Internacional - Política

Talibanes y diplomáticos occidentales se reúnen en Oslo sobre crisis humanitaria en Afganistán

2022-01-24

La delegación de los talibanes, se reunió con representantes de Estados Unidos,...

Por Pierre-Henry DESHAYES

Oslo, (AFP) - Una delegación talibana y diplomáticos occidentales iniciaron este lunes en Oslo una reunión sobre la crisis humanitaria en Afganistán, pero la comunidad internacional condiciona el regreso de la ayuda al respeto de los derechos humanos por parte de los islamistas.

La delegación de los talibanes, dirigida por su ministro de Relaciones Exteriores, Amir Khan Muttaqi, se reunió con representantes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, la Unión Europea y Noruega.

El encuentro, que se realiza a puerta cerrada en el hotel Soria Moria, en una colina cerca de Oslo, gira en torno a la urgencia humanitaria en Afganistán, donde millones de personas se ven amenazadas por el hambre, tras la interrupción de la ayuda internacional y con el país golpeado por varias sequías.

"Con el ánimo de resolver la crisis humanitaria (...) continuamos una diplomacia lúcida con los talibanes, marcada por nuestro interés constante por un Afganistán estable, respetuoso con los derechos e inclusivo", dijo en un mensaje en Twitter el representante especial estadounidense Thomas West.

Ningún Estado ha reconocido por ahora al gobierno de los talibanes, islamistas fundamentalistas que fueron expulsados del poder en 2001 pero que volvieron a tomar las riendas del país en agosto del año pasado.

Noruega ha insistido en que estas negociaciones, criticadas por expertos y por una parte de la diáspora afgana, "no son ni una legitimación ni un reconocimiento", pero que era necesario "hablar con las autoridades que dirigen de facto el país".

Por su parte, el portavoz del gobierno islamista, Zabihullah Mujahid, dijo el sábado a la AFP que esperaba que estas conversaciones contribuyan a "cambiar la atmósfera bélica (...) en una situación pacífica".

Desde agosto, la ayuda internacional que financiaba un 80% del presupuesto afgano fue suspendida y Estados Unidos congeló 9,500 millones de dólares de fondos del Banco Central afgano.

El desempleo se disparó y los salarios de los funcionarios no se pagan desde agosto. Según la ONU, el hambre amenaza hoy a unos 23 millones de afganos, es decir, el 55% de la población del país y son necesarios 4,400 millones de dólares este año para paliar esta situación.

- Denuncia contra un talibán -

La comunidad internacional espera ver cómo gobiernan los fundamentalistas, tras haber cometido atrocidades durante su primer régimen, entre 1996 y 2001.

Pese a sus promesas de ser más tolerantes, las mujeres siguen estando en gran parte excluidas del mundo laboral en el sector público, y muchas escuelas para niñas permanecen cerradas.

Dos activistas feministas desaparecieron en Kabul esta semana.

Antes de reunirse con los talibanes, los diplomáticos occidentales se entrevistaron con miembros de la sociedad civil afgana, sobre todo militantes feministas y periodistas, quienes habían mantenido conversaciones sobre los derechos humanos con los talibanes la víspera.

Una de las activistas feministas, Jamila Afghani, habló de una "reunión positiva para romper el hielo".

"Los talibanes han demostrado buena voluntad", dijo a la AFP. "Veremos si sus actos son consecuentes con sus palabras".

Los participantes señalaron "que todos los afganos tienen que trabajar juntos para una mejora política, económica y de seguridad en el país".

"La comprensión y la cooperación son las únicas soluciones a todos los problemas de Afganistán", tuiteó por su parte Zabihullah Mujahid, en lo que el portavoz talibán presentó como una "declaración conjunta".

En la delegación talibana de 15 miembros, todos hombres, que llegó el sábado por la noche a bordo de un avión fletado por Noruega, figura Anas Haqqani, uno de los jefes de la red Haqqani, considerada por Estados Unidos como un grupo terrorista.

Su presencia en Oslo ha sido especialmente criticada, pues su clan es responsable de varios atentados mortíferos en Afganistán.

Según la prensa noruega, se ha presentado en Oslo una denuncia contra Anas Haqqani por crímenes de guerra. "Esto duele. Es como si Anders Behring Breivik (el néonazi noruego que mató a 77 personas en 2011) fuera a un país" como delegado, dijo el autor de la demanda, Zahir Athari, a la radiotelevisón NRK.



Jamileth