Internacional - Población

Queman carpas de manifestantes antigubernamentales en Irak

2020-01-25

La represión se produjo horas después de que un poderoso clérigo chií...

 

BAGDAD (AP) — Las fuerzas de seguridad prendieron fuego el sábado a las tiendas de campaña instaladas por los manifestantes antigubernamentales en el sur de Irak y reabrieron plazas públicas en Bagdad que habían estado ocupadas por manifestantes durante meses, después de que un clérigo iraquí retirara su apoyo a las protestas.

La represión se produjo horas después de que un poderoso clérigo chií le diera un golpe al movimiento de protesta al retirar su apoyo, lo que llevó a sus seguidores a empacar y abandonar los campamentos.

Mientras se llevaban a cabo las operaciones de limpieza, las fuerzas de seguridad dispararon munición viva y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes de la cercana Plaza Khilani de Bagdad, causando la muerte de un manifestante y dejando heridos a 44, informaron funcionarios médicos y de seguridad. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato, de acuerdo con las regulaciones.

Cerca de la plaza, los manifestantes se reunieron alrededor de un mototaxi incendiado por las fuerzas de seguridad. Esos vehículos se convirtieron en el símbolo más potente de la manifestación antigubernamental.

Los activistas dijeron que la presencia de los seguidores de Muqtada al-Sadr y su grupo de milicianos había protegido a los manifestantes de las fuerzas de seguridad y de grupos desconocidos que buscaban dañarlos y reprimirlos. Sin esa cobertura, muchos en el movimiento de 4 meses temían lo peor.

La decisión el clérigo de retirar su apoyo se produjo apenas horas después de que decenas de miles de sus seguidores organizaron una manifestación de protesta contra Estados Unidos en un vecindario cercano de Bagdad, a la que la mayoría de los manifestantes antigubernamentales evitaron asistir. La sucesión de eventos en medio de un tira y afloja político en curso sobre el nombramiento del próximo primer ministro envió un mensaje claro a los funcionarios iraquíes: la calle iraquí era dominio de al-Sadr.



JMRS