Mujeres

Un denunciante de la industria tecnológica ayuda a otros a alzar la voz

2021-11-25

Desde el año pasado, Ozoma, de 29 años, exempleada de Pinterest, Facebook y Google,...

Erin Woo | The New York Times

El mes pasado, el gobernador de California, Gavin Newsom, firmó un proyecto de ley para ampliar la protección de las personas que denuncian la discriminación en el lugar de trabajo.

Un nuevo sitio web ofrece a los trabajadores del sector tecnológico consejos sobre cómo denunciar los malos tratos de sus empleadores.

Y Apple respondió a una propuesta de los accionistas en la que se le pedía que evaluara cómo utilizaba los acuerdos de confidencialidad en los casos de acoso y discriminación de los empleados.

Los distintos acontecimientos tienen una cosa —o, más bien, una persona— en común: Ifeoma Ozoma.

Desde el año pasado, Ozoma, de 29 años, exempleada de Pinterest, Facebook y Google, ha surgido como una figura central entre los denunciantes de tecnología. Hija de inmigrantes nigerianos que asistió a la Universidad de Yale, ha apoyado y orientado a los trabajadores del sector tecnológico que necesitaban ayuda para denunciar, ha presionado para conseguir más protección legal para esos empleados y ha instado a las empresas tecnológicas y a sus accionistas a cambiar sus políticas de denuncia.

Ayudó a inspirar y aprobar la nueva ley de California, llamada “Silenced No More” (”No más silencio”), que prohíbe a las empresas utilizar acuerdos de confidencialidad para acallar a los trabajadores que denuncian cualquier tipo de discriminación. Ozoma también ha publicado un sitio web, The Tech Worker Handbook, que ofrece información sobre si los trabajadores deben denunciar y cómo hacerlo.

“Me parece muy triste que en el sector tecnológico siga habiendo tanta falta de responsabilidad que los individuos tengan que hacerlo” denunciando, comentó Ozoma en una entrevista.

Sus esfuerzos —que han alejado al menos a un aliado en el camino— están cada vez más en el punto de mira a medida que los inquietos empleados del sector tecnológico emprenden más acciones contra sus empleadores. El mes pasado, Frances Haugen, una exempleada de Facebook, reveló que había filtrado miles de documentos internos sobre los daños de la red social. (Desde entonces, Facebook se ha rebautizado como Meta). Apple también se ha enfrentado recientemente al malestar de sus empleados, que han expresado su preocupación por los abusos verbales, el acoso sexual, las represalias y la discriminación.

Ozoma ahora se dedica a presionar de forma directa a las empresas tecnológicas para que dejen de utilizar los acuerdos de confidencialidad con el fin de evitar que los empleados denuncien la discriminación en el trabajo. También se ha reunido con activistas y organizaciones que quieren aprobar una legislación similar a la ley “No más silencio” en otros lugares. Y está en constante contacto con otros trabajadores tecnológicos activistas, incluyendo los que se han organizado contra Google y Apple.

Gran parte del trabajo de Ozoma surge de la experiencia. En junio de 2020, ella y una colega, Aerica Shimizu Banks, acusaron públicamente a su antiguo empleador, el creador de tableros virtuales Pinterest, de racismo y sexismo. Pinterest negó inicialmente las acusaciones, pero luego se disculpó por su cultura laboral. Sus trabajadores organizaron una huelga y una exejecutiva de la compañía demandó a la empresa por discriminación de género.

“Es notable cómo Ifeoma ha tomado algunas experiencias muy dolorosas, ha desarrollado soluciones para ellas y luego ha construido un movimiento en torno a hacer esas soluciones realidad”, opinó John Tye, fundador de Whistleblower Aid, una organización sin fines de lucro que proporciona apoyo legal a los denunciantes.

Él y Ozoma aparecieron hace poco en un seminario web para educar a la gente sobre los derechos de los denunciantes.

Meredith Whittaker, una exempleada de Google que ayudó a organizar una huelga en 2018 por la política de acoso sexual de la empresa, añadió sobre Ozoma: “Se ha quedado y ha trabajado para ayudar a otros a denunciar con más seguridad”.

Ozoma, que creció en Anchorage, Alaska, y Raleigh, Carolina del Norte, se convirtió en activista después de una carrera de cinco años en la industria tecnológica.

Como licenciada en Ciencias Políticas, se trasladó a Washington D. C. en 2015 para incorporarse a Google en el área de relaciones gubernamentales. Luego, trabajó en Facebook en Silicon Valley en política internacional.

En 2018, Pinterest reclutó a Ozoma para su equipo de políticas públicas. Ahí, ayudó a incorporar a Banks. Encabezaron decisiones políticas que incluían el fin de la difusión de información antivacunas y de contenidos relacionados con las bodas en terrenos de plantaciones en Pinterest, explicó Ozoma.

Sin embargo, Ozoma y Banks señalaron que se enfrentaron a la desigualdad salarial, los comentarios racistas y las represalias por plantear quejas en Pinterest. Dejaron la empresa en mayo de 2020. Un mes después, durante las protestas de Black Lives Matter, Pinterest emitió un comunicado de apoyo a sus empleados negros.

Ozoma y Banks dijeron que la hipocresía de Pinterest los había obligado a hablar. En Twitter, revelaron sus experiencias como mujeres negras en la empresa y Ozoma declaró que la declaración de Pinterest era “un chiste”.

Mediante un comunicado, Pinterest señaló que había tomado medidas para aumentar la diversidad.

Al alzar la voz, Ozoma y Banks asumieron un riesgo. Eso es porque rompieron los acuerdos de confidencialidad que habían firmado con Pinterest cuando dejaron la empresa. Las leyes de California, que solo ofrecen una protección parcial, no cubre a las personas que hablan sobre la discriminación racial.

Peter Rukin, su abogado, dijo que tenía una idea: ¿y si la ley estatal se ampliara para prohibir que los acuerdos de confidencialidad impidieran a las personas denunciar cualquier tipo de discriminación en el lugar de trabajo? Ozoma y Banks pronto empezaron a trabajar con una senadora del estado de California, la demócrata Connie Leyva, en un proyecto de ley para hacer precisamente eso. Se presentó en febrero.

“Estoy muy orgullosa de estas mujeres por haber denunciado”, afirmó Levya.

Desde que dejó Pinterest, Ozoma se ha trasladado a Santa Fe, Nuevo México, donde vive con una bandada de gallinas a las que llama las “Golden Girls” (Chicas doradas). También dirige una empresa de consultoría de capital tecnológico, Earthseed.

A través de Earthseed, Ozoma continúa su trabajo en torno a la denuncia de irregularidades. Colabora con la organización sin fines de lucro Open MIC y la consultora Whistle Stop Capital para impedir que las empresas tecnológicas utilicen acuerdos de confidencialidad para evitar que los trabajadores de cualquier lugar denuncien la discriminación.

En septiembre, Ozoma, Whistle Stop Capital y Open MIC, junto con el inversor de impacto social Nia Impact Capital, presentaron una propuesta a los accionistas de Apple. La propuesta pedía a la empresa que evaluara los riesgos asociados al uso de cláusulas de ocultación para los empleados que han sufrido acoso y discriminación.

El mes pasado, Apple señaló mediante una carta que no tomaría medidas sobre la propuesta, argumentando que la empresa “no limita la capacidad de los empleados y contratistas para hablar libremente sobre el acoso, la discriminación y otros actos ilícitos en el lugar de trabajo”. Se negó a hacer comentarios más allá de la carta.

Ozoma también apoya y asesora a otros activistas tecnológicos. El sitio web Tech Worker Handbook, en parte, fue diseñado para ayudar en la situación. El sitio web tiene información sobre cómo navegar por los acuerdos de confidencialidad y cómo protegerse contra la vigilancia corporativa o las amenazas físicas. En la parte superior del sitio hay un lema: “La preparación es el poder”. Desde que se puso en línea el 6 de octubre, el sitio ha tenido más de 53,000 visitantes, reveló Ozoma.

“Se lo envío a la gente que está pensando en denunciar”, dijo Ashley Gjovik, una exempleada activista de Apple que ha confiado en Ozoma para que la apoye. Cuando la gente piensa en denunciar, añadió, “su mente no va a los lugares de lo personal, de lo digital, de la seguridad, de todas las ramificaciones legales, de cómo incluso sacas esa historia, del impacto en los amigos y la familia, del impacto en tu salud mental”



aranza
Utilidades Para Usted de El Periódico de México