Vox Populi

“Estamos ante un grave peligro de ruptura del orden constitucional”: Porfirio Muñoz Ledo

2021-05-07

Muñoz Ledo expresa su rotundo rechazo a la extensión del mandato de Arturo...

Francesco Manetto, El País

Porfirio Muñoz Ledo (Ciudad de México, 87 años) se conecta a la videoconferencia con el teléfono celular en la mano. Está a la espera de llamadas —durante la entrevista recibe dos— de adhesión a la iniciativa que tiene previsto lanzar este martes, una plataforma llamada Encuentro por la República en defensa de la Constitución y de órganos autónomos como el Instituto Nacional Electoral (INE), convertido en las últimas semanas en el principal blanco de las críticas de Andrés Manuel López Obrador. El veterano político progresista dirigió el PRD en los años noventa, justo antes de que el actual presidente tomara las riendas de ese partido y acelerara su carrera. Un tiempo fueron amigos, pero hoy el diputado y militante de Morena es una de las conciencias más críticas de su proyecto, la Cuarta Transformación. Desde la izquierda, asegura.

En conversación con EL PAÍS, Muñoz Ledo expresa su rotundo rechazo a la extensión del mandato de Arturo Zaldívar al frente de la Suprema Corte y censura las presiones ejercidas por el Gobierno sobre las autoridades electorales. Al dirigente, que el año pasado buscó convertirse en líder de la formación, le preocupa el comportamiento polarizador de López Obrador, pero sobre todo algunas reformas, empezando por la del Poder Judicial: “Estamos ante un grave peligro de ruptura del orden constitucional”.

Pregunta. Usted presenta un frente en defensa de la Constitución. ¿Qué es y qué busca con ello?

Respuesta. Se le llamó frente amplio porque es una gran convocatoria, pero el evento se llama Encuentro por la República. En México hay un gran peligro que anuncia o que ya protagoniza violaciones graves a la Constitución por parte del Ejecutivo federal. Quiero referirme a la lucha cívica por la defensa de las instituciones autónomas. La principal víctima o sujeto de esta cuestión es el Instituto Nacional Electoral (INE), institución que hemos construido con muchos sacrificios, muchos afanes y muchos contratiempos también. Antes las elecciones las organizaba el Gobierno, la Comisión Federal Electoral, se sentaba con el ministro de Gobernación, con los partidos, organizaba las elecciones fundamentalmente a través del sindicato de maestros por la razón de que es la única institución que está absolutamente en toda la República. Ha habido muchos problemas, poco a poco se había entendido en México que se necesita una institución nacional electoral independiente.

P. Se refiere al INE.

R. Recientemente ha habido unos casos sobre los que ha fallado el INE con los que no está de acuerdo el Gobierno. Pero ha hecho una aplicación estricta de la ley. Como en todas las elecciones hay escándalos. ¿Que el órgano autónomo comete a veces errores? Los comete. Pero es una institución fundamental. El ciudadano presidente ha propuesto que las elecciones las organice el Poder Judicial de la Federación, con el que hace rato estaba enojado. ¿Se imagina a los jueces duplicando su función?

P. Volvamos a su iniciativa. ¿Qué busca?

R. En esta reunión de ciudadanos libres e independientes habrá gente que milite en un partido, yo mismo soy miembro de Morena, habrá del PRI, miembros del PAN, de todos los partidos. El PT no me ha confirmado. No vamos para hacer campaña electoral. No es un acto de oposición. No en favor de ningún partido, sino del fortalecimiento del órgano electoral. Y hay otros órganos que han vistos impugnados sus datos, sus cifras, por ejemplo sobre la construcción del aeropuerto que ahora se cayó. Una institución importantísima para el país, el INEGI [Instituto Nacional Estadística y Geografía]. Es muy importante que haya un centro de información autónomo que dé datos auténticos que nadie pueda controvertir. Sin embargo, el ciudadano presidente frecuentemente dice: “Yo tengo mis cifras”. El jefe del Estado y tiene que entender que esas son los cifras oficiales, pero no oficiales en el sentido de oficialista.

P. ¿ Lleva este comportamiento a una intromisión en otras instituciones?

R. Estamos en una situación muy delicada. El presidente de la República ha llamado a violar la Constitución en un caso sumamente delicado en el que el Senado de la República aprobó una reforma al artículo Décimo Tercero transitorio de la Ley orgánica del Poder judicial, permitiendo la prolongación del mandato del presidente de la Corte. Esto es muy delicado porque la Constitución dice textualmente que el presidente de la Corte durará en su mandato cuatro años. Punto. Es gravísimo que el presidente apoye eso y que obligue que una mayoría, de la que soy miembro... El presidente se hizo cómplice u obligó o forzó o indujo a la mayoría de la Cámara para que también votara en contra de la Constitución. Y ahora quiere inducir a la Suprema Corte para que se liquide ella misma y decida que puede elegir a su presidente. Esto nos convierte, y lo digo con conciencia y muchísima pena, en una república bananera. No lo merece el país, no lo merecen nuestras instituciones democráticas, no lo merece nadie.

Porfirio Muñoz Ledo continúa, entre referencias históricas, y pasa a hablar de los sectores energéticos. ¿Por qué? “La ley energética reafirma legalmente una historia extractivista que nos viene de la colonia y tiende a minimizar ya reducir el alcance de las energías limpias. Hubo un tiempo en que toda la industria eléctrica estaba nacionalizada. Tiempo más tarde la producción dejó de ser monopolio del Estado. ¿Hubo corrupción? Sí, en los sexenios pasados, sobre todo en el último. Pues, debe corregirse la corrupción. El director de la CFE no tiene razón alguna. Y ahí comienza el pleito con los jueces, cuando empiezan a fallar amparos”.

P. ¿Ahí es donde es dónde ve una interferencia?

R. Les empieza a llamar corruptos y se hacen caricaturas donde se ven a los jueces con cara de cochinos, billetes en las manos. Eso no es propio de una democracia. Ahí empieza a atacar a los jueces y como no le hacen caso empieza a meterse en el poder judicial. Y ahí también está en entredicho el presidente de la Corte, un magnífico jurista que yo considero probo y amigo mío. ¿Por qué quiere el presidente que se reelija? Porque el presidente de la Corte es al mismo tiempo presidente del Consejo de la Judicatura [el órgano de vigilancia de los jueces]. Nosotros queremos defender la Constitución, no somos un partido político, somos personalidades civiles, algunas miembros del partido, y he invitado a responsables de los organismos autónomos. Si el presidente desconoce la autonomía del tribunal electoral de la federación, del INE, de las cifras y datos estadísticos, entonces no existe autonomía de los poderes del Estado. Estamos ante un grave peligro de ruptura del orden constitucional. Si esto ocurre, si la Corte cede y respalda la posición del presidente, suicida su propia autonomía. El asunto es ya muy grave para mí.

P. Usted es militante de Morena, pero su posición se encuadra más en la oposición al Gobierno...

R. Pero desde una oposición de izquierda y eso no le gusta al Gobierno. Espero todavía reelegirme por mi propio partido, pero me han hecho una guerra interna imposible.

P. ¿Qué ha pasado con su candidatura?

R. El Tribunal Electoral ya acaba de fallar a favor mío. La llamada Comisión de Justicia de Morena me incapacitó porque dijo que no me había registrado. No solamente me registré. Es inconcebible que quien me sucedió en la Presidencia de PRD en 1996 y se adhirió a nuestra causa democrática, Andrés Manuel López Obrador, haya tomado una actitud más autoritaria que los Gobiernos del PRI. En vez de una transición democrática hemos tenido una regresión autoritaria.

P. Sin embargo, según las encuestas, el presidente conserva popularidad y el partido tiene buenas perspectivas con vistas a las elecciones de junio.

R. El presidente de la República fue mi compañero y amigo hace mucho tiempo. Personalmente no nos hemos peleado, es muy hábil. Los estatutos de Morena dicen que no debe ser un partido de pensamiento único, que tenemos derecho a disentir siempre y cuando busquemos un resultado común. Andrés Manuel es muy hábil, desde que incursionó en la vida pública en Tabasco. Desde ese momento, tuvo el éxito de polarizar, bueno y malo, polarizando ha avanzado. Ahora, creo que este no es un tema de polarización, sino de consenso nacional. Su palabra le gusta a la gente y sigue con un 62% de simpatías, pero eso plantea un problema serio. ¿Tiene por ello derecho a modificar la Constitución?

P. Cualquier conversación sobre política gira más en torno a lo que vendrá, es decir, las elecciones de 2024, que sobre el presente.

R. Yo no pienso promover ni un partido ni una organización política, ni tengo los medios ni tengo la edad para ello. Lo que quiero es despertar la conciencia nacional. Y me interesa mucho despertar también la conciencia internacional.



Jamileth