Cultura

La última obra de Van Gogh esconde una pista sobre sus días finales

2020-07-29

Louis van Tilborgh, investigador principal del Museo Van Gogh, dijo en una entrevista que el...

Por Nina Siegal | The New York Times

ÁMSTERDAM — Hace ciento y treinta años, Vincent van Gogh despertó en su habitación en una posada en Auvers-sur-Oise, Francia, y salió, como solía hacer, con un lienzo para pintar. Esa noche, regresó a la posada con una mortal herida de bala. Murió dos días después, el 29 de julio de 1890.

Los académicos han especulado durante mucho tiempo sobre la secuencia de eventos el día del tiroteo, y ahora Wouter van der Veen, un investigador en Francia, dice que ha descubierto una gran pieza del rompecabezas: la ubicación precisa donde Van Gogh creó su última pintura, “Raíces de árbol”. El hallazgo podría ayudar a comprender mejor cómo el artista pasó su último día de trabajo.

“Ahora sabemos lo que hizo durante su último día” antes del disparo, dijo Van der Veen, director científico del Instituto Van Gogh, una organización sin fines de lucro establecida para preservar la pequeña habitación del artista en el Auberge Ravoux, la posada en Auvers-sur-Oise. “Sabemos que pasó todo el día pintando esta obra”, señaló Van der Veen.

“Raíces de árbol” fue pintada en la Rue Daubigny, una carretera principal que atraviesa Auvers-sur-Oise, localidad ubicada unos 32 kilómetros al norte de París, descubrió Van der Veen. Las raíces y troncos de árboles enredados y retorcidos aún se pueden ver hoy en la ladera de una colina, a solo 152 metros del Auberge Ravoux, donde Van Gogh pasó los últimos 70 días de su vida.

Investigadores del Museo Van Gogh en Ámsterdam han respaldado el hallazgo. El martes 28 de julio, la directora del museo, Emilie Gordenker, asistió a una presentación donde se develó el lugar.

Louis van Tilborgh, investigador principal del Museo Van Gogh, dijo en una entrevista que el descubrimiento era “una interpretación, pero parece que es verdad”.

Van der Veen dijo que llegó al hallazgo mientras miraba imágenes de Auvers de alrededor de 1905, que le había prestado Janine Demuriez, una mujer francesa de 94 años que ha coleccionado cientos de postales históricas. Una de ellas muestra a un ciclista en la Rue Daubigny, de pie junto a un terraplén empinado, donde las raíces de los árboles son claramente visibles.

Van der Veen dijo que durante el confinamiento simplemente tenía la postal en la pantalla en su casa en Estrasburgo, Francia, cuando algo hizo clic en su cabeza: la postal le recordaba a “Raíces de árbol”. Abrió una versión digital de la pintura, y las comparó lado a lado.

La postal “no es un documento secreto que nadie puede encontrar”, dijo Van der Veen. “Muchas personas ya la han visto, y reconocen el tema, el motivo de las raíces de árbol. Estaba oculto a plena vista”.

Como no podía viajar desde Estrasburgo, Van der Veen llamó a Dominique-Charles Janssen, dueño del Instituto Van Gogh, que estaba en Auvers, y le pidió que echara un vistazo a la zona.

“Yo diría que del 45 al 50 por ciento todavía está allí”, Janssens dijo en una entrevista telefónica, al referirse al enredo de raíces. “Cortaron algunos de los árboles, y estaba cubierto de hiedra, pero eliminamos parte de eso”.

Van Gogh habría caminado a lo largo de la Rue Daubigny para llegar a la iglesia de la ciudad, que pintó para “La iglesia de Auvers-sur-Oise” en junio de 1890, y para dirigirse a los extensos campos de trigo justo afuera de la ciudad, donde pintó “Trigal con cuervos” en julio, dijo Van der Veen.

Durante mucho tiempo se ha debatido sobre qué pintura fue la última obra de Van Gogh, porque el artista tendía a no fecharlas. Mucha gente cree que fue “Trigal con cuervos”, porque la película biográfica de 1956 de Vincente Minnelli “Sed de vivir” representa a Van Gogh, interpretado por Kirk Douglas, pintando esa obra mientras enloquece, justo antes de suicidarse.

Andries Bonger, quien escribió algunos de los eventos que rodearon la muerte de Vincent y era cuñado de Theo van Gogh, el hermano de Vincent, señaló en una carta: “La mañana antes de su muerte, había pintado una escena del bosque, llena de sol y vida”.

En 2012, El Museo Van Gogh publicó un artículo de Van Tilborgh y Bert Maes que argumentaba que la carta se refería a “Raíces de árbol”, una pintura inacabada en la colección del museo. Esa afirmación ahora ha sido ampliamente aceptada por los estudiosos.

Debido a la forma en que se representa la luz en las raíces, Van der Veen dice que cree que Van Gogh estaba mirando su la escena hacia el final de la tarde, alrededor de las 5 p.m. o 6 p.m. Dice que cree que esto significa que Van Gogh probablemente haya pasado todo ese día pintando.

Van der Veen agregó que la nueva evidencia desafía una teoría presentada en 2011 por Steven Naifeh y Gregory White Smith en la biografía, Van Gogh: la vida. Ellos argumentaron que Van Gogh no se suicidó, sino que se habría emborrachado y discutido con dos niños pequeños, quienes lo mataron accidentalmente, no muy lejos del Auberge Ravoux. La investigación de Van der Veen sobre “Raíces de árbol” se publicó en un libro en Francia, y también estará disponible en inglés, en forma digital.

“Ahora que sabemos que pintó durante todo el día, hubo aún menos tiempo para que eso sucediera”, dijo Van der Veen.

Naifeh respondió que sería imposible determinar la hora de una pintura según el ángulo de la luz. “No es una fotografía, es una pintura”, dijo en una entrevista telefónica. “Van Gogh pintaba de manera algo abstracta, y siempre presentaba muchos inventos pictóricos”, agregó, por lo que sería difícil saber si pintaba la luz que veía con sus propios ojos o simplemente la creaba en el lienzo.

Naifeh dijo que el descubrimiento podría incluso apoyar su teoría del asesinato. “El hecho de que salió y pintó todo el día, no solo una pintura promedio sino una pintura muy importante, indica que puede no haber estado deprimido”, dijo. “De lo contrario, fue un día normal productivo, y eso va en contra de la idea de que él podría ir y suicidarse”.

Van der Veen estuvo de acuerdo en un punto. “Confirma todo lo que la mayoría de testigos dice en ese momento, que su comportamiento fue perfectamente normal en los últimos días”, dijo. “No había señal de que estuviera en crisis”.

Sin embargo, Van der Veen sostiene que Van Gogh se suicidó, lo que es también la posición oficial del Museo Van Gogh.

Van Gogh también había hecho un dibujo de raíces de árboles cuando vivía en La Haya en 1882. Describió la obra de arte a su hermano, Theo, en una carta.

Él escribió que quería que el árbol “expresara algo de la lucha de la vida”, y que lo veía “enraizándose frenética y fervientemente, por así decirlo, en la tierra, e incluso siendo destruído por la tormenta”.

Van der Veen dijo que “Raíces de árbol” expresaba algo similar.

“Terminar su vida con esta pintura tiene mucho sentido”, dijo. “La pintura ilustra la lucha de la vida, y la lucha con la muerte. Eso es lo que deja atrás. Es una nota de despedida en colores”.
 



regina
Utilidades Para Usted de El Periódico de México