Internacional - Política

Macron insinúa cambios a plan de reforma de pensiones

2019-12-12

 El presidente francés Emmanuel Macron insinuó el jueves que estaba listo a hacer...

Por THOMAS ADAMSON y SYLVIE CORBET

PARÍS (AP) — El presidente francés Emmanuel Macron insinuó el jueves que estaba listo a hacer cambios a sus planes de reforma del sistema de pensiones, mientras un gran gremio advirtió que las huelgas y manifestaciones nacionales continuarían sin cesar hasta Navidad.

Las huelgas paralizaron los servicios de trenes de Francia y el metro de París por octavo día.

Las tensiones afloraron en varias ciudades, a la vez que se realizaron manifestaciones mayormente pacíficas en todo el país. La policía disparó gases lacrimógenos a los manifestantes en Nantes y Lille, y activistas incendiaron vehículos en Marsella, puerto en el Mediterráneo.

Hablando a su llegada a la cumbre de la Unión Europea en Bruselas, un día después de que el primer ministro Edouard Philippe dio detalles del plan de pensión pública, Macron pidió realizar negociaciones con los sindicatos. El gobierno “ha hecho una propuesta y ahora debemos de establecer el diálogo”, dijo.

Los gremios han rechazado de plano las nuevas propuestas del gobierno para aplicar de forma gradual un modelo que requeriría que los trabajadores más jóvenes, nacidos después de 1974, trabajen hasta los 64 años en lugar de los 62 para obtener pensiones completas.

“No habrá descanso de Navidad hasta que el gobierno entre en razón”, dijo el jueves Laurent Brun, de la Confederación General del Trabajo.

Trabajadores del sector público _docentes, médicos, enfermeros, personal ferroviario y recolectores de basura_ participan de la huelga general nacional.

El rápido rechazo a la iniciativa del gobierno sugería que los líderes sindicales hablaban en serio el miércoles cuando describieron los paros como “ilimitados”.

Las huelgas amenazaban con emular las de 1995, que se prolongaron tres semanas, conllevaron a que se retire una propuesta de reforma de las pensiones. A su vez, esas reivindicaciones se compararon en escala con los emblemáticos actos de mayo de 1968, cuando Francia estuvo al borde de la revolución.

Los parisinos se han visto bastante afectados porque dependen mayormente del transporte público, mientras que otras zonas del país sufrieron menos problemas. Según sondeos, los trabajadores en huelga tienen el apoyo del público en general.



JMRS