Nacional - Finanzas

3 mitos sobre los ‘súper ricos’ de México que son mentira y no quieren que sepas

2023-01-23

Quien encabeza el listado no solo en el país sino en América Latina y el Caribe es...

 

Business Insider | Los «súper ricos» son las personas que poseen el mayor número de riqueza en el mundo.

En el caso de México, existen 15 personajes que entran en este rubro; tienen una fortuna neta mayor a 1,000 millones de dólares (mdd). Quien encabeza el listado no solo en el país sino en América Latina y el Caribe es Carlos Slim, líder de Grupo Carso.

Esto abona a la desigualdad en México. Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 43.9 millones de mexicanos viven en la pobreza y, de ellos, 8.5 millones están en pobreza extrema.

A ello se suman el discurso meritocrático que prevalece en el sistema capitalista, así como algunos mitos que «protegen» a las personas en este círculo.

Estos son los que identifica Oxfam México en su estudio «¿Quién paga la cuenta? Los mitos detrás de los impuestos a las grandes fortunas en México».

1. Obtuvieron sus fortunas solo con esfuerzo

¿Cuántas veces no hemos escuchado que debemos «echarle ganas» para ser parte de los «súper ricos»? Esta meta, prácticamente imposible de conseguir, provoca que la población viva frustrada por no alcanzar esa meta impuesta socialmente.

Esto ocurre porque de las personas que tienen una fortuna de más de 1,000 mdd, 10 de ellas consiguieron ese dinero a través de herencias, «aún cuando pudieron ser relativamente ricos antes de hacerse milmillonarios, pues pertenecen a dinastías que van perpetuando su riqueza y poder de generación en generación en un país en el que no existe un impuesto a las grandes herencias», detalla la organización.

«Tres de ellas entraron a la lista apenas en 2022, tras heredar —ya sea en muerte o en vida— la totalidad o una porción de su fortuna de sus padres. Ocho de ellas—entre las que se encuentran las tres más grandes del país— las consolidaron gracias a la ola de privatizaciones del gobierno mexicano durante las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, como la banca, las telecomunicaciones, los aeropuertos y las carreteras«, agrega en el estudio.

Sumado a lo anterior, seis de los «súper ricos» tienen esa riqueza gracias a concesiones del Estado en rubros como la minería y las telecomunicaciones.

2. Ya pagan lo suficiente en impuestos

Las personas con ingresos superiores a los 500 millones de pesos (mdp) al año apenas representaron 0.03% de la recaudación total de impuestos federales y 13.6% de los relacionados con personas físicas en 2021.

«Mientras tanto, las grandes empresas en México pagaban hasta 2021 unas tasas efectivas de Impuesto Sobre la Renta (ISR) entre 1 y 8% del total de ingresos, dependiendo de la actividad económica, muy por debajo del 30% que establece la ley», expone Oxfam México.

¿Por qué ocurre esta situación? Se debe a las distintas estrategias que emplean para disminuir el pago de impuestos, a pesar de que siempre «ganan» y especialmente más a partir de la pandemia.

«Así, no solo la contribución en impuestos de los ‘súper ricos’ no va acorde a su capacidad de pago, sino que además utilizan distintos mecanismos para reducir aún más su contribución. Un ejemplo de esto se encuentra en los recientes litigios de Grupo Salinas que, tras una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tuvieron que realizar un pago de 2,776 mdp. Sin embargo, dicho monto apenas representa 7% del total adeudado por ese consorcio, que asciende a cerca de 37,000 mdp», da a conocer el análisis.

A esto se agrega que hasta 400,000 mdp de los beneficios que perciben anualmente las compañías en México se transfieren a paraísos fiscales.

3. Cobrar impuestos a los ‘súper ricos’ solo es para países europeos

Oxfam México aclara que esto es falso, ya que anteriormente se cobraban impuestos a las personas con más recursos en el país. Esto fueron eliminados para favorecerles.

En el pasado, debían hacer este trámite por ganancias extraordinarias (desapareció en 1941), por utilidades excedentes (anulado en 1952) y por herencias y sucesiones (no aplicable desde 1962).

«Tras décadas de una falsa creencia de que los impuestos a las grandes fortunas desincentivan la inversión y reducen el crecimiento económico —lo que la reciente evidencia desmiente—, los impuestos a la riqueza empiezan a formar parte del futuro de América Latina. La región vive una oportunidad inmediata y única, donde los nuevos gobiernos progresistas pueden decidirse por dar un giro sustancial en las políticas fiscales de sus países con una nueva ola de reformas fiscales progresistas en América Latina y el Caribe», precisa la organización en la investigación.

Naciones como Argentina, Bolivia, Chile y Colombia, por nombrar algunos, ya cuentan con legislaciones o lineamientos al respecto.

A todo esto, ¿de qué manera mantienen sus fortunas los ‘súper ricos’?

En el estudio, Oxfam México da a conocer que los «súper ricos» utilizan estrategias como no pagar impuestos, explotar y no otorgar salarios dignos a las personas trabajadoras y más para seguir manteniendo sus riquezas.

Esto lo llevan a cabo en seis rubros:

    Préstamos: no tocan sus activos para no pagar impuestos y, lo que obtienen del dinero prestado (valor), lo emplean como garantía de pago.

    Hacen compras: crean compañías con herencias o adquieren acciones de firmas para que el valor crezca y exenten la recaudación fiscal.

    Usan el poder para chantajear para que personas en las esferas económicas, políticas, sociales y de medios de comunicación les apoyen.

    Ignoran a las autoridades tributarias y sus regulaciones.

    Esconden el dinero: esto a través de paraísos fiscales.

    Heredan a su familia.



Jamileth