Nacional - Política

Complicado primer año de López Obrador

2019-11-30

Aunque los observadores creen que no todo es negativo y de hecho juzgan el balance de los 12...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 30 NOV - Una violencia rampante que ha resultado un monstruo difícil de domar y una economía estancada, que raya en la recesión, son los dos elementos centrales con los que ha tenido que lidiar el presidente Andrés López Obrador al cumplirse este domingo su primer año de gestión.
    
Este cóctel de acontecimientos, que algunos analistas califican con el lugar común de "tormenta perfecta", se suma a otros problemas como una desocupación en ascenso, una caída en la inversión y un desplome en el sector industrial, especialmente en la sensible rama de la construcción.
    
Aunque los observadores creen que no todo es negativo y de hecho juzgan el balance de los 12 primeros meses de López Obrador como "agridulce", las cosas van mal en por lo menos dos temas vitales que importan al ciudadano de a pie: la seguridad y la economía.
    
En el primer caso, sólo entre enero y octubre pasado México registró los 10 meses más sangrientos de su historia, si bien López Obrador, insiste en que el flagelo de la violencia se estabilizó.
    
Durante este agitado período de 10 meses bajo el nuevo gobierno de centro-izquierda se registraron 29.574 homicidios, según fuentes oficiales.
    
Analistas anticipan que si se mantienen los mismos niveles en el último bimestre, 2019 se convertirá en el año más violento de la historia, con unos 34,400 homicidios intencionales.
    
Con la "casa ensangrentada", como ha llamado al país en términos líricos el poeta y activista anticrimen Javier Sicilia, no es extraño que la popularidad del mandatario haya bajado hasta en un 20%, del 80 al 60% entre su asunción y la celebración de su primer aniversario en el poder.
    
Aún así, el "tsunami" de las elecciones del 1 de julio de 2018, que venció con un 53% de los votos, uno de los niveles de apoyo más altos de las últimas décadas, cerró su primer año con la popularidad más elevada (68%) para un período similar que sus últimos tres antecesores.
    
Los expertos atribuyen que tenga mejor imagen que los ex presidentes Enrique Peña (2012-2018), Felipe Calderón (2006-2012) y Vicente Fox (2000-2006), en su primer año a su gran capacidad de comunicar, aunque sus adversarios creen que también fomenta un incipiente "culto a la personalidad".
    
El mal manejo del tema de la seguridad pública en su gobierno, que ha hecho de la frase "abrazos, no balazos", su principal mantra, ha sido la principal razón de su caída en los sondeos, según las encuestas.
    
El apoyo a su estrategia anticrimen pasó de 45 a 32% de septiembre a octubre, según la firma Gabinete de Comunicación Estratégica.
    
Al menos 270,000 personas han muerto y unas 40,000 se encuentran desaparecidas desde que se inició la "guerra contra el crimen", con el apoyo de las Fuerzas Armadas, en 2006 y sólo durante los 10 primeros meses del año han muerto unas 30,000 personas y se han registrado al menos 10 masacres.
    
En el ámbito de la economía las cosas tampoco marchan muy bien luego que apenas unos días antes de cumplirse el primer año de gobierno de López Obrador se confirmó que el país sufre una "recesión técnica" desde hace 9 meses.
    
Es la primera vez en una década en que la economía mexicana detiene su marcha, y el peor inicio de una gestión presidencial desde hace 24 años.
    
El ingreso per cápita se redujo a unos 9,500 dólares anuales en el tercer trimestre del año (1,4%) el nivel más bajo de los últimos dos años.
    
Los expertos estiman que la economía nacional "permanecerá en recesión por lo menos hasta finales del presente año" y que la recuperación vendría hasta el 2020 aunque en forma modesta.
    
Para enfrentar el riesgo de una crisis, el gobierno México renovó una Línea de Crédito Flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha estado vigente desde 2009 para los próximos dos años.
    
Además, en vísperas de celebrar su primer año en el poder, López Obrador anunció un ambicioso plan de 147 proyectos de infraestructura para "empujar" la economía con inversiones de unos 43,000 millones de dólares.



JMRS