Internacional - Seguridad y Justicia

Libia "está al borde de una guerra civil que podría llevar a la división permanente del país"

2019-05-21

De esta forma, Salamé ha apuntado que, "además de que libios inocentes se ven...

 

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) - El enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Ghasán Salamé, ha alertado estemartes de que Libia "está al borde de caer en una guerra civil que podría llevar a la división permanente del país", a causa de la ofensiva del mariscal de campo Jalifa Haftar contra la capital, Trípoli.

En una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU para informar sobre lasituación, Salamé ha lamentado que, "tras 48 días de ataque contra Trípoli por parte de las fuerzas de Haftar, ha habido ya demasiada muerte y destrucción".

"Llevará años reparar el daño causado hasta ahora, y eso sólo si la guerra termina ya", ha dicho, antes de recalcar que "la guerra en los alrededores de Trípoli es sólo el iniciode una larga y sangrienta guerra en la orilla sur del Mediterráneo".

Salamé, que ha resaltado que este conflicto "pone en peligro la seguridad de los vecinos inmediatos de Libia y la región mediterránea en su conjunto", ha indicado que hasta ahora han muerto 460 personas en los combates, entre ellas 29 civiles.

"Más de 2,400 personas han resultado heridas, la mayoría civiles. Más de 75,000 personas se han visto desplazadas de sus casas, todas ellas civiles. Más de la mitad de los desplazados son mujeres y niños", ha enumerado.

Asimismo, ha manifestado que "los actores humanitarios calculan que más de 100,000 hombres, mujeres y niños siguen atrapados en las zonas de frente, mientras que más de 400,000 están en áreas afectadas directamente por los enfrentamientos".

"Alrededor de 3,400 refugiados y migrantes están atrapados en centros de detención expuestos, o situados cerca, de los combates", ha dicho, antes de recalcar que las condiciones de estas personas "han pasado de mal a peor".

Salamé ha recordado que cuando el secretario general de la ONU, António Guterres, visitó el país el 3 de abril la capital "disfrutaba una mayor seguridad, la población contaba con una moneda más estable (...) y el proceso político, a pesar de los muchos obstáculos, avanzaba".

En este sentido, ha resaltado que estaba prevista una conferencia nacional días después, que fue sin embargo cancelada por la ofensiva de Haftar, leal al gobierno asentado en el este del país y enfrentado al reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli.

"Ver que aquellos que habían aceptado con entusiasmo nuestra invitación a (la conferencia en) Ghadamés tomaban de pronto las armas para atacar la capital o defenderla me ha sumido en el más profundo nivel de tristeza por la oportunidad perdida", ha reconocido.

Así, ha dicho que la ofensiva "ha puesto en peligro el potencial de las conversacionescelebradas el 27 de febrero en Abú Dhabi entre el primer ministro (del Gobierno de unidad, Fayez) Serraj y el general Haftar".

"En esas conversaciones hubo una oportunidad real de reemplazar el Gobierno de Acuerdo Nacional en Trípoli, disolver el gobierno paralelo en Beida y crear un gobierno nacional unificado e inclusivo que habría encabezado el país durante el proceso electoral hasta el final del periodo de transición", ha explicado.

VACÍO DE SEGURIDAD EN EL SUR

Por otra parte, Salamé ha recalcado que "el vacío de seguridad creado por la retirada de gran parte de las tropas de Haftar en el sur, junto con el foco de las fuerzas occidentales sobre la defensa de la capital, está siendo explotado por Estado Islámico y Al Qaeda".

"En el sur de Libia están apareciendo las banderas negras de Estado Islámico y me apena informar de que, desde el 4 de abril, ha habido cuatro ataques por parte de Estado Islámico en el sur de Libia (...) con 17 muertos, más de diez heridos y ocho secuestrados", ha dicho.

De esta forma, Salamé ha apuntado que, "además de que libios inocentes se ven sometidos sin piedad al terror de Estado Islámico, habrá una expansión de esta violencia a los vecinos inmediatos de Libia".

"Hay numerosas informaciones sobre extremistas, personas bajo sanciones internacionales y buscadas por el Tribunal Penal Internacional (TPI) apareciendo en el campo de batalla en todas las partes", ha criticado.

Por ello, ha reclamado al Consejo de Seguridad de la ONU la creación de una comisión de investigación, antes de destacar que "no es menos preocupante que las armas estén siendo entregadas" a todas las partes en conflicto.

"Muchos países están dando armas a todas las partes en conflicto, sin excepciones. La cantidad y sofisticación de estas armas está causando cada vez un mayor número de víctimas", ha lamentado.

Salamé ha dicho que "sin una aplicación firme, el embargo de armas a Libia se convertirá en un chiste cínico". "Algunas naciones están alimentando este sangrientoconflicto, Naciones Unidas debe ponerle fin".

IMPACTO SOBRE LAS INFRAESTRUCTURAS

El enviado especial de la ONU ha hecho además hincapié en el impacto del conflicto sobre las infraestructuras del país, algunas de las cuales, como las sanitarias, se encuentran "sobrecargadas".

"Pido un apoyo inequívoco a la insistencia en la aplicación del Derecho Humanitario a todas las partes en conflicto", ha dicho Salamé, quien ha confirmado que la ONU "hareducido su personal no esencial", si bien sigue sobre el terreno.

"Los precios de la comida están aumentando en todo el país y empieza a haber escasez", ha manifestado. "Otra víctima del conflicto es la infraestructura, incluidas la electricidad y el agua", ha argüido.

En este sentido, ha resaltado que "ya incapaz de satisfacer la demanda, el suministro de agua a la capital y la totalidad del noroeste de Libia ha sido convertido en un arma,después de que grupos armados hayan cortado el Gran Río Artificial para lograr concesiones".

Asimismo, Salamé ha lamentado que "los llamamientos al fin de los combates y la reconciliación son ahogadas por partes nacionales e internacionales que han convertido las redes sociales en un arma para fomentar las noticias falsas, las narrativas falsas y las expresiones de odio que más dividen a la población".
 
"NO HAY SOLUCIÓN MILITAR"

Por todo ello, ha reiterado que "no hay solución militar para Libia" y que "el mosaico de comunidades de Libia no puede ser gobernado sin alianzas y relaciones que se extiendan por todo el país".

"Nuestras consultas con las partes, así como con hombres y mujeres influyentes, no han cesado y luchamos por mantener un mínimo de fluidez política entre los distintosgrupos que, antes o después, tendrán que dar marcha atrás y diseñar juntos un mejor futuro para sus hijos, una fórmula más pacífica de reparto de poder y los recursos", ha argumentado.

Salamé ha apuntado que "aún es posible un futuro mejor", si bien ha insistido en que "todos deben verse impulsados por la urgencia del momento mientras las líneas defrente siguen en los alrededores de Trípoli y antes de que la batalla avance, Dios no lo quiera, hacia los barrios más poblados de la capital".

"Si los actores internacionales y regionales no reconocen que Libia no es un premio para el más fuerte, sino un país con 6,5 millones de personas que merecen la paz y el derecho a determinar de forma colectiva su camino hacia adelante, el futuro de Libia será lúgubre", ha dicho.

"Temo que, sin una acción inmediata para impedir la entrega de armas y presionar a las partes libias en conflicto para que vuelvan a un diálogo serio, Libia caerá en una guerra civil que podría llevar potencialmente a un estado 'hobbesiano' de caos de todos contra todos o la partición del país", ha alertado.

Así, Salamé ha recalcado que "la guerra civil a gran escala no es inevitable". "Hay quedetener el conflicto y hacerlo ahora, por el bien de sus seres queridos, de su país y de la paz y seguridad internacionales", ha remachado, en un mensaje a la población libia.



regina