a la fluencia de migrantes, u otra amenaza de mayores proporciones.  

4.    En el caso de que no podemos controlar el tráfico de drogas, cuyos cárteles están siendo considerados por el déspota vecino, como amenazas terrorista que atentan contra la seguridad de su país, podríamos ser intervenidos, sin que nadie se oponga.

5.    En un caso extremo, podríamos perder Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y si nos atontamos Nuevo León, porque a nuestro mesías se le ocurrió imponer una economía moralista personalizada, con la cual los Gobernadores no están de acuerdo.

6.    En último caso, podríamos pasar a ser parte de USA como es Puerto Rico, eso sí, conservando el muro que nos aparta de su progreso, empleos, calidad de vida y raza privilegiada según ellos.

Lo que está sucediendo en el país con la administración actual, nos hace sentir: indolentes, timoratos, cobardes, engreídos, muy machos con las mujeres y los niños, comparsa del poder político, vendidos, enemigos crueles de nosotros mismos y vamos para más; cuando empiecen a funcionar las cien Universidades del Gobierno, las más de tres mil sucursales del Banco del Bienestar; se instale el dólar convertible; se habiliten las casas comunitarias (metiendo a los pobres en las casas de la clase media), se intervenga la red telefónica y el Internet, se administren los sueldos en dólares de los empleados mexicanos en empresas extranjeras, por una empresa del Gobierno que reduzca por orden superior, el salario y pague con pesos devaluados, para que no se nos olvide que somos pobres, nos sujetemos a un carnet de componentes alimenticios racionados, se militaricen los servicios, y algo muy penoso: que las mujeres tengan que prostituirse, para llevar “heroicamente” el alimento a sus casas, etc., etc.

Pareciera que el partido hegemónico y partidos comparsas (inocuos, protagonistas, ambiciosos y desunidos) perdieron la partida, y vamos a paso veloz, siguiendo al nuevo partido fanático del mandatario, hacia un indeseable socialismo comunistoide, y que la única alternativa de corrección es vendernos a USA, como lo hizo Antonio López de Santa Anna para salvar su pellejo, o verse obligado a entregar la soberanía a USA como le sucedió a Don Benito Juárez, desoyendo los comentarios, razonamientos, advertencias, de los líderes atrevidos, que por su falta de visión y probidad, han desaprovechando la oportunidad de unir a un pueblo con las mismas características nefastas personales de ellos.

Si lo que está sucediendo en México y en otros países, no queremos interpretarlo como una amenaza, y no se detiene la violencia que está consumiendo a la sociedad, entonces la libertad para el desarrollo, es una falacia, y no existe futuro.

Que se puede hacer

En virtud de que el ciudadano en general no cuenta con un dirigente adecuado que lo represente, ya que los integrantes de los Diputados están alineados descarada y convenencieramente con el poder ejecutivo, se propone:

*    Elegir y apoyar un líder probado, honesto y bien centrado que represente políticamente a la ciudadanía opositora.

*    Que su bandera no sea él, ni su partido, sino el país, encarrilado hacia el progreso y bienestar del pueblo.

*    Con características personales, como:

*     Se exprese claramente con propiedad y respeto, sin dichos, sin modismos, sin groserías y sin burlas.

*     Tenga carisma e inspire respeto.

*     No sea agitador y/o leguleyo.

*     Sea responsable, ecuánime, lógico, valiente y justo.

*     No se deje provocar por los borregos populistas.

*    Que este registrado con todas las de la ley (legalmente) como Presidente de una Organización civil que aglutina (representa) a la ciudadanía reflexiva y unida, con facultades propias y legítimas para participar en las sesiones de la Cámara de Diputados.

*    En caso de que pueda, o no participar en dicha Cámara, deberá contar con permisos legales que le permitan organizar mítines en los Zócalos y zonas libres de las poblaciones del país. Tal como lo hizo el mandatario actual, cuando se auto nombró presidente legitimo, sin serlo.

Que sus arengas principales sean:

*     Para unir a un pueblo en un solo frente que se oponga a la ruta socialista comunistóide que está siguiendo el actual mandatario.

*     Convencer al pueblo en general para que adquiera la calidad que le confiere ser ciudadano mexicano, a fin de ejercer su responsabilidad para exigir sus derechos como tal, a cambio de cumplir con sus obligaciones y deberes con la sociedad a la que pertenece.

*     Que el Gobierno actúe como regulador, promotor y facilitador de la libre empresa, y de ninguna manera como competencia de la Iniciativa Privada. Esto sería liberalismo, como se estableció en el Mundo y lo implantó en México, Don Benito Juárez.

*     Que los proyectos nuevos o en proceso, sean analizados desde todos los puntos de vista y no solo por cumplir (rastreramente) con el capricho personal del sabio y prepotente mandatario.

*     Que las fuerzas del orden sean cuerpos permanentes en cada Estado, integradas con elementos Civiles, entrenados bajo el régimen militar, en número suficiente para responder por la seguridad de los habitantes de cada lugar, sujetos a las recomendaciones de la CNDH, de no maltratar, ni torturar al presunto delincuente.

*     Que la Guardia Nacional sea un cuerpo de élite, capacitado y con recursos propios para intervenir letalmente (sin intervención de la CNDH) a solicitud de cada Gobernador de Estado y con la anuencia de la Federación, para resolver problemas graves específicos, bien identificados, ajenos al Narcotráfico. El número total de la Guardia no rebasarían los 15 mil elementos y podrían desplazarse eventualmente en su totalidad para combatir al Crimen Organizado. No besos, ni abrazos, solo captura, juicio y sentencia, o exterminio autorizado en caso de violencia.

*     Que en virtud de que no somos un país bélico, sino defensivo, las fuerzas armadas como son el Ejército y la Marina, además de su función cívica, se abocaran a combatir el Narco Trafico y apoyar a la Guardia Nacional en la eliminación del Crimen Organizado y que por razones varias (incapacidad, colusión, sometimiento de la población, recurso de intimidación, financiamiento de campañas, etc.), algunos políticos coludidos se han opuesto a su exterminio, fungiendo como piedras en el zapato. Con el mismo propósito la Guardia Costera de la SEMAR seguiría con la custodia del litoral Nacional y Cuerpos de agua, para combatir el tráfico de estupefacientes y todo lo que concierna al internamiento por los litorales, del Crimen Organizado.

*     Que la educación se realice bajo las bases éticas, ya explicadas ampliamente, corrigiendo las arbitrarias y medidas populistas que ha impuesto el actual mandatario (Andrés Manuel López Obrador) y que las ha fortalecido con justificaciones amañadas que harán más difícil su eliminación o el cambio de dirección.

*     Que para que los proveedores de las Instituciones del Gobierno, en general estén autorizados como tal, deberán someterse al escrutinio e investigación de su Acta constitutiva, legitimidad de su capital de trabajo, así como: verificación de precios, calidad del producto, descuentos por volumen, tiempos de entrega, de los servicios o productos que ofrece, por el departamento de adquisiciones de cada dependencia, cuyas operaciones serán verificadas al azahar y denunciadas en su momento por la Contraloría de la Federación. Cualquier desviación a la probidad, honradez y calidad del producto, así como sospecha de soborno y posible robo, relacionados con los suministros, será turnado a la PGR para la captura de los sospechosos, a fin de que el FGR  someta el caso al Poder Judicial para juicio, sentencia y pena respectiva.

Por una mayoría ciudadana

*    Como filosofía general, la nueva administración del Gobierno Federal se debería comprometer a :

*    Reconocer íntegramente el concepto de ciudadanía, respetarla y hacerla valer en cualquier situación.

*    Responsabilizarse del funcionamiento correcto o incorrecto de las Instituciones de Gobierno, delegando la autoridad y la toma de decisiones operativa en los administradores generales.

*    Identificar cualquier desviación en la operación de las Instituciones, ya sea por la deficiente actitud de su personal, por las malas condiciones del equipo y/o por la baja calidad del servicio que ofrece, a fin de llevar a cabo la investigación oportuna de la situación, por personal ajeno y especializado de la Contraloría de la Federación, a fin de corregir lo que amerite: reparación o reposición del equipo, cambio de actitud, traslado, o sustitución de personal, así como modificar el proceso o los procedimientos de operación, etc., y sí aplica, solicitar la captura de los responsables, para someterlos a Juicio.

*    En ningún momento es justificable la eliminación de una Institución, o un Programa Social, que debería estar funcionando correctamente y por alguna razón no está dando los resultados que se esperan. Tampoco, ningún líder por populista que sea, está autorizado para despreciar los recursos económicos del Estado, ni el esfuerzo de los demás, por capricho o razones personales.

*    Tampoco será justificable terminar arbitrariamente un contrato, sin encontrar violaciones al mismo y sin fincar responsabilidades. Llegado el caso, específicamente se tomarán providencias para evitar escases, o desabasto a los centros de distribución que afecten de alguna manera el servicio a los usuarios, ocasionándoles: entorpecimiento, retrasos, molestias y daños de cualquier índole. Se debe pensar en los intereses de los demás.

*    Ya que la responsabilidad de la Nación, desde siempre ha recaído en la administración del Ejecutivo Federal, y en virtud de que los Gobiernos de los Estados, algunas veces han ignorado los compromisos administrativos que tienen con la Federación, esta debe tener injerencia formal para poder influir profesionalmente en el comportamiento de los Gobernadores de los Estados (del partido que sean) en todo lo concerniente a las funciones que afectan a la Federación, como son:

*     El endeudamiento del Estado en moneda extranjera.

*     El cumplimiento de los Planes de estudios.

*     La operación efectiva de los servicios de salud en calidad y asertividad.

*     El abasto de alimentos y enceres de limpieza.

*     El pago de los servicios prestados por la Federación a las Instituciones del Estado.

*     La calidad de los servicios prestados a la ciudadanía, como son:

*    Urbanización.

*    Registro de la propiedad.

*    Suministro de energía eléctrica.

*    Alumbrado y señalización.

*    Red y suministro de agua.

*    Drenaje y alcantarillado.

*    Mantenimiento de calles, banquetas y vías de comunicación del Estado.

*    Funcionamiento y equipamiento de los cuerpos policiacos.

Pero de ninguna manera tratará de cambiar el significado de lo que es Federación, oficializando Agentes Federales (por el motivo que sea), para que funjan como intermediarios en la canalización de los recursos destinados a los Estados.

Así como se está consciente del pésimo proceder de los gobiernos pasados, asaltando las arcas de la Nación, imponiendo a familiares y amigos sin meritos en cargos de gobierno, imponer la red de favores que violan toda normatividad, desarrollando formas novedosas para sacar provecho del puesto, proteger a los deshonestos, anular las fuerzas del orden, coludirse con el crimen organizado, facilitar el tránsito y venta de estupefacientes en la República, mantener baja la calidad de la educación, para no tener opositores en su mandato; fomentar la cleptocracia antipatriota en el político mexicano, desaparecer la exigencia en todo lo que se hace, desestimar el esfuerzo y los planes futuros del ciudadano, apoyar la desunión de los que podían oponerse, posiblemente porque tenían cola que les pisasen.

En la misma forma se puede asegurar que la administración actual, está haciendo lo mismo que se imputa a los gobiernos pasados, como es el nepotismo, mantener la red de favores, proteger al crimen organizado, limitar las fuerzas del orden, ampliar la red de mentiras, proteger a los deshonestos, manejar una corrupción personalizada, justificar el proceder deficiente de sus colaboradores, conservar la opacidad de sus gastos, bajar la calidad de la educación, para no tener opositores a su mandato, etc., etc., con el agravante de que está haciendo lo que cree necesario para imponer una administración socio comunistoide, abusando del poder conferido, actuando como Dictador, con lo que el retroceso es notorio, digno del tercer Mundo, del cual no hemos podido salir.

Y por si fuera poco, está conquistando fanáticos incultos, en número tal que si los partidos que votaron en las elecciones pasadas se unieran, sus votos serían insuficientes para contrarrestar a tales adeptos. La única solución podrían estar en los que se abstuvieron de votar, aunque algunos beneficiados con las dadivas del ejecutivo, votarían a favor del mismo.

Entonces no queda otra, o nos ponemos listos o seguimos pasivos con el futuro incierto que dejaremos a los hijos.

Ejercer la presidencia de un país, no es asunto fácil, ni creemos que puede hacerlo cualquiera, pero: ¿Sí la administración actual, está afectando para mal a todos, en mayor o menor medida?

Entonces, es cuestión de tomar conciencia, para unirse en una mayoría ciudadana, así qué… el asunto continúa en manos de lo que debe ser la ciudadanía.

El pueblo lo eligió, el pueblo se equivoco, el pueblo debe corregir la desviación.



JMRS