Internacional - Población

Estados Unidos debe dar ciudadanía a samoanos estadounidenses

2019-12-13

El grupo de islas en el Pacífico al suroeste de Hawai es el único lugar en el...

Por LINDSAY WHITEHURST y JENNIFER KELLEHER

SALT LAKE CITY (AP) — Las personas que nacen en el territorio de Samoa Estadounidense deberían ser reconocidas como ciudadanos estadounidenses, falló el jueves un juez federal en Utah en un caso con más de un siglo de limbo legal, pero cuyo impacto aún está por saberse.

El grupo de islas en el Pacífico al suroeste de Hawai es el único lugar en el país que no puede solicitar automáticamente la ciudadanía. Las personas que nacen ahí son calificadas como nacionales estadounidenses, que significa que pagan impuestos, pero no pueden votar, postularse a puestos públicos o solicitar ciertos trabajos gubernamentales.

El juez federal Clark Waddoups falló en favor de tres personas de Samoa Estadounidense que demandaron para ser reconocidos como ciudadanos estadounidenses. Dijo que esas personas, hoy residentes de Utah, tienen derecho a la ciudadanía por nacimiento de conformidad con la 14ta Enmienda de la Constitución y ordenó que el gobierno les emitiera nuevos pasaportes.

De momento no era claro si el fallo aplicaba afuera de Utah, que tiene un gran número de personas que son originarias del territorio y otras comunidades isleñas del Pacífico.

A lo largo de los años, el Congreso ha permitido que personas que nacieron en otros territorios estadounidenses, como Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, reclamen ciudadanía por nacimiento.

Sin embargo, los 55,000 habitantes de Samoa Estadounidense han quedado al margen. Sus pasaportes dicen: “Este portador es nacional de Estados Unidos y no un ciudadano de Estados Unidos”.

El Departamento de Estado no comentó de momento sobre el fallo.

Se prevé que sea apelado, dijo el abogado de los demandantes Charles V. Ala’ilima.

La Corte Suprema de Estados Unidos se negó a abordar el tema en 2016, después de que un tribunal menor fallara que la garantía constitucional de ciudadanía por nacimiento no aplicaba a Samoa Estadounidense.

Si el nuevo fallo de Utah se ratifica por una corte de apelaciones, podría crear un “circuito dividido” y presionar a la Corte Suprema a involucrarse.

Los samoanos estadounidenses pueden naturalizarse estadounidenses, pero cuesta 725 dólares la solicitud, además de los honorarios de un abogado que les ayude a avanzar en el proceso.

Mientras tanto, el gobierno de Samoa Estadounidense ha argumentado que otorgar automáticamente la ciudadanía estadounidense podría socavar las tradiciones y prácticas locales, entre ellas ciertas normas que restringen la tenencia de tierra sólo a aquellos con ascendencia samoana.



Jamileth