Nacional - Economía

Pemex duplicó sus pérdidas en 2019 por la caída de la producción y las ventas

2020-02-27

El golpe también se notó en el procesamiento de crudo. En 2019, Pemex procesó...

Por JON MARTÍN CULLELL | El País

México 27 FEB 2020 - 19:09 CST El "rescate" de Pemex prometido por el Gobierno mexicano hace un año sigue sin materializarse. La petrolera estatal se mantiene a la deriva, con pérdidas que alcanzaron en 2019 los 18,000 millones de dólares —un 92% más que en el ejercicio precedente—, según datos difundidos este jueves. Los ingresos también cayeron hasta los 73,000 millones de dólares, un descenso del 16% respecto al año anterior. Pese a los intentos de la Administración de Andrés Manuel López Obrador para detener el declive, la caída de la producción y de las ventas domésticas y externas mantienen a la paraestatal bajo agua. 

El año pasado, la producción de Pemex cayó un 7,4%, hasta los 1,7 millones de barriles diarios, cuando en 2018 la cifra fue de 1,8 millones. Pemex insiste en que en la segunda mitad del ejercicio logró detener la caída, un dato al que se aferra la dirección para justificar su optimismo de cara a 2020. La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el organismo regulador del sector en el país norteamericano, ya había avisado de retrasos importantes en la perforación de nuevos yacimientos. De los 28 programados para 2019, la paraestatal solo alcanzó a perforar tres. 

El golpe también se notó en el procesamiento de crudo. En 2019, Pemex procesó 592,000 barriles diarios, un ligero descenso respecto a los 612,000 del año anterior. La petrolera lo atribuye a un programa de rehabilitación de las refinerías iniciado en septiembre. Sin embargo, el descenso se había dado ya en la primera mitad del año. Como consecuencia de la caída en la producción de crudo y de la ralentización del proceso de refinación, México exportó un promedio de 81,000 barriles diarios menos que en 2018.

Frente a los malos resultados, Pemex pide paciencia. Junto a la disminución de las exportaciones, el director de Finanzas, Alberto Velázquez, ha apuntado este jueves en una conferencia telefónica a la disminución del precio de la mezcla mexicana y ha asegurado que va a haber "una mejora gradual y constante de los indicadores financieros". El primer año los esfuerzos se han enfocado, según el directivo, en "asentar las bases estructurales" para una transición con una duración prevista de tres años. La reducción de la deuda en casi un 5%, unos 99,000 millones de pesos del saldo total, es un ejemplo de esos "avances". Con todo, Pemex sigue siendo la petrolera más endeudada del mundo.

La firma estatal apunta también a los ahorros conseguidos por el combate al robo de combustible. La cruzada contra este delito, conocido como huachicol, fue el primer gran desafío al que se enfrentó el Gobierno tras tomar posesión en diciembre de 2018. En ese aspecto, sí hay motivos de celebración: de un robo promedio de 56,000 barriles diarios en 2018, se pasó al robo de 5,000 el año pasado.

Sin embargo, el incremento de las pérdidas muestra que la estrategia no es suficiente, según el economista José Luis de la Cruz. "No basta con el combate a la corrupción: se tienen que revisar la producción y la estructura operativa". El economista apunta, además, a un escenario internacional complicado para este año, agravado ahora por la expansión del coronavirus —con su consiguiente impacto sobre el precio del petróleo— y su previsible impacto económico. "Las condiciones adversas que ya se vieron en 2019 no se están disipando".

Las pérdidas pueden afectar, además, a la revisión de la calificación crediticia de la petrolera, según el economista Gonzalo Monroy. "Es una gran alerta roja. El Gobierno tiene que dejar de pensar en los barriles y enfocarse en la rentabilidad. El costo de venta y refinación es altísimo", dice el experto, quien considera "muy probable" una rebaja de la calificación. De llegar, ese recorte pondría en entredicho, también, la nota crediticia del bono soberano mexicano.

Los malos resultados colocan en una situación complicada al Gobierno de López Obrador, que ha hecho del rescate de la petrolera una de sus prioridades. Nada más tomar posesión, el presidente comparó la tarea que tenía por delante con la nacionalización petrolera de 1938 y se marcó como meta llegar a los 2,4 millones de barriles diarios para el final del sexenio en 2024, un objetivo que los expertos ven cada vez más improbable. 

La fragilidad de Pemex aumenta la presión sobre el Gobierno para que restablezca las rondas petroleras y las asociaciones con empresas, establecidas por el anterior Ejecutivo —presidido por Enrique Peña Nieto, del PRI— para fomentar la inversión privada en el sector e incrementar la producción. Subido a lomos de una promesa de "soberanía energética", la Administración de López Obrador canceló ambos mecanismos por considerar que no habían dado los resultados esperados. 



regina