Internacional - Política

Johnson pide un aplazamiento de Brexit que no quiere

2019-10-21

Johnson envió el sábado por la noche una carta sin firma a la UE pidiendo una...

Por GREGORY KATZ y MIKE CORDER

LONDRES (AP) — El primer ministro británico, Boris Johnson, mantenía la presión en un intento de conseguir apoyo parlamentario para su nuevo acuerdo de Brexit, mientras la Unión Europea estudiaba su forzada petición de que se aplace la salida británica más allá del 31 de octubre.

Johnson envió el sábado por la noche una carta sin firma a la UE pidiendo una extensión en la inminente salida británica del bloque, como requería la ley. Pero la acompañó de otra carta firmada en la que decía oponerse al nuevo aplazamiento.

“Aunque la Unión Europea puede aceptar la petición requerida por el Parlamento u ofrecer un periodo alternativo de extensión, he dejado claro desde que me convertí en primer ministro, y dejé claro al Parlamento hoy, mi opinión, y la posición del gobierno, de que una nueva extensión perjudicaría los intereses de Reino Unido y nuestros socios de la UE, y la relación entre nosotros”, escribió Johnson al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Las autoridades europeas no respondieron a la petición en un primer momento y dijeron que había consultas en marcha. Es posible que la aceptación o el rechazo formal de esa solicitud de aplazamiento no llegue hasta pocos días antes de la fecha límite del Brexit, aunque la mayoría de los signos indican que la UE preferiría una prórroga a una salida brusca de Gran Bretaña sin un acuerdo.

Las cartas de Johnson se enviaron tras un día tormentoso en la Cámara de los Comunes, que celebró sesión en sábado por primera vez desde la Guerra de las Malvinas en 1982. Durante horas, los legisladores británicos presentaron sólidos respaldos y duras condenas al acuerdo de Brexit de Johnson, solo para terminar demorando cualquier decisión sobre el texto al aprobar una enmienda que reserva la aprobación del acuerdo hasta que se aprueben las leyes que lo autorizarían. Eso podría llevar días o incluso semanas.

Johnson está decidido a sacar al país del bloque de 28 países el 31 de octubre, pero los legisladores intentan evitar un Brexit “duro”·, que según los economistas dañaría la economía británica.

El primer ministro podría afrontar ahora acciones legales iniciadas por opositores que ven la segunda misiva como un intento deliberado de frustrar la voluntad del Parlamento, que no ha aprobado el plan de Brexit del mandatario pero quiere evitar una salida sin acuerdo.

La Corte de Sesión en Escocia ya estudia el asunto, que podría terminar en Supremo Británico, que en septiembre concluyó que Johnson había actuado de forma ilegal al suspender el Parlamento por cinco semanas ante la inminente fecha del Brexit.

Johnson tenía previsto regresar el lunes a la cámara baja para recabar apoyos para su propuesta de Brexit, que fue aprobada el jueves por los líderes de la UE.



Jamileth