Nacional - Política

Elección del Ombudsman bajo sospecha

2019-11-20

Una maniobra irregular le otorgó "in extremis" el triunfo a Rosario Piedra,...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 20 NOV - La elección reciente de la nueva defensora del pueblo en México, marcada por la sospecha de fraude, manchó la imagen de la líder histórica a favor de los desaparecidos Rosario Ibarra de Piedra, y podría complicar la lucha contra la violación a los derechos humanos en el país.
    
La designación de Rosario Piedra, 68 años, hija de la ex senadora y ex candidata presidencial, 92 años, presidenta del colectivo Eureka, equivalente mexicano a las Madres de la Plaza de Mayo de Argentina, agitó a los medios políticos y puso en guardia a las organizaciones civiles.
    
El proceso ocurrió en el peor momento, apenas unos días después que la respetada líder de los familiares de los desaparecidos por la represión gubernamental en los años 60 y 70 fuera homenajeada por el Senado, que le entregó su máxima presea, la Medalla Belisario Domínguez.
    
Una maniobra irregular le otorgó "in extremis" el triunfo a Rosario Piedra, académica, líder de izquierda y psicóloga, por apenas dos votos de diferencia.
    
Piedra resultó electa por 76 votos cuando la Constitución prevé al menos 78 votos, es decir, la mayoría calificada (dos tercios) de los miembros del Senado. Según la denuncia de la oposición, los votos fueron contados mal durante el escrutinio para dar el resultado que se requería, un burdo movimiento que quedó al descubierto a través de un recuento de las papeletas.
    
Por si fuera poco, la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) fue acusada de no reunir los requisitos para el cargo, para lo cual se requiere que deje cualquier puesto partidista hasta un año antes de su elección.
    
Sin embargo, hasta hace poco era integrante del Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda), el partido en el poder.
    
"Tremendo desastre, por donde se le mire. María del Rosario Piedra Ibarra tendría que dimitir y punto", afirmó lapidario el académico y analista político Ricardo Raphael, quien estimó que "es alta la pila de agravios que ha provocado su nombramiento".
    
Para quienes defienden la elección, alegando que es justa porque se trata de la hija de una icónica figura en la historia de la lucha contra la impunidad, Raphael recordó que aquí no influye "la genética". El tema de los derechos humanos es un tópico sensible en México debido a que, a los 1,500 desaparecidos durante la represión de los años 60 y 70 se suman los 40,000 de la guerra anticrimen lanzada en 2006.
    
La oposición exigió reponer el proceso, pero el oficialismo se opuso y la juramentación de la Ombudsman se realizó en medio de un forcejeo en las tribunas entre quienes apoyaban a la nueva funcionaria y los que trataban de impedir su asunción, un espectáculo calificado de "patético" por algunos críticos.
    
Ante esa circunstancia, crece la exigencia de ONGs y de destacados analistas para que la nueva dirigente de la CNDH renuncie a su cargo.
    
"Podría ser la Madre Teresa de Calculta reencarnada" pero "no sería suficiente para justificar su permanencia en el puesto", afirmó la reputada académica y columnista política Denise Dresser.
    
"Cuando aceptó que le levantaran el brazo para tomar posesión en medio de un vergonzoso zafarrancho, avaló un fraude", afirmó.
    
Por su parte, colectivos como la Red por los Derechos de la Infancia en México, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, el Grupo de Información en Reproducción Elegida, Equis-Justicia para las Mujeres, y Causa en Común, entre otras ONGS se sumaron a la petición para que dimita al cargo.
    
"La CNDH es un órgano público autónomo que representa décadas de lucha para tener una institucionalidad encargada de defender a todas las personas frente abusos de autoridades y funcionarios públicos", señaló el desplegado de las entidades civiles. El conflicto amenaza con acarrear serias consecuencias en un país donde la violación de las garantías individuales es un asunto cotidiano.
    
Lo pronto, el conservador Partido Acción Nacional (PAN) anunció que sus 10 gobernadores (casi un tercio del total) dejarán de acatar sus recomendaciones.
    
Las resoluciones de la CNDH no son vinculantes pero suelen tener una fuerte influencia en la toma de decisiones de las autoridades de todos los niveles y en las políticas públicas.
 



regina