Ecología y Contaminación

Perú actualiza cifra de derrame: sube a 11,900 barriles

2022-01-28

La audiencia fue virtual por las restricciones que en Perú rigen a causa de la pandemia por...

Por FRANKLIN BRICEÑO

LIMA (AP) — Perú actualizó el viernes la cantidad de petróleo derramado en aguas del Pacífico a mediados de enero frente a una refinería de Repsol y dijo que sumaban al menos 11,900 barriles en una tragedia que ha calificado como el “peor desastre ambiental” en su capital en las últimas décadas.

El anuncio ocurre horas después de que un juez peruano prohibió salir del país por 18 meses al director local de la española Repsol, Jaime Fernández-Cuesta, tres gerentes y un funcionario estatal, investigados por el presunto delito de contaminación ambiental luego del derrame.

El ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, indicó en conferencia de prensa que “el nuevo estimado es de 11,900 barriles”, un aproximado de al menos 1,8 millón de litros de petróleo, y añadió que la cifra podría ir aumentando. “De acuerdo a cómo se den las evidencias...esto va a variar”, dijo.

Hace 10 días, el ministro Ramírez precisó que, según lo informado por Repsol, se habían vertido al menos 6,000 barriles. Tras el derrame que se produjo el 15 de enero, Repsol había informado a las autoridades que sólo se habían derramado siete galones, aproximadamente 26,5 litros.

Hasta el miércoles se habían recogido 4.225 barriles que contenían petróleo con aceite, indicó el viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales.

La empresa italiana propietaria del buque “Mare Doricum” —desde el que se descargaba el crudo al momento en que supuestamente azotó un fuerte oleaje atribuido a una erupción volcánica submarina cerca de Tonga— dijo el viernes que estaban transfiriendo a otra nave el resto de la carga de su buque petrolero anclado en el puerto de El Callao y esperan concluirlo durante el resto del día.

Perú prohibió zarpar al buque italiano, propiedad de Fratelli d’Amico Armatori S.p.A, y ha indicado que si la nave decide abandonar el país debe pagar una fianza de 37,5 millones de dólares.

Más temprano, el juez Romualdo Aguedo —de la corte de Puente Piedra-Ventanilla, cerca del derrame— dijo que prohibía la salida de los ejecutivos de Repsol porque existe un “potencial peligro de fuga... por la facilidad y continuidad para salir del país”, mostrado en años recientes.

Los abogados de los imputados no apelaron la decisión judicial, pero en la víspera precisaron que la solicitud de la fiscalía no es necesaria, ni proporcional. En Perú el delito de contaminación ambiental se castiga con entre 4 y 6 años de cárcel.

The Associated Press pidió comentarios a Repsol sin obtener una respuesta al momento. En la víspera la compañía le dijo a la AP que “seguiremos prestando toda nuestra colaboración con cualquier investigación penal, como ya lo estamos haciendo con la investigación preliminar en curso”.

La audiencia fue virtual por las restricciones que en Perú rigen a causa de la pandemia por el nuevo coronavirus luego que el país declaró el inicio de una tercera ola de contagios a inicios de enero.

Los trabajos de más de 2,000 peruanos —contratados por Repsol y sus subsidiarias— continuaban para limpiar la costa y el mar peruano, uno de los más biodiversos del mundo. Al momento las autoridades afirman que 713 hectáreas de mar y 180 hectáreas de tierra han sido contaminadas.

Perú declaró en emergencia ambiental al país tras recomendar no asistir a 21 playas en el Pacífico por estar contaminadas tras el derrame, un suceso que el gobierno califica del peor desastre ambiental en su capital en los últimos tiempos.



aranza