Migración

México deporta a 250 hondureños pero rechaza represión

2020-01-22

Los extranjeros agredieron con palos y piedras a los agentes que trataban de frenar su paso...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El gobierno mexicano rechazó las críticas en su contra por supuestamente reprimir a migrantes, y negó haberse excedido en los operativos de contención en la frontera sur, afirmando que no usará la fuerza para frenar el incesante éxodo centroamericano. Al mismo tiempo, anunció la primera deportación de más de 250 hondureños, a la que seguiría la de otros 450, lo que sumaría 700, aunque el canciller Marcelo Ebrard señaló que al menos 1,000 de los miembros de la caravana procedente de Honduras expresaron su deseo de ser repatriados.
    
"Nosotros queremos la paz, queremos resolver las discrepancias con diálogo. Resistieron mucho los de la Guardia Nacional porque hubo de parte de los migrantes agresión, no se cayó en la trampa de responder con violencia", afirmó el presidente Andrés López Obrador.
    
Se refería al choque registrado ayer en la frontera México-Guatemala entre migrantes y la Guardia Nacional.
    
Los extranjeros agredieron con palos y piedras a los agentes que trataban de frenar su paso después de cruzar el río Suchiate, límite natural entre ambos países, y que les lanzaron gases lacrimógenos.
    
"Afortunadamente no pasó a mayores, hay la instrucción de que no se utilice la fuerza", dijo el mandatario en su conferencia matutina.
    
El influyente líder oficialista Porfirio Muñoz Ledo, expresidente de la Cámara de Diputados, y aliado de López Obrador, denunció la "salvaje agresión cometida por la Guardia Nacional contra refugiados hondureños", durante la operación en la cual fueron detenidos más de 400 centroamericanos.
    
El congresista calificó las acciones de las fuerzas del orden como "vandalismo", señalando que este comportamiento "configura varios delitos que deben ser perseguidos".
    
Sin embargo, desde ayer, López Obrador dijo que "la presencia de elementos en los límites con Guatemala pretende garantizar el respeto a la ley, sin violar los derechos humanos de quienes buscan cruzar" la frontera.
    
López Obrador ofreció refugio a los recién llegados y, "aunque parezca contradictorio, protección, porque si no los cuidamos, si no sabemos quiénes son, si no tenemos un registro, pasan y llegan al norte y los atrapan las bandas de delincuentes", indicó.
    
El canciller Ebrard a su vez señaló que "si alguien está buscando violencia en México no la va a encontrar por parte de las autoridades" y dijo que "a pesar de las pedradas que se recibieron y una situación muy tensa, si alguien tenía la intención de provocar no logró su cometido".
    
A su juicio, la Guardia Nacional se comportó conforme a los ordenamientos y señaló que tiene instrucciones de actuar en forma "sensata y prudente, pero firme" para cumplir las normativas, pues "estamos obligados a cumplir la ley".
    
Ebrard indicó que el primer grupo de migrantes que arribó el fin de semana, de 2,500 personas, se comportó en general en forma "respetuosa y ordenada" y se les ofrecieron diferentes opciones de estancia legal, como refugio, trabajo temporal o retorno asistido.
    
"México tiene una de las posiciones más generosas del mundo respecto a los migrantes que vienen a nuestro país", sostuvo.
    
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que su personal constató que la caravana migrante fuera tratada adecuadamente sobre todo brindándole servicios de salud y ofreciéndole información sobre opciones de refugio.
    
Por su parte, la ONG Save The Children llamó a las autoridades mexicanas a adoptar "medidas especiales de protección" para niños, niñas y adolescentes de la caravana y habilitar "espacios adecuados y seguros" para ellos.
    
"Estamos preocupados por las condiciones en las que se encuentran los niños que integran esta nueva caravana. La respuesta que reciban del gobierno mexicano será fundamental para salvaguardar su bienestar y salud mental", dijo Jorge Vidal, director de Programas de la organización.
    
El director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, felicitó al gobierno mexicano por "sus esfuerzos para contener a la caravana migrante" procedente de Honduras que intenta llegar a Estados Unidos.
    
Lo mismo hizo durante una visita a Costa Rica, Mike Pompeo, el secretario de Estado de Estados Unidos.



Jamileth