Nacional - Economía

La crisis económica será la más difícil y turbulenta en el mundo: José Ángel Gurría

2020-05-29

“La magnitud de los efectos económicos dependerá de cómo evolucione la...

“El Periódico de México”

“La economía mundial en caída libre”

En la videoconferencia "Respuestas a la crisis del covid-19. Recomendaciones para México", organizada por el Foro Jesús Silva-Herzog Flores, el secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, dio una Conferencia Magistral en donde expuso sus expectativas sobre la situación que vive el mundo enfrentando la pandemia del coronavirus. “La magnitud de los efectos económicos dependerá de cómo evolucione la pandemia, tanto en México como en el mundo, pero también de las medidas que los gobiernos tomen”.

La videoconferencia contó con la asistencia de 1,379 video espectadores y tuvo miles de reproducciones a través de Facebook, Twitter y en el mismo sitio del Foro. La mayoría de medios de prensa, radio y televisión la describieron y acentuaron las expectativas del secretario de la OCDE sobre las tendencias de la economía mundial por los efectos y consecuencias de la pandemia del COVID-19 que tendrá en el ámbito mundial.

En el caso de México, Gurría estimó que el país enfrentará una recesión más profunda que otras economías de América Latina por su dependencia del comercio mundial y de las inversiones internacionales que dejarán de fluir por la incertidumbre que priva en el mundo. El quebranto de la economía mexicana se agudizará en sectores clave del país como el turismo, automotriz, del petróleo, y por si fuera poco en las remesas del exterior que seguramente van a disminuir. Además, se interrumpieron las cadenas globales de producción y proveedurías. El consumo interno también cayo drásticamente.

La pandemia nos alcanzó en un momento que ya era complicado para México, con una economía contraída como producto del declive de la inversión en 2019, la incertidumbre del TLC, eventos coyunturales externos, el derrumbe del precio del petróleo, el subejercicio del presupuesto, primer año del gobierno federal, escasa inversión pública, etc. Las proyecciones de analistas sobre la economía estiman que el Producto Interno Bruto (PIB) de México se contraerá en 8 % y unos 693,000 empleos se perderán en lo que resta de 2020.

“Súbitamente todas las expectativas económicas cambiaron ante la aparición del coronavirus, el Impacto ha sido brutal.  La velocidad del contagio se dio tan rápido que gobiernos se vieron obligados a tomar medidas sin precedente para contener pandemia.  Cerraron negocios, fronteras y se apagaron los motores de la economía mundial.  Dolorosa experiencia, compleja e inesperada, Mil millones de niños se quedaron sin escuela confinados en sus casas”.

La OCDE publicó recientemente un estudio: “La economía mundial en caída libre” en el cual analiza el impacto que tendrán las economías en distintos países. El impacto negativo sobre el crecimiento anual será de 2 puntos porcentuales por cada mes de confinamiento. ¿Cuánto durara?, eso nadie lo sabe, asentó el secretario general de la OCDE. Relató también que la crisis del coronavirus se convirtió en una epidemia económica. Ha sido sorprendente la velocidad de contagio de este virus en el que no hay medicinas ni vacunas, ni tampoco fecha próxima para contar con ellas.  Así, simple y sencillamente, podemos decir que la pandemia que padecemos apagó los motores de la economía mundial. Esta interrupción afecta principalmente a los sectores de servicios, automotriz y el de turismo, no solo de México sino en todo el mundo, advirtió el secretario de la OCDE.

“Ninguno de los organismos económicos internacionales ni los gobiernos advirtieron ni estaban preparados para enfrentar semejante apagón de la economía mundial. La crisis que enfrentaremos será mayor que la del 2008 y 2009. Todas las economías, sin excepción, en mayor o menor grado, se verán afectadas”.

“La contracción de la economía mundial será mucho más grave puesto que todas las economías se verán afectadas por la paralización de los comercios, los servicios, el turismo, el incremento ascendente del desempleo, la caída de la demanda, la desconfianza de los consumidores, el freno de inversiones y la incertidumbre financiera en los mercados”, enfatizó Gurría en la videoconferencia.

Gurría, con 14 años al frente de la OCDE, hizo 11 recomendaciones para estimular a la economía de México y superar la crisis epidemiológica, entre las que destacó: la política macroeconómica como instrumento para beneficiar a las clases sociales marginadas del desarrollo económico. Aumentar la recaudación fiscal sin afectar la actividad económica. Acciones financieras que eviten que la crisis sanitaria se convierta en una mayor crisis financiera de la que se esperaría como consecuencia de la contracción económica. Aumentar el presupuesto en salud para infraestructura médica y hospitalaria. Reestructurar la economía para enfrentar el cambio climático, proteger el medio ambiente, la biodiversidad y la salud. avanzar hacia la descarbonización e invertir en energías renovables; protección social de la población más vulnerable. Reducir la economía informal aumentando el gasto social. Construir un sistema educativo moderno para enfrentar el futuro. Apoyar financieramente a las empresas, particularmente a las más afectadas por la crisis del COVID-19, como las de servicios, turismo, las pymes, incrementando créditos para que no se ahoguen ni se apaguen, recortar horas de trabajo, reducir y posponer pago de impuestos, deudas. También sugirió alentar el uso de tecnologías digitales con mayor infraestructura de conectividad. Apoyar y aumentar la inversión en el campo de la ciencia, tecnología e investigación.

El secretario Gurría hizo énfasis en disponer de más presupuesto para el sector salud, en la suficiencia y capacidad de profesionales de salud, capacidad hospitalaria, materiales e insumos, autosuficiencia para responder a este tipo de sorpresas sanitarias, contar con camas suficientes, laboratorios, no tener que importarlos en las emergencias, como ventiladores, pruebas, mascarillas, medicamentos. El promedio de inversión de la OCDE en este sector es del 9 por ciento del PIB, y en México es apenas del 5.5 %.

Y, entre otras sugerencias, como una prioridad ante la emergencia sanitaria, recomendó que la estrategia del desconfinamiento esté basada en la ciencia médica para poder restablecer una activación gradual de la economía, sin precipitaciones políticas, hasta que una vacuna esté disponible. La reapertura de la economía se debe basar en un programa de tres vías: pruebas, de personas y su rastreo de contactos, el incremento de la capacidad hospitalaria para enfrentar la pandemia y un levantamiento gradual de las restricciones apoyado en pruebas y mayor capacidad hospitalaria.

Gurría terminó enfatizando que este año será uno de los años más desafiantes de la historia que nos exige cambiar nuestra forma de pensar, de decidir, de actuar y de gobernar, El desafío es multidimensional, sanitario, económico, social, empresarial, digital y de gobernabilidad, un desafío que pone a prueba la capacidad del gobierno y de la sociedad para superar esta crisis sanitaria y económica imprevista, jamás imaginada.

El “Foro Jesús Silva-Herzog Flores”, patrocinador de esta magistral videoconferencia, que tiene como objetivo primordial la promoción y enaltecimiento del servicio público como una actividad indispensable para el desarrollo económico y político de nuestro país; adelantó e invito a los asistentes y participantes, a una siguiente presentación por este mismo medio; la del doctor Julio Frenk Mora: «Lecciones de la Pandemia», el próximo día 4 de junio, a las 18:30.

 



JMRS