Reportajes

Yemen, cuatro años y millones de vidas rotas por la guerra

2019-03-25

"Vendí mi coche y mi tienda para poder cubrir las necesidades de mis hijos. No nos...

 

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) - Cuando la coalición internacional que lidera Arabia Saudí comenzó a bombardear Yemen el 26 de marzo de 2015 en apoyo al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, una de las primeras casas en verse afectada fue la de Yasir al Hibshi. Como él miles de yemeníes han visto cómo sus vidas saltaban por los aires en un conflicto que cumple ahora cuatro años.

"Un bombardeo aéreo nos alcanzó el 26 de marzo de 2015. Yo estaba durmiendo y tres de mis hijos murieron: Aisha, de 11 años, y mis hijos Ammar, de 17, y Alaa al Deen, de 14", cuenta Yasir, quien resultó gravemente herido en la cabeza y en la columna y se pasó varios días en coma, sin saber qué había sido de su familia.

"Pensaba que mis hijos estaban en la unidad de cuidados intensivos, no en la morgue", reconoce al Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). Finalmente, después de que le operaran sus familiares se decidieron a contarle poco a poco lo sucedido. "Les pregunté directamente '¿dónde están mis hijos?' y me dijeron que habían muerto", recuerda.

Yasir perdió ese día a sus hijos y también su casa, para cuya construcción estuvo ahorrando cinco años. Antes de la guerra, tenía una tienda de ultramarinos, un coche y sus hijos iban a la escuela. Ahora, no tiene trabajo ya que aún sigue sin haberse recuperado del todo de sus heridas y sufre "fuertes dolores".

"Vendí mi coche y mi tienda para poder cubrir las necesidades de mis hijos. No nos morimos de hambre porque algunos familiares y amigos nos ayudan", asegura. "Ya hemos tenido suficiente guerra, hay demasiada tragedia y demasiadas familias han quedado arruinadas, ¿para qué?", se pregunta.

Yemen era ya antes de la guerra uno de los países más pobres del mundo. Los cuatro años de conflicto entre el Gobierno, apoyado por la coalición militar, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, ha dejado a la economía en ruinas. Según el Banco Mundial, el PIB se ha contraído un 39 por ciento desde finales de 2014 y la tasa de pobreza ha aumentado un 33 por ciento en el mismo periodo, por lo que el 52 por ciento de la población viviría actualmente en la pobreza.

El conflicto ha provocado la peor crisis humanitaria actual, con 24,1 millones de personas --el 80 por ciento de la población-- necesitada de ayuda humanitaria, incluidos 11,3 millones de niños. Además, unos 2 millones de yemeníes se han visto desplazados de sus hogares por la violencia.



regina