Internacional - Política

¿Qué dicen las encuestas sobre los temas de la agenda para el debate de esta noche?

2020-10-22

A continuación se muestra una mirada a la posición de los estadounidenses en cada...

Por Giovanni Russonello | The New York Times

Es posible que en el debate del jueves, el presidente Trump no intente repetir su actuación del mes pasado cuando los votantes criticaron ampliamente sus ataques contundentes contra Joseph Biden durante su primer enfrentamiento.

Incluso si quisiera replicar ese estilo arrollador, podría ser difícil de lograr porque la Comisión de Debates Presidenciales anunció esta semana que cambió las reglas básicas y ahora se silenciará el micrófono de cada candidato durante algunas partes del debate.

Entonces es posible —tal vez es posible— que este debate brinde una oportunidad más significativa para escuchar cómo se pronuncia cada candidato sobre los temas. En ese sentido, la comisión también reveló esta semana cuáles son los temas que se tocarán en el evento: el coronavirus, las “familias estadounidenses”, las relaciones raciales, el cambio climático, la seguridad nacional y el liderazgo.

A continuación se muestra una mirada a la posición de los estadounidenses en cada tema, según los datos recabados por los sondeos de opinión pública.

La lucha contra la COVID-19

A principios de la primavera, cuando acababa de ser implementado el cierre del coronavirus, algunos votantes expresaron su apoyo tentativo al liderazgo de Trump en la pandemia, lo que indica su voluntad de darle el beneficio de la duda. Pero cuando quedó claro que no tenía intención de impulsar una respuesta nacional para contener el virus, la fe en su actuación se desplomó.

Hoy en día, el tema omnipresente de la campaña de 2020 también resulta ser uno de los puntos más débiles de Trump. Y mientras los expertos advierten que Estados Unidos entra en su tercer aumento en los casos de virus, el presidente está teniendo dificultades para pasar la página. Según una encuesta de The New York Times/Siena College publicada esta semana, la mayoría de los votantes probables dicen que creen que lo peor de la pandemia aún está por venir.

Trump ha criticado a los expertos médicos y generalmente se niega a usar una mascarilla, a pesar de que la gran mayoría de los votantes dicen constantemente que confían más en los científicos del gobierno que en el presidente. También dicen que apoyarían un mandato nacional para el uso de cubrebocas, algo que el mandatario se ha negado a considerar.

Y aunque Trump ha puesto sus esperanzas en la rápida aprobación de una vacuna contra el coronavirus, las encuestas sugieren que muchos votantes están de acuerdo con Biden, quien ha acusado al presidente de presionar demasiado para que se apruebe rápidamente cualquier medicamento de este tipo. En una encuesta de CNN divulgada este mes, solo uno de cada cinco estadounidenses expresó un alto nivel de confianza en que la búsqueda actual de una vacuna estaba “equilibrando de manera adecuada la velocidad y la seguridad”.

En el tema del coronavirus, Biden ha construido una formidable ventaja sobre Trump: los votantes dicen, por márgenes de dos dígitos, que confían más en el candidato demócrata que en el presidente para manejar la pandemia. Esto encaja con sus puntos de vista sobre las políticas de atención médica en general, en los que los votantes —de manera abrumadora— muestran su preferencia por Biden.

Las familias estadounidenses

Este año las cosas se han complicado para los estadounidenses en todos los ámbitos de la vida, ya que la pandemia y la recesión económica que generó han ocasionado trastornos incalculables. No está del todo claro qué ha planeado la moderadora del debate, Kristen Welker, para la sección titulada “familias estadounidenses”, pero una serie de datos de las encuestas muestran que los votantes siguen conmovidos por los efectos de la pandemia y no están seguros de lo que les depara el futuro.

La encuesta reciente del Times/Siena encontró que el 50 por ciento de los votantes probables dijeron que, en realidad, estaban mejor que hace cuatro años y solo un tercio expresó que estaban peor que entonces. Pero cuando se les consultó sobre el país en general, el 55 por ciento dijo que las cosas habían empeorado.

Una encuesta de NBC News/Wall Street Journal de este mes planteó una pregunta similar, solo que preguntó específicamente si a las familias de los encuestados les estaba yendo mejor. Los resultados estuvieron alineados con la encuesta del Times/Siena: la mitad dijo que a sus familias les estaba yendo mejor, mientras que alrededor de un tercio dijo que estaba peor. Entre los que están mejor, el 42 por ciento le dio a Trump “mucho crédito” por la mejora. Entre quienes sienten que les va peor, el 57 por ciento le atribuyó al presidente “mucha culpa”.

Los temas raciales en Estados Unidos

Cuando comenzó el auge de las protestas contra la injusticia racial, después de los asesinatos policiales de George Floyd y Breonna Taylor en la primavera, los candidatos presidenciales tomaron posiciones marcadamente distintas. Biden se resistió a las peticiones de “desfinanciar a la policía”, pero enfatizó la necesidad de una reforma policiaca radical. Durante su intervención en el funeral de Floyd, declaró: “Ahora es el momento de la justicia racial”.

En cambio, Trump apuntó su ira contra los manifestantes, y los describió como personas sin ley y violentas. También arremetió contra la profanación de monumentos, emitió una orden ejecutiva que prohíbe la capacitación contra los prejuicios para los contratistas gubernamentales y cuestionó la existencia del racismo sistémico.

Este mensaje resonó en la base de simpatizantes del presidente. Durante el mandato de Trump, es más probable que los republicanos digan que son los blancos los que enfrentan prejuicios, según una encuesta del Public Religion Research Institute: el 57 por ciento de los republicanos dijo que los blancos enfrentaban mucha discriminación en el sondeo sobre los valores estadounidenses realizado por esa organización en 2020. Los miembros del partido de Trump ahora son más propensos a decir que los blancos o cristianos enfrentan mucha discriminación que a decir eso sobre los negros, reveló la encuesta.

Sin embargo, para el resto de los estadounidenses —incluidos los votantes blancos más allá del Partido Republicano— la preocupación por la discriminación contra las personas negras alcanzó un récord este año. Uno de sus resultados parciales es que los votantes consultados eligieron de manera abrumadora a Biden como la mejor opción para manejar los problemas raciales. En una encuesta de ABC News/Ipsos el mes pasado, los electores dijeron que Biden haría un mejor trabajo manejando los problemas de discriminación racial que Trump en una proporción de dos a uno aproximadamente.

La ventaja de Biden se mantiene incluso cuando a los votantes se les pregunta deliberadamente sobre “la ley y el orden”, un término que favorece a Trump. Eso también sucede en los estados de mayoría blanca, como Wisconsin, donde el apoyo al movimiento Black Lives Matter ha caído desde la primavera. En una encuesta de la Facultad de Derecho de la Universidad Marquette de Wisconsin realizada este mes, solo el 46 por ciento de los votantes expresaron una opinión positiva de Black Lives Matter, frente al 59 por ciento en junio, pero aún menos, el 37 por ciento, dijeron que les gustaba cómo Trump había manejado las protestas.

Cambio climático

Trump ha negado constantemente la ciencia del cambio climático, lo que lo excluye de lo que piensan la mayoría de los estadounidenses, incluidos, en este momento, los miembros de su propio partido. Casi dos tercios de los estadounidenses dijeron que pensaban que el gobierno estaba haciendo muy poco para enfrentar el cambio climático, según una encuesta del Pew Research Center de este año. Ese estudio reveló que las mayorías, tanto de demócratas como de republicanos, apoyan una variedad de medidas federales para enfrentar el calentamiento global.

Por un gran margen, 58 contra 19 por ciento, los votantes registrados dijeron en una encuesta de NBC News/Wall Street Journal que Biden manejaría la respuesta al cambio climático mejor que Trump.

A pesar de la insistencia de Trump en que los incendios forestales sucedidos en el oeste del país han sido causados principalmente por una mala “gestión forestal”, los votantes probables dijeron por un margen de 21 puntos que pensaban que el cambio climático había contribuido a crear los incendios, según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac.

Seguridad nacional

Los asuntos exteriores no han sido un tema importante de interés público durante el mandato de Trump. Al igual que Barack Obama en su momento, el actual presidente ha evitado involucrarse en nuevos conflictos importantes en el extranjero, aunque no ha sacado a los militares del Medio Oriente, como prometió en 2016. A diferencia de Obama, ha afectado las relaciones con sus aliados y critica públicamente a sus propios oficiales militares.

Los votantes estaban divididos en partes iguales cuando se les preguntó si Trump era demasiado hostil con los aliados tradicionales de Estados Unidos (el 43 por ciento dijo que sí) o si manejaba bien esas lealtades (el 44 por ciento), según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac del año pasado. Solo el 6 por ciento dijo que estaba siendo demasiado amigable.

En general, los estadounidenses creen que Biden haría un mejor trabajo en los temas de política exterior. Según una encuesta de CNN realizada el mes pasado, el 59 por ciento lo eligió en ese tema, en comparación con el 39 por ciento que respaldó a Trump.

En el debate vicepresidencial de hace dos semanas, Mike Pence destacó repetidamente el asesinato de Qasem Soleimani, un general iraní, a quien Trump ordenó asesinar en enero. Muchos expertos vieron la medida como una peligrosa escalada de tensiones con Irán, pero la Casa Blanca ha llegado a presentarla como una victoria absoluta. En una encuesta de Fox News realizada en ese momento, por un margen de 10 puntos, los votantes eran más propensos a decir que estaban de acuerdo con la decisión de Trump de ordenar el asesinato del general Soleimani, en vez de estar en desacuerdo, aunque otro 14 por ciento no tenía ninguna opinión.

El liderazgo político

En 2016, Trump acumuló una ventaja constante sobre Hillary Clinton en las encuestas que medían a quién consideraban los votantes como el “líder más fuerte”. Una vez que asumió el cargo, la misma personalidad agresiva que lo impulsó a la Casa Blanca hizo que no fuera querido por la mayoría de los votantes. Ha pasado su presidencia sin haber logrado nunca una calificación favorable de la mayoría del público y, de manera invariable, son sus cualidades personales lo que los votantes dicen que les molestan más de él.

Cuando se les preguntó en una encuesta de ABC News/The Washington Post del año pasado si pensaban que Trump tenía la personalidad y el temperamento adecuados para desempeñar el cargo de presidente, el 62 por ciento de los estadounidenses dijo que no, mientras que solo el 36 por ciento dijo que sí.

La campaña, y especialmente el coronavirus, ha hecho poco para cambiar esa percepción. El 62 por ciento de los votantes dijeron en una encuesta de ABC/Post de este mes que no confiaban en que Trump fuera honesto con ellos sobre el coronavirus, haciéndose eco de una de las críticas más frecuentes sobre su liderazgo en general: que simplemente no es digno de la confianza del pueblo estadounidense.

Cuando se les preguntó en una encuesta de CNN realizada este mes a quién consideraban más honesto y digno de confianza, los estadounidenses eligieron a Biden con un 57 por ciento sobre Trump que solo consiguió un 33 por ciento.



Jamileth