Internacional - Economía

El coronavirus provoca una histórica caída de la actividad económica en la eurozona

2020-03-24

A falta de cifras oficiales, que suelen publicarse con cierto retraso, uno de los...

Manuel V. Gómez y Jesús Sérvulo González | El País

Madrid.- La actividad económica en la zona euro se ha desplomado a la misma velocidad que se ha propagado el coronavirus por el continente, según un encuesta elaborada por IHS Markit entre 5,000 empresas de los principales países de la zona euro. A falta de cifras oficiales, que suelen publicarse con cierto retraso, uno de los termómetros más fiables para comprobar la salud de la economía de una zona son los indicadores PMI. Se trata de índices de confianza elaborados por encuestas a los directores de compras de cientos de compañías en todo el mundo.

Y la última remesa de este baremo para la eurozona muestra que la actividad del sector privado ha registrado en marzo su mayor caída de toda la serie histórica como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus y de las medidas de contención implementadas por los Gobiernos, según el PMI, que registra el nivel más bajo del dato desde que en 1998 comenzaron los registros. Las encuestas a los directores de compras se realizaron entre el 12 y el 23 de marzo.

El dato anticipa una contracción trimestral del PIB de la eurozona del 2% y sugiere un mayor declive a medida que se intensifique la respuesta a la epidemia, según IHS Markit.

“La actividad empresarial en toda la zona euro se desplomó en marzo con una intensidad que superó con creces la caída observada en lo peor de la crisis financiera mundial. Se observaron marcadas desaceleraciones en Francia, Alemania y el resto de la zona euro a medida que los Gobiernos adoptaron medidas cada vez más estrictas", ha subrayado Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, que elabora este índice. El índice flash del PMI Compuesto de la Actividad Total se situó en 31,4 puntos, 20 puntos menos que en febrero, cuando se alcanzaron los 51,6 puntos. Es el dato mínimo desde julio de 1998.

El análisis de esta entidad muestra que el sector servicios es el que se ha visto especialmente afectado, principalmente en los sectores orientados al consumidor como los viajes, el del turismo y el de los restaurantes. El índice de actividad comercial del sector servicios cayó más de 24 puntos, de los 52,6 puntos registrados en febrero a 28,4. Esta cifra cae por debajo de la mínima anterior de la encuesta de 39,2 en febrero de 2009.

En el sector manufacturero la caída es menos severa, aunque de todos modos intensa. El indicador de la producción industrial de la encuesta cayó poco más de nueve puntos, de 48,7 a 39,5, registrando la mayor contracción mensual de la producción desde abril de 2009.

Williamsom, economista jefe de IHS Markit, pronostica una caída del PIB trimestral “de alrededor del 2%”, advirtiendo de que este declive “puede intensificarse más, puesto que es probable que se adopten políticas aún más severas para hacer frente al virus en los próximos meses”.

En este sentido, la encuesta señala que, mientras el crecimiento se había acelerado modestamente en los dos primeros meses del año, en marzo se observaron problemas generalizados para la actividad como consecuencia de las medidas cada vez más estrictas para contener el contagio del brote de coronavirus, siendo el sector servicios el más afectado en los segmentos orientados al consumidor como los viajes, el turismo y los restaurantes, mientras que en el sector manufacturero la caída ha sido menos severa.

En el mes de marzo, los volúmenes de nuevos pedidos recibidos se redujeron con la mayor intensidad registrada hasta la fecha, como consecuencia de la caída récord de los nuevos pedidos para exportaciones a medida que los flujos comerciales transfronterizos se paralizaron. Asimismo, las expectativas respecto a la actividad total futura también se deterioraron intensamente, hasta alcanzar su mínima histórica, observándose niveles récord de pesimismo respecto de los próximos doce meses tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios.

De este modo, el hundimiento sin precedentes de la demanda y del sentimiento empresarial impulsaron el mayor recorte mensual del empleo desde julio de 2009. En el caso del sector servicios, se ha destruido empleo al ritmo más intenso desde mayo de 2009, mientras que en el sector manufacturero han recortado sus plantillas con una intensidad que no se había vuelto a ver desde julio de 2012.

“La demanda de muchos productos y servicios se ha reducido dramáticamente, mientras que las demoras casi récord en las cadenas de suministro han dificultado la producción, y el cierre de empresas hace que una proporción cada vez mayor de la economía esté quedando inmovilizada”, ha apuntado Williamson, subrayando que el empleo está destruyéndose a un ritmo que no se había observado desde el verano de 2009.

“El sentimiento empresarial para los próximos 12 meses se ha desmoronado hasta su mínima histórica, lo que sugiere que los esfuerzos de los responsables de la política monetaria no han logrado mejorar el panorama, que se torna cada vez más sombrío”, ha afirmado.



Jamileth