Salud

Competencia por suministros se agrava mientras virus avanza

2020-04-04

La escasez de suministros médicos está generando a una creciente competencia dentro...


Por MICHELLE R. SMITH, MARINA VILLENUEVE y REBECCA SANTANA

NUEVA YORK (AP) — La escasez de suministros médicos está generando a una creciente competencia dentro de Estados Unidos y entre los países en lo que una política francesa calificó de “búsqueda del tesoro mundial”.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, epicentro del brote en Estados Unidos, prometió confiscar los respiradores no utilizados en hospitales privados y empresas, mientras que el presidente, Donald Trump, dijo que estaba evitando la exportación de mascarillas N95 y guantes quirúrgicos, una medida que calificó de necesaria para asegurar el abastecimiento del país.

El número de contagios en Estados Unidos superó el cuarto de millón de personas, con más de 7,000 decesos, más de 2,900 de ellos solo en el estado de Nueva York luego de un incremento de más de 560 en apenas un día. La mayoría de las víctimas mortales estaban en la Ciudad de Nueva York, donde los hospitales están desbordados de pacientes.

En todo el mundo, los casos confirmados superaron el millón de personas y los decesos los 58,000, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Expertos dice que ambas cifras son bastante menores a las reales, debido a la falta de pruebas, a los casos leves que pasan desapercibidos y a los gobiernos están minimizando intencionadamente el alcance de la pandemia.

Los tres países más afectados de Europa _ Italia, España y Francia _ suman más de 32,000 fallecidos, más de la mitad del total global.

En China, donde se detectó por primera vez el nuevo coronavirus en diciembre, las banderas ondearon a media asta y las sirenas aéreas sonaron durante tres minutos en recuerdo de los muertos. Beijing ha levantado cautelosamente las restricciones por la caída de los nuevos casos y el sábado reportó apenas un nuevo contagio en el epicentro, la ciudad de Wuhan, y otros 18 entre gente que regresó desde el extranjero. Además se registraron cuatro nuevos decesos para un total de 3.326.

Entre quienes participaron en el homenaje en Wuhan, Sheng Xiaohang dijo que tras pasar el brote “todo el mundo ha madurado”.

“Creo las perspectivas de todos sobre la vida, el mundo y los valores quedaron trastocadas”, señaló Sheng, que dejó su trabajo en los medios de comunicación para organizar un grupo de voluntarios que entregan materiales médicos a los hospitales de la ciudad.

Corea del Sur amplió en dos semanas más los lineamientos sobre la distancia de seguridad entre personas mientras los contagios siguen aumentando en la densamente poblada región metropolitana de la capital, Seúl.

El daño económico de los confinamientos y cuarentenas sigue creciendo. Estados Unidos rompió una seguidilla de alza en las contrataciones durante 10 años cuando el gobierno reportó que las empresas despidieron a más de 700,000 personas el mes pasado. Pero el verdadero panorama es mucho peor, porque el dato no incluye las dos últimas semanas, cuando 10 millones de estadounidenses solicitaron ayudas al desempleo.

Una preocupación más inmediata es la escasez de mascarillas y guantes, lo que provoca una feroz competencia entre compradores de Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo, y medidas agresivas como el plan de Cuomo de tomar los respiradores que no se estén utilizando. Según el dirigente, Nueva York podría quedarse sin estos equipos cruciales la próxima semana.

“Si quieren demandarme por tomar prestado el exceso de ventiladores para salvar vidas, que me demanden”, señaló Cuomo, que prometió que devolverá el material y compensará a los propietarios.

La escasez ha hecho que trabajadores médicos de todas partes caigan enfermos y obligó a los doctores en Europa a tomar decisiones vitales sobre qué pacientes deben recibir máquinas que les ayuden a respirar. La búsqueda de suministros y las guerras por su compra han creado lo que Valerie Pecresse, presidenta de la golpeada región francesa de Île-de-France, calificó como una “búsqueda del tesoro mundial”.

En la mayoría de los pacientes, el COVID-19 provoca síntomas leves o moderados, como fiebre y tos. Pero en otros, especialmente en mayores y personas con patologías previas, puede derivar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte. Más de 200,000 personas se han recuperado ya, según el conteo de Johns Hopkins.



JMRS