Salud

Colombia va a cuarentena, Venezuela la extrema

2020-03-24

Colombia se sumaba a otros países de la región al implementar una cuarentena desde la...

 

BOGOTÁ (AP) — Los casos del nuevo coronavirus seguían en ascenso en Colombia mientras el país sudamericano se preparaba para entrar en una cuarentena obligatoria a partir de la medianoche del martes, impulsando a la gente a abastecerse de agua, alimentos enlatados y productos desinfectantes.

Venezuela ordenó a su vez un aislamiento más drástico en varios estados centrales en donde se detectaron numerosos contagios, mientras funcionarios de Salud en México pedían a todas las empresas y organizaciones que suspendan el trabajo que requiere el movimiento de personas. Ecuador amplió el toque de queda.

Buena parte de los gobiernos en la región seguían arreciando las restricciones de movilidad en sus respectivos países ante el incremento de los contagios. Intentaban, al mismo tiempo, aumentar las pruebas para detectar el nuevo virus en más población y habilitar instalaciones médicas de emergencias u hospitales ante el avance imparable de los casos.

El número de infectados con la enfermedad en Colombia alcanzó el martes los 306, con tres fallecidos, según las autoridades. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, refirió que en la capital del país se registran 114 de los casos.

Colombia se sumaba a otros países de la región al implementar una cuarentena desde la medianoche y que se extenderá hasta el 13 de abril. La alcaldesa López advirtió que se castigará con sanciones económicas a quienes la incumplan, algo que están haciendo otros países de la región para obligar a la gente a permanecer en sus casas.

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, señaló por su lado que en esos días de aislamiento los servicios de salud, como cirugías programadas y entrega de medicamentos, continuarán y que los 12,000 hospitales a nivel nacional en Colombia estarán disponibles.

El ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo, anunció que se ampliará la capacidad de camas en el hospital militar y en el de la policía en Bogotá y otras ciudades ante la emergencia. Agregó que los militares también habilitarán campamentos o carpas móviles.

En Venezuela, mientras tanto, ante el aumento de los casos en Caracas y los estados centrales de Miranda y La Guaira --próximos a la capital--, el mandatario Nicolás Maduro ordenó aplicar a partir del martes una cuarentena más extrema en esas regiones, que implicará que un solo miembro por familia podrá salir a las calles a realizar las compras esenciales.

Maduro dijo la noche del lunes, en una llamada que realizó a un programa de la televisora estatal, que de los 84 contagiados con coronavirus que hay en el país 60 pertenecen a la región capital, que incluye Caracas, Miranda y La Guaira.  En la región capital fueron reportados los dos primeros casos el 13 de marzo.

“Solo debe salir una persona por familia para las necesidades vitales”, sostuvo el mandatario al explicar los alcances de la medida, según reseñó el portal de la emisora estatal YVKE Mundial.

Algunas de las principales vías de las populosas barriadas pobres de Catia y Petare, en el oeste y este de la capital, fueron tomadas desde comienzo de la jornada por decenas de guardias nacionales, policías y miembros de las Fuerzas de Acciones Especiales a fin de bloquea el paso de transeúntes y vehículos, e impidieron que abrieran mercados populares, comercios y ventas callejeras atendiendo la orden que emitió la víspera el gobierno de intensificar la cuarentena, indicaron a The Associated Press habitantes de esas barriadas.

En los últimos días, tanto en Catia como Petare, centenares de personas se aglomeraron en los mercados populares y ventas callejeras desatendiendo la cuarentena que entró en vigencia el 16 de marzo, reportaron medios locales.

Ante la cuarentena, la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, realizó el martes por primera vez una sesión virtual. El líder opositor y jefe del Congreso, Juan Guaidó, denunció que “el Estado no tiene capacidad” para atender el agravamiento de la crisis venezolana y planteó que “necesitamos asistencia humanitaria”.

En tanto, un cargamento de 10,000 test de detección del COVID-19 llegó proveniente de Rusia, aseguró antes el gobierno.

En México, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dijo en la conferencia de prensa de las mañanas del presidente Andrés Manuel López Obrador que el trabajo que requiere que las personas viajen entre el hogar y los lugares de trabajo o estén en espacios públicos debe detenerse.

La medida, que en teoría podría detener gran parte de la actividad económica del país, se incluyó en una lista de otras medidas que el gobierno ya ha implementado. No hubo discusión sobre cómo se aplicaría o si habría sanciones.

Muchas compañías ya han implementado planes para tener empleados trabajando desde casa, pero la mayoría de las empresas permanecen abiertas, incluidos restaurantes y gimnasios.

Algunos mexicanos han criticado al gobierno por no implementar controles más estrictos antes, mientras ven cómo el virus asola a los países más desarrollados.

López-Gatell dijo que el país estaba entrando formalmente en una segunda fase destinada a mantener el número de nuevas infecciones a un nivel que el sistema de salud pueda manejar. México tenía 367 casos confirmados hasta el martes, incluidos cinco que los investigadores no han podido vincular a los casos importados.

Ecuador, en estado de excepción desde hace una semana, amplió el martes un toque de queda que ahora entrará en vigor a las 16:00 horas en vez de las 19:00, luego de reportar un nuevo incremento en el número de contagios. A causa de la situación de virtual parálisis social, un 70% del aparato productivo del país ha paralizado actividades, por lo que se está analizando prórrogas y extensiones en el pago de aportes a la seguridad social y otros, informó el gobierno.

La secretaria de Gestión de Riesgos, Alexandra Ocles, afirmó el martes que hay 1.049 casos, 68 más que el día previo, y que el número de fallecidos ascendió de 18 a 27. Agregó que están en cerco epidemiológico unas 1.347 personas.

La provincia del Guayas sigue siendo el epicentro de la mayor cantidad de contagiados, con 807 casos, por cual fue declarada por el gobierno como zona de seguridad, lo que permite profundizar aún más los severos controles e impedimentos de movilización en las calles.

En Chile se presentó el primer caso en Isla de Pascua o Rapa Nui --una posesión chilena en el Pacífico Sur-- mientras el gobierno aisló una barriada que presentó un brote importante por la práctica de ritos religiosos, tras anunciar en la jornada 176 nuevos casos de coronavirus para un total hasta el momento de 920 y dos fallecidos.

En Perú, los muertos por el COVID-19 subieron a siete el martes, mientras que los infectados a 416, según cifras oficiales. El presidente peruano Martín Vizcarra indicó que 23 infectados están hospitalizados y nueve de ellos con ventilación mecánica en cuidados intensivos.

Argentina, la secretaría de Asuntos Penitenciarios de la provincia de Santa Fe _unos 300 kilómetros al norte de Buenos Aires_ confirmó el martes que cinco reclusos murieron y otros dos resultaron gravemente heridos durante motines registrados en dos cárceles provinciales en reclamo de medidas de prevención por el nuevo coronavirus.

En América Latina se reportan de momento más de 6,000 contagiados y más de 90 muertos. Brasil está a la cabeza de los contagios y víctimas, con más de 1.960 y 30 defunciones reportadas, y le siguen Ecuador y Chile.

En todo el mundo, más de 390,000 personas se han infectado y más de 17,200 han muerto por el coronavirus, pero la mitad de los que alguna vez fueron contagiados se han recuperado. La mayoría de los enfermos presenta síntomas leves como fiebre o tos, pero las personas mayores o que tienen otros problemas de salud pueden sufrir complicaciones graves.



Jamileth