Internacional - Seguridad y Justicia

Estados Unidos añade a su lista de terrorismo el supremacismo blanco

2019-09-20

“En nuestra época, la continua amenaza del extremismo violento basado en la raza, en...

Por YOLANDA MONGE | El País

Washington 20 SEP 2019 - 16:39 CDT Casi 20 años después de los atentados terroristas del 11 de septiembre, el departamento de Seguridad Nacional reconoce en su nueva estrategia antiterrorista hecha pública este viernes que el supremacismo blanco es una de las “más potentes ideologías” que provoca muchos actos de violencia en Estados Unidos. El secretario en funciones de ese departamento, Kevin McAleenan, ha insertado, por primera vez desde que Seguridad Interior se creó tras el 11-S, el supremacismo blanco en la lista de amenazas prioritarias contra la nación.

“En nuestra época, la continua amenaza del extremismo violento basado en la raza, en concreto el extremismo de los supremacistas blancos, es una afrenta abominable a la nación”, ha declarado McAleenan en un discurso en el Instituto Brookings de Washington. El departamento de Seguridad Interior va a aumentar sus recursos en lo que McAleenan ha denominado “violencia con un objetivo”, en la cual el atacante selecciona su “blanco” con antelación y movido por el odio. Tanto el racismo como el antisemitismo estaban en la raíz de los últimos ataques contra iglesias, sinagogas o lugares públicos concurridos por una determinada etnia. En el caso del atentado con arma de fuego de El Paso (Texas), muchas de las víctimas eran hispanos. Seis de los más de 20 fallecidos en El Paso, además, eran agentes de Seguridad Interior.

“La mayoría de nuestro equipo de El Paso, que trabaja para proteger a nuestra nación, hacer cumplir la ley y preocuparse por los migrantes vulnerables que llegan a la frontera, son hispanos”, ha informado el secretario. La nueva estrategia contraterrorista no deja de ser chocante con algunas de las decisiones tomadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tales como la de prohibir la entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana o la insistencia en construir un muro para evitar que la frontera sur del país sea “un coladero de terroristas”.

Ahora, casi dos décadas después del 11-S de Al Qaeda, el documento que presenta el departamento de McAleenan deja claro que el nuevo terrorismo que amenaza EE UU procede en su gran mayoría del propio país, de la extrema derecha y del extremismo ideológico basado en la raza, no de guerras santas extranjeras. En varias ocasiones, Donald Trump ha sido criticado por no condenar con la suficiente energía el supremacismo blanco, e incluso hay quien le acusa de exacerbar el problema. El exvicepresidente Joe Biden, hoy candidato a la nominación demócrata para la Casa Blanca, asoció la retórica xenófoba de Trump con el tiroteo de masas de El Paso, al declarar que el presidente había avivado "las llamas del supremacismo blanco en la nación".

McAleenan ha dejado claro que la misión del departamento de seguridad interior sigue siendo proteger al país de ataques terroristas inspirados en el extranjero, pero que tiroteos de masas como los últimos han galvanizado al departamento para "expandir el foco" e incluir a aquellos que practiquen la violencia como fruto de ideologías extremistas dentro de la nación.



regina