Migración

La abogada que justifica que el gobierno estadounidense no les dé cepillos de dientes, jabones y mantas a niños migrantes

2019-06-26

Fabian es una abogada del Departamento de Justicia que no era muy conocida en las batallas legales...

Por Manny Fernandez | The New York Times

Sarah Fabian ha recibido amenazas de muerte. En Twitter, alguien publicó su número de teléfono del trabajo y otra persona afirmó que su “habitación en el infierno está lista”. Howard Dean, el exgobernador de Vermont y candidato demócrata a la presidencia, dijo que “debe ser despedida y hay que evitar que vuelva a tener otro trabajo gubernamental”.

Fabian es una abogada del Departamento de Justicia que no era muy conocida en las batallas legales del gobierno de Donald Trump sobre la inmigración. Hasta que la semana pasada, un video de un tribunal se volvió viral y mostraba a Fabian sugiriendo que no se le puede exigir al gobierno estadounidense que les proporcione jabón, cepillos de dientes o camas a los niños migrantes detenidos.

Fabian compareció ante la Corte de Apelación del Noveno Circuito de los Estados Unidos, en San Francisco, en un caso que analizaba cómo el gobierno federal está legalmente obligado a brindarles atención a los niños migrantes que están bajo custodia. En la audiencia, Fabian trató de analizar el significado de las condiciones “seguras e higiénicas”, el estándar establecido por un acuerdo que determina el manejo por parte del gobierno de los niños migrantes que están detenidos.

“Todo el mundo entiende que si no se tiene un cepillo de dientes, si no se tiene jabón, si no se tiene una manta, eso no es ‘seguro e higiénico'”, dijo el juez A. Wallace Tashima, del Noveno Circuito, un exmarine que fue encarcelado de niño en un campo de internamiento japonés-estadounidense en Arizona durante la Segunda Guerra Mundial. “¿No están todos de acuerdo con eso? ¿Estás de acuerdo con eso?”.

“Bueno, creo que hay una razón justa para que esas cosas puedan ser consideradas ‘seguras e higiénicas'”, respondió Fabian.

“¿Por qué dices, que ‘pueden ser’ consideradas así?”, preguntó el juez Tashima. “¿Quieres decir que hay circunstancias en las que una persona no necesita tener un cepillo de dientes, pasta de dientes y jabón durante días?”.

“Bueno, creo que con frecuencia se busca que el tiempo en custodia de la CBP sea mucho más corto”, respondió Fabian, refiriéndose a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos. “Por lo tanto, es posible que algunas de esas cosas no sean necesarias para una estancia de corto plazo bajo custodia de la CBP”.

Un video de cuatro minutos de duración que muestra la conversación entre Fabian y los jueces, divulgado en Twitter por NowThis News ha sido visto más de 20 millones de veces.

Fabian no llegó a afirmar directamente que el gobierno no tenía que proporcionar cepillos de dientes, jabones y camas a niños y niñas migrantes. Pero sus intentos por evitar el tema y su aparente incapacidad para aclararles a los jueces lo que estaba argumentando, ayudaron a que se convirtiera en la cara pública del trato que el gobierno de Trump les da a infantes migrantes en la frontera.

“No la dejes ser anónima”, escribió un comentarista en Twitter. “Por el resto de su vida, cada vez que alguien busque su nombre descubrirá que Sarah Fabian no cree que los niños necesiten mantas, jabones o cepillos de dientes”.

Una vocera del Departamento de Justicia confirmó que Fabian ha recibido amenazas de muerte, pero no respondió a las solicitudes de una entrevista. En un mensaje solo para sus amigos en Facebook, Fabian dijo que se arrepentía y reconoció que sus dichos habían “tocado un nervio”.

“Quizá muchos nervios”,  escribió, según capturas de pantalla que fueron provistas a The New York Times el martes por dos amigos de Fabian en Facebook. “Lamento mucho que esto haya pasado y desearía regresar el tiempo para intentar decir algo mejor para establecer mi postura con mayor claridad; como no puedo, muchas personas me odiarán por mucho tiempo. Bien, lo acepto y ni siquiera voy a tratar de responder; mejor me voy a mantener segura y espero que la gente sea amable con mi familia”.

Fabian subrayó que no era una enviada política ni “funcionaria de ninguna administración” y que pensaba que muchas personas, erróneamente, creían que ella estaba en la corte argumentando en contra de que Estados Unidos proveyera artículos de higiene a infantes.

“Ya sea que la gente solo vio fragmentos del alegato o porque la naturaleza de un argumento oral es que algunas veces no puedes expresar correctamente tu postura o quizá es porque nunca había articulado del todo mi postura, no sé”, escribió. “Quizá fueron todas las anteriores. No creo que esa sea la postura que estaba representando y entiendo que defenderme haciendo un análisis de mi argumento legal no cambiará lo que muchas personas piensan”.

Fabian, de 43 años, ha sido una importante defensora de las políticas de inmigración del gobierno estadounidense en el sistema judicial. Abogada de la Oficina de Litigios de Inmigración del Departamento de Justicia, ella ha argumentado en los tribunales de todo el país en casos de inmigración federal. En 2016, en Arizona, Fabian defendió al gobierno en una demanda que criticaba las condiciones en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza en Tucson, Arizona.

Creció en Dover, Massachusetts, y jugó fútbol en el Amherst College, del que se graduó en 1998 y luego estudió en la Escuela de Derecho de la Universidad George Washington, en la capital estadounidense. Después de trabajar en la firma de abogados Kirkland & Ellis, fue contratada por la Departamento de Justicia durante el gobierno de Barack Obama y ha sido funcionaria gubernamental desde 2009.

Parece que está afiliada al Partido Demócrata, al menos según el registro de votantes de julio de 2017 en el estado de Colorado, que todavía está activo.

No es la primera vez que Fabian llega a los titulares. En el verano pasado, cuando el drama judicial entre el gobierno de Trump y los defensores de los inmigrantes estaba en su apogeo por la reunión de las familias migrantes que habían sido separadas en la frontera, Fabian declaró que no estaba disponible para una audiencia cuando un juez le preguntó sobre la situación durante el fin de semana.

Fabian alegó tener una dificultad personal, según una transcripción divulgada por NBC News. “Tengo que cuidar a mi perro”, dijo y afirmó que por eso tenía que estar en su casa durante el fin de semana.

“Una abogada del gobierno de Trump va a cuidar perros en vez de trabajar durante el fin de semana para reunir a padres e hijos inmigrantes”, proclamó The New York Daily News en ese momento.



Jamileth