Nacional - Economía

Informalidad trepa a niveles históricos

2019-05-17

ar "un mecanismo para dar empleo a todos, que sea bien remunerado y con prestaciones",...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 17 MAY - La informalidad en México aumentó 2,7% anual durante los primeros tres meses del año, para llegar a 30,8 millones de personas, que representan 56,7% de la población ocupada, una cifra sin paralelo en la historia de México, según estadísticas oficiales.
    
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), un órgano autónomo del Estado, señaló que en los últimos 12 meses se incorporaron al ejército de la economía subterránea 797377 personas, una cifra que eriza la piel y para los economistas es a todas luces una señal de alarma.
    
Según algunos expertos, el gobierno no está haciendo bien su trabajo para hacer atractivo a los empleadores la creación de empleos formales, lo que está fomentando la precarización del trabajo y, al mismo tiempo, representa una forma de evitar el pago de contribuciones al fisco.
    
Clemente Ruiz, investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que no se ha "encontrado una política para contener el fenómeno", que es ya un flagelo para el país.
    
Las autoridades son incapaces de hallar "un mecanismo para dar empleo a todos, que sea bien remunerado y con prestaciones", indicó.
    
El empleo informal tiene rostro predominantemente masculino, pues tres de cada cuatro personas empleadas en la denominada "economía negra" (73,8%) son hombres y sólo una (26,2%) mujer, de acuerdo con el Inegi.
    
La mitad de los trabajadores que laboran sin beneficios sociales pertenecen a lo que se denomina propiamente el "sector informal", principalmente el comercio callejero, el cual subió 4,3% anual en el primer trimestre del año.
    
El resto se ocuparon en la empresa privada, el gobierno y otras instituciones, pues la informalidad abarca no sólo quienes laboran por su cuenta.
    
También engloba a quienes se desempeñan en negocios, comercios y la administración pública pero sin recibir servicios médicos, prestaciones o bonos de ninguna especie, sino sólo el salario.
    
José Nabor, miembro del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alertó hace poco a través del portal Animal Político que si no se atiende el tema de los empleos informales, "con el paso del tiempo" podría generar "efectos negativos para la economía".
    
Se trata de una "bomba de tiempo" que "podría explotar en 15 o 20 años pues hoy en día solo el 20 o 30 % de trabajadores está ahorrando para su retiro". "Con esto, para el año 2045 o 2050 estaremos concentrados en una economía con una población adulta con muy bajos recursos; estamos ante una de las últimas oportunidades para revertir la situación", señaló Nabor.
    
El sector informal representa entre el 22 y el 23% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significa que una cuarta parte de la economía depende de este segmento, lo que hace prever un periodo de estancamiento para los próximos años.
    
Una estrategia para combatir la informalidad, de acuerdo con los especialistas, debería incluir "generar condiciones para un mayor crecimiento económico, mejorar la definición del gasto público y crear una política económica que incremente la inversión pública y atraiga una mayor inversión privada".
    
César Salazar, otro académico de la UNAM, estima que legislar para evitar las llamadas "outsourcing", o subcontratistas, que surgen ante las rigideces en la ley laboral, sería otra manera de combatir la informalidad.
    
Recientes reformas a la ley laboral por ahora dejaron fuera cambios en las normativas para restringir la llamada "terciarización".
    
Una de las fórmulas posibles para afrontar la informalidad también sería el aumento al salario mínimo a niveles aceptables pero esta política está limitada por el riesgo de que se desborde la inflación.
    
"Para poder aumentar el salario mínimo, primero el objetivo tendría que ser aumentar el poder adquisitivo del salario. Se trata que las personas con menores ingresos tengan acceso a los precios de la canasta básica, por eso el esfuerzo deber esforzarse en el poder adquisitivo", indicó Salazar. 
  



regina