Internacional - Seguridad y Justicia

El Supremo de Brasil cuestiona al exjuez Moro y lastra la reputación del ‘caso Lava Jato’

2020-08-06

En uno de los movimientos judiciales más recientes contra el proceso, el martes, el Segundo...

Afonso Benites y Carla Jiménez | El País

Brasilia, São Paulo.- El caso Lava Jato, una de las mayores investigaciones anticorrupción en la historia de Brasil, está experimentando un annus horribilis. La mira está puesta en el exjuez y exministro Sergio Moro, un personaje que encarnó la cruzada anticorrupción que desde 2014 sacudió al gigante latinoamericano y otros países de la región. Hoy, la investigación personifica el deterioro de la Justicia y de los ritos democráticos en Brasil. En uno de los movimientos judiciales más recientes contra el proceso, el martes, el Segundo Panel de la Corte Suprema tomó una decisión a favor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, dos veces condenado por Moro a pena de prisión por corrupción y lavado de dinero.

Los ministros de la Corte entendieron que el informe del exministro de Lula Antonio Palocci, publicado por Moro en la semana anterior a las presidenciales de 2018, no podía incluirse en las demandas contra Lula. Palocci es exministro de los Gobiernos de Lula y Dilma, y se volvió testigo arrepentido en el caso Lava Jato, acusando al Gobierno en que estuvo de haber participado de acuerdos por sobornos. Su delación había sido rechazada inicialmente por la Fiscalía, pero la policía federal la hizo pública poco antes de las elecciones, con el apoyo de Moro.

La decisión de este martes puede al menos anular una de las demandas que enfrenta el expresidente en los juzgados de Curitiba. En palabras del ministro del Supremo Gilmar Mendes, la difusión pública del informe de Palocci parecía haber sido “cuidadosamente planificada por el magistrado [Moro] para generar un verdadero hecho político en la semana anterior a la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2018”. “La Corte Suprema reconoció algunas de nuestras quejas. Una es que esta fue una condena política. Otro, que no teníamos acceso a todo lo que necesitábamos para defendernos “, dice el abogado de Lula, Cristiano Zanin.

A fines de 2018, la defensa de Lula apeló ante la Corte Suprema el fallo de Moro en el caso de presuntos sobornos que involucraban al expresidente en el caso de la constructora Odebrecht. Entre los argumentos de la defensa se encuentran la parcialidad de Moro, fortalecida luego del nombramiento del exjuez como ministro de Justicia de Bolsonaro. La acción se reforzó con las revelaciones del sitio The Intercept Brasil, que puso en evidencia las estrechas comunicaciones entre Moro y los fiscales encargados de acusar a Lula.

El juego ha cambiado, los enemigos de Lava Jato celebran, aunque el destino de la operación, y las decisiones de Moro, están lejos de definirse. El fallo del martes se convirtió en un anticipo de un juicio programado para las próximas semanas en el cual el presunto sesgo de Moro también será analizado. El exjuez fue ministro de justicia de Bolsonaro durante un año y cuatro meses. Los cinco jueces de la Corte decidirán si Moro tenía intereses particulares en la condena de Lula. Dos de ellos ya han emitido su voto en contra de la defensa del expresidente: Edson Fachin y Cármen Lúcia. Otros dos, Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski, señalaron que aceptarán la tesis. El voto definitorio quedará en manos de Celso de Mello, decano de la Corte.

El golpe de la Corte Suprema esta semana sobre lo que parecía intocable - Moro y el Lava Jato – sigue a una secuencia que también incluye el alejamiento de Bolsonaro de la llamada “fiebre lavajatista”. Bolsonaro ganó las elecciones como un férreo defensor de la operación anticorrupción de más larga duración en Brasil, donde terminaron en los tribunales docenas de empresarios, cambistas y políticos. Moro compartió con Bolsonaro su trofeo en el caso Lava Jato, el arresto de Lula, y fortaleció la base electoral del presidente.

Sin embargo, las máscaras cayeron en abril cuando Moro renunció como ministro y se enfrentó a Bolsonaro. La pelea comenzó antes de aquella renuncia, con Bolsonaro limitando los poderes de Moro dentro del ministerio, debilitando los mecanismos para combatir la corrupción, tratando de interferir con la Policía Federal y acusando a su antiguo subordinado de actuar en beneficio propio. Moro renunció, se hizo pasar por una víctima y atacó a su jefe, lo que resultó en una investigación en el Supremo Tribunal Federal contra ambos.

Hasta 2018, cuando aceptó ser ministro, Moro fue la cara principal de la operación y era idolatrado en las calles. Ahora, los bolsonaristas lo consideran un traidor e intentan limitar sus aspiraciones políticas.

Mientras tanto, en el Congreso, hay una intensa discusión, con el apoyo del Gobierno, para aprobar un proyecto de ley que imponga a jueces y fiscales a una cuarentena de ocho años para postularse para un cargo electivo. La idea es eliminar a Moro, que puede ser candidato presidencial. “Es lamentable que en medio de una pandemia nuestra preocupación sea esta cuarentena, y no la sanitaria”, dijo el politólogo Leandro Consentino, profesor de Insper. " No podemos empoderar excesivamente a los fiscales, deificar a los jueces. Esto es perverso para el sistema de justicia “, dice el abogado Marco Aurelio de Carvalho, un firme defensor de la cuarentena a Moro. El partidario de la Lava Jato, fiscal y presidente del Instituto Não Aceito Corrupção, Roberto Livianu, opina que “la cuarentena es una salvaguardia de profunda relevancia, pero no esta, porque es selectiva “, dice Livianu.



Jamileth