Nacional - Población

El Gobierno mexicano se olvida de las víctimas mujeres en su campaña contra la violencia familiar

2020-05-28

La experta considera que la negación del problema es el primer paso para que haya recortes...


El País | Las llamadas por violencia física contra las mujeres durante el confinamiento en México subieron en el mes de abril 42% respecto al mismo mes del año anterior, según indican los datos oficiales. En este contexto, la secretaría de Gobernación lanzó la campaña Cuenta hasta 10 para frenar y prevenir la violencia familiar que sucede en los hogares.

En los anuncios y spots publicitarios puede verse a diferentes integrantes de la familia perdiendo la paciencia e increpando a otras personas: una mujer se desespera con un señor mayor que tira unos platos al suelo, un hombre regaña a su pareja por poner la música demasiado alta y un señor mayor reprende a unos niños por estar haciendo alboroto.

¿Y la violencia contra las mujeres?

Las mujeres en México son las principales víctimas de violencia de género. Con diez asesinatos al día, la mayoría de mujeres muere a manos de sus parejas sentimentales en el hogar. Es por eso que la campaña del Gobierno ha indignado tanto a colectivos feministas como a otros integrantes de la ciudadanía. Este es el caso de la diputada independiente, Martha Tagle.

"La campaña refuerza el discurso respecto a que las cosas que suceden en casa, se resuelven con los trabajos de cuidados que hacen las mujeres todos los días", dice la escritora Brenda Navarro. "Lo que hacen con esta campaña es dar más responsabilidad a las mujeres de ser las que mantengan la paz dentro del espacio privado. Esto lo único que perpetua es la estructura del Estado feminicida que actualmente es México", considera Navarro.

"Cuenta hasta 10 y saca la bandera blanca de la paz", reza la campaña para fomentar las llamadas al número de emergencia 911. Hace dos semanas, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguraba que el 90% de las llamadas que hacen las mujeres a ese teléfono "son falsas".

Las cifras oficiales contradicen al mandatario mexicano. El pasado mes de abril se recibieron más de 400,000 llamadas de auxilio por violencia de género, mientras que las organizaciones civiles que ayudan a víctimas de violencia, como la Red Nacional de Refugios, señalan que la demanda de ayuda se ha disparado más de un 60% con el confinamiento por coronavirus.

Pese a todo, el presidente sigue negando un repunte de la violencia contra las mujeres dentro de los hogares. “De tanto repetir un discurso se vuelve real en la mente de la sociedad. No reconocer que se ha incrementado la violencia durante la pandemia, pone en riesgo la vida de millones de mujeres y niñas en el país”, explica Aimeé Vega del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La experta considera que la negación del problema es el primer paso para que haya recortes presupuestales en el combate a la violencia de género. “Lo que se está en juego es la desarticulación de las políticas públicas para apoyar a las mujeres”, dice Vega. Esos recortes presupuestales pondrían en mayor vulnerabilidad y precariedad la vida de las víctimas con el riesgo de que se dispare la tasa de asesinatos, concluye la especialista.

La campaña Cuenta hasta 10 ha sido identificada en redes como un plagio que ya lanzó una televisora privada en los años 90. Va en línea con la idea de convivencia familiar que predica López Obrador donde niega que haya maltrato en las familias. “La familia mexicana es distinta a la europea, a la estadounidense. Nosotros estamos acostumbrados a convivir, a estar juntos. En las casas mexicanas están hijos, nueras, nietos en una convivencia en armonía”, dijo en conferencia de prensa.

"No hay paz dentro de las relaciones de poder, porque esta paz está sustentada en la opresión de una parte. Así que la importancia de que las mujeres cuestionen esta campaña es muestra de que no queremos una paz por encima de nuestras vidas", responde Brenda Navarro.


 



regina