Internacional - Economía

China más aislada, economía en jaque

2020-02-18

Las compañías extranjeras están teniendo grandes dificultades para reiniciar...

Por Antonio Fatiguso

(ANSA) - PEKIN, 18 FEB - El gobierno ruso decidió hoy prohibir a los ciudadanos chinos el ingreso al país, y adoptó así una de las medidas más drásticas en el contexto de los esfuerzos para contener la epidemia de coronavirus, que avanza y siembra más aislamiento para Pekín. Un movimiento muy duro que supera con creces el bloqueo de vuelos directos decidido por varios países y que provocó la ira de China.
    
La responsable de Salud de Rusia, Tatiana Golikova, anunció hoy que "la entrada de todos los ciudadanos chinos que crucen las fronteras de Rusia serán suspendida desde el 20 de febrero por viajes de trabajo, viajes privados, estudios y para el turismo".
    
En Pekín, en tanto, donde la epidemia parece estar disminuyendo, fue cancelada la muestra Auto China 2020, el evento más importante del año dedicado a los coches y el buque insignia de la nueva "movilidad verde" en ese país. Anunciado entre el 21 al 30 de abril, el evento se pospuso por miedo al contagio en reuniones masivas. La epidemia causó un total de 2,000 víctimas, así como 72.532 infecciones confirmadas (1.895 solo ayer, en los mínimos desde enero) y 13.003 recuperadas, según datos oficiales chinos divulgados este martes.
    
Las compañías extranjeras están teniendo grandes dificultades para reiniciar las actividades: hay problemas con la cadena de suministro, el aumento de inventarios y las reglas de cuarentena para contener el contagio.
    
"A todo el proceso le cuesta volver a la normalidad ya que los desafíos son enormes", alertó Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China. "Cuánto durará es la pesadilla de todos nosotros", agregó.
    
Volkswagen, por ejemplo, todavía está trabajando para volver a poner en marcha la producción a sus empresas conjuntas en China, con SAIC y FAW, en la planificación normal: la cadena de suministro y la logística, además de los límites al movimiento de trabajadores, han obligado a la empresa alemana a remodelar planes.
    
Con muchas compañías farmacéuticas que provienen de China, las mismas farmacias pueden quedarse sin antibióticos y otros medicamentos si el brote no se resuelve rápidamente, aseveró Wuttke.
    
Por el efecto del coronavirus, la colección Chanel Métiers d'Art no estará por ahora en Pekín, mientras Prada ha decidido suspender el desfile de moda que tendrá lugar en Tokio en mayo. Con la escasez de bienes y productos básicos de primera necesidad, China decidió desde marzo la exención de los aranceles de importación de Estados Unidos de una lista de 697 productos: desde soja hasta carne de cerdo y de carne, hasta el gas natural licuado, al gas natural y al petróleo, así como a toda una serie de equipos médicos útiles en la lucha contra el coronavirus. Son equipos que incluyen monitoreo de pacientes, transfusiones de sangre y herramientas para medir la presión sanguínea.
    
Frente a una economía en indudable dificultad, Moody's redujo sus estimaciones del PIB para el año en curso del 5,8% al 5,2% debido a la turbulencia de la epidemia que desde China también se reflejará en gran medida en el área de Asia-Pacífico.
    
Sin embargo, a pesar de la imagen negativa, el presidente Xi Jinping ha mostrado optimismo: la batalla contra el coronavirus se encuentra en un momento crucial y China quiere luchar para reducir su impacto con prevención y control.
    
En una llamada telefónica con el primer ministro británico, Boris Johnson, Xi dijo que la economía de Pekín tiene "una fuerte resistencia, grandes márgenes para la demanda interna y sólidas bases industriales".
    
Por lo tanto, Pekín "tiene confianza y capacidad para alcanzar los objetivos de 2020" en materia de desarrollo económico y social. 



regina