Nacional - Política

López Obrador declara la guerra a los medios

2019-04-25

 El presidente Andrés López Obrador declaró la guerra a la "prensa...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 25 ABR - El presidente Andrés López Obrador declaró la guerra a la "prensa conservadora", por supuestamente defender los privilegios de la clase dominante, a la que denomina "la mafia del poder".
    
Aunque se rehúsa a ser comparado con su homólogo estadounidense Donald Trump, que suele arremeter contra la prensa que difunde "fake news", la oposición suele equipararlo al jefe de la Casa Blanca, que se ha enemistado con la gran prensa estadounidense.
    
El jefe de Estado llama "fifí" a la prensa que lo critica, un término que significa "presumido" o fanático de la moda, pero se refiere las clases aristocráticas del país.
    
Al igual que Trump, que se ha peleado especialmente con medios muy influyentes como el diario "The New York Times" o el "Washington Post", López Obrador ha identificado como su principal adversario al periódico capitalino Reforma. Apenas hace unos días, acusó a este matutino de "tratar de imponerle la agenda y frotarse las manos esperando su fracaso", además de formar parte de una verdadera cruzada para desprestigiar su imagen.
    
"Hay desde luego toda una campaña, es lógico, es natural, diría que hasta legítimo, para que no nos vaya bien, sobre todo del flanco derecho del núcleo conservador, pero se va avanzando", afirmó durante su conferencia matutina habitual.
    
López Obrador, que ganó las elecciones del 1 de julio del 2018 con el 53% de los votos, suele hablar desde su campaña política de "la mafia del poder", donde agrupa sobre todo a empresarios, pero en las últimas semanas en su vocabulario ahora aparece un nuevo villano: la prensa conservadora.
    
No sólo Reforma es señalada por el jefe de Estado como su enemiga, sino también el semanario Proceso, que ha destacado por sus constantes críticas a todos los gobiernos en turno, además de El Financiero, Uno TV (propiedad del magnate Carlos Slim) y El Universal, el diario más antiguo del país.
    
El académico Sergio Aguayo, que colabora con Reforma, pero ha destacado por su activismo a favor de los derechos civiles, señaló que si este diario "viola los códigos de ética periodística, el presidente tiene que demostrarlo, utilizando para ello el derecho de réplica". Aguayo, profesor del Colegio de México, uno de los ateneos públicos más influyentes del país, afirmó que "el encono" hacia el periódico "tiene años incubándose, porque medio y político han tenido carreras paralelas". Reforma, que forma parte de un consorcio surgido en el norteño estado de Nuevo León, donde publica el diario El Norte, y otros medios en ciudades importantes del país, fue fundado en noviembre de 1993.
    
Para Aguayo, desde que comenzó a publicarse en la Ciudad de México, "la beligerancia e independencia del diario provocaron una reacción ambivalente en López Obrador".
    
"Se alegraba con las encuestas que lo mostraban de puntero y se enojaba cuando publicaba información 'imprudente'", pero hace notar que jamás había "llegado a la hostilidad actual". López Obrador suele alabar a los periodistas "prudentes" y hace unos días dijo a los reporteros que le escuchan cada día en sus conferencias matutinas diarias de una hora o más de duración, llamadas popularmente "mañaneras", que "si ustedes se pasan, ya saben lo que les sucede".
    
Se refería a las "palizas" que suelen dar por las redes sociales los seguidores del jefe de Estado contra quienes lo atacan, y que sus críticos creen que son "organizadas" por los llamados "bots" digitales.
    
El columnista de Reforma, Jorge Ramos, conductor de la cadena de TV en español estadounidense Univisión, quien rebatió recientemente con López Obrador a propósito de las cifras del mandatario sobre la criminalidad, señaló que "los mejores reporteros que conozco no son prudentes".
    
"Suelen desobedecer y, ante los ojos de los gobernantes, se pasan. Es la única manera de enfrentar a los poderosos", afirmó Ramos, quien dijo que "una parte importante del ejercicio democrático es estar en desacuerdo con los gobernantes". Ramos alertó sobre el riesgo de que la hostilidad de López Obrador derive en "agresiones que empeorarían la precaria existencia de un gremio acosado por criminales y poderosos".



JMRS